Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

miércoles, 4 de febrero de 2015

Santa Aurelia Teodosia, incomparabili et inocentissimae

Hace unos días me llegaba una curiosa estampa, por manos de una persona aficionadísima a los santos, preguntándome a que santa de nombre "Teodosia" correspondía. Como suele suceder, el dueño original la identificaba con la primera Teodosia que le salió en google: Santa Teodosia de Cesarea, virgen y mártir (2 de abril), aunque la nombraba "de Roma" que es como decir Juan el Mexicano de Amberes. Suele hacerse eso cuando se cree que la gente es idiota y se le puede faltar al respeto, pasándole gato por liebre. Y es algo que con santos y estampas pasa mucho en la red.

La imagen por la que me preguntaban es esta que aparece a la derecha. Lo primero que llamaba la atención (y por lo que había que sospechar) es que está recortada, retocada con un horrible marco violeta y que posiblemente por eso pretendían hacerla pasar por otra. Pero lo que verdaderamente me llamó la atención es la inscripción que aparece a la derecha de la santa. Algo importante tenía que ser para que ahí estuviera. Me puse a leer detalladamente y algo así leí:


Aureliae theodosia 
benignisimae E 
incomparabillis fe M 
Aurelius optat 
conjuge in octavii 
depos PR Kal Dec 

Aún con lo mal que se lee, algo estaba claro: es una lápida funeraria, dedicada a una tal Aurelia Teodosia, benignísima e incomparable, y que se la dedicaba su esposo Aurelio, así como que había sido enterrada en alguna calenda de diciembre. Que no es poco, oye. En primera instancia, parecía ser una mártir de catacumbas romanas, aunque de martirio no se nos hable en la lápida, pero es lo que se suele poner. Así que nada de "virgen", pues marido tuvo, y menos aún a 2 de abril, pues el transitus habría sido entre noviembre y diciembre

Y he aquí, que llegó a mis manos ¡la verdadera estampa! sin recortar y que daba más y mejores datos. Así que esta buena señora, según la estampa francesa era "Santa Teodosia. Nacida en Amiens, martirizada en Roma. Traslación de sus reliquias a Amiens, el 12 de octubre de 1853". Pues teníamos un corposanto extraído de Roma y llevado a su ciudad natal de vuelta en el siglo XIX. Pero con una lápida tan bien hecha, algo más habría que hallar. Así que buscando, hallé el opúsculo "Observations sur l'epitaphe d'Aurelia Theodosia" de François Lemonard, editado en 1854, a un escaso año de la traslación. Esta pequeña obrita resume una obra más larga sobre la investigación de las reliquias y la lápida, así como una descripción de los festejos por la traslación. Esta obra mayor, titulada "Santa Teodosia", fue escrita por el erudito Abbé Gerbert, vicario general de Amiens cuando se hizo el traslado, y que posteriormente sería obispo de Perpignan. Ya con esto y mis pocas clases de francés, algo se podía sacar en claro sobre:

Santa Aurelia Teodosia, esposa y mártir. 30 de noviembre y 12 de octubre (traslación de las reliquias)


 Pues el texto comienza con el epitafio completo (que en la estampa no sale), y dice así:




Avreliae Theodosiae
benignissimae et
incomparabili feminae.
Avrelius Optatus
a conjvgi innocentissimae
depos. PR. Kal. Dec.
Nat Ambiana.
B.M.F


 



Lo que vendría a ser:


Aurelia Teodosia
muy benigna y
mujer incomparable.
Aurelio Optatus
a su esposa muy inocente.
Depuesta previo calendas de diciembre
de la nación Ambiana.
A su memoria la hizo.


Y continúa dando más datos de Aurelia Teodosia: Los restos fueron hallados en las catacumbas de San Hermes, de la Vía Salaria, en 1842. Además de la lápida, tenía el conocido elemento que certifica el martirio: el "vas sanguinis". Y como la lápida es lo único que nos permite saber más de Aurelia Teodosia, a ella dedica casi todo el folleto.

Las letras aparecen en una tipografía típica romana, pero trazadas bellamente, con corrección y elegancia. Se puede datar del siglo III, comparándolas con otras anteriores o posteriores. Primero se destaca que los nombres Aurelia Teodosia y Aurelio Optato indican personajes nobles o al menos pertenecientes a una familia de rango, teniendo en cuenta que este nombre siempre aparece relacionado con la familia de los emperadores. Ambos debieron pertenecer a la misma "gens" de los Aurelio. A partir del siglo II es un nombre que, junto a los Flavio o Domitio perteneció a procuradores o funcionarios de diversa índole.

Otro elemento importante, curioso y extraño en los corposantos es que se mencione el sitio de nacimiento: "nat Ambiana", o sea, "de nación Ambiana". "Nacida en Amiens", vamos. En esta época del siglo III, lo que es hoy Amiens era parte del teritorio galo-romano. Eran los "ambiani" o los "pasisii", es decir habitantes de estos territorios, que aunque eran parte del imperio romano, continuaban teniendo el título de "nación", entendida como pueblo. La forma del nombre, "Theodosiae" confirma la costumbre de latinizar los nombres en las lápidas sepulcrales de las catacumbas, aunque fueran de otro origen. El Abbé Gerbert concluye que el original nombre galo sería "Theudisele" o  "Theodisele", a su vez de extracto germano.
 
Vidriera moderna de la Catedral de Amiens.
Descubrimiento de la tumba e invención de las reliquias.
Gerbert va más allá, en la identificación de Aurelia Teodosia, basándose en su deposición o entierro: el día previo a las calendas de diciembre, es decir, el 30 de noviembre, y cita el martirologio de Baronio (el martirologio romano no los trae), que a 2 de diciembre dice:
"En Roma, la pasión de los santos mártires, Eusebio, sacerdote; Marcel, diácono; Hipólito, Máximo, Adria, Paulina, Neón, María, Martano y Aurelia, que consumaron su martirio bajo el juez Secundiano, durante la persecución de Valeriano".


Según Baronio, las actas de estos mártires se conservaban en Santa María de los Mártires de Roma y eran sinceras. Así también añade que reliquias de estos mártires se habían trasladado a la iglesia de Santa Águeda "de los Godos", excepto las de Aurelia y Martano permanecían en sus respectivos sepulcros. 

Se basa Gerbert para la identificación de una con otra que, siendo nuestra Aurelia Teodosia alguien prominente y una conocida cristiana (a juzgar por la lápida tan bien detallada), no podría haber pasado desapercibida en las actas o mención en catálogo de santos mártires, y existiendo la cercanía de días entre el 30 de noviembre y 2 de diciembre, necesariamente tendría que ser la misma. También coinciden la época, nuestra Teodosia también padeció bajo Valeriano, pues según los arqueólogos que estudiaron la lápida, esta corresponde a estas fechas. Es esta una asimilación peregrina, muy peregrina, aunque su autor reconoce que no son más que conjeturas. Y hace bien, más aún si recordamos que en Ehingen, Alemania, tienen un corposanto llamado Aurelia e igualmente identificado con esta Aurelia del 2 de diciembre.

Las reliquias de Aurelia Theodosia pasaron lo suyo antes de llegar a su destino final: Se iniciaron las gestiones por parte del conde L'Escalopier, que en 1844 ya tenía conocimiento de ellas y las quería trasladar a Amiens, lugar de nacimiento propio y de la mártir. Pero las negociaciones fueron nulas. En 1852 volvió a Roma, pero las reliquias ya habían sido donadas por Gregorio XVI a Monseñor Pallavicini, prefecto del palacio papal y a la sazón obispo "in partibus" de Pirgi, que se había retirado a Gènes adonde se había llevado las reliquias. Pero sucedió que en 1853 Pallavicini fue encargado de llevar a Roma las actas del concilio provincial de Amiens, donde le pilló el nuevo obispo, Salinis, y le convenció luego de arduas negociaciones a ceder las reliquias de la mártir ambiana. Aunque antes se aseguró que el papa Beato Pío IX le donase unas reliquias en compensación, lo que así ocurrió, dándole el papa el "corposanto" de San Víctor (uno de tantos).

Vidriera moderna de la Catedral de Amiens.
Traslación y recepción de las reliquias de la santa.
El 28 de abril de 1853 el obispo Salinis anunció a la diócesis que se hacía efectiva la posesión de las reliquias y comenzaron los preparativos para la traslación. Lo primero fue elegir el sitio adecuado para depositarlas, y se eligió la capilla de San Agustín de Canterbury (hoy de santos Agustín y Theodosia). El 29 de septiembre de ese mismo año, los Emperadores Napoleón III y Eugenia pasaron por Amiens y 30.000 francos para la adecuación de la capilla. La traslación tuvo sus etapas y estaciones. Pasaron por varios sitios, entre ellos la abadía de San Acheul, donde los jesuitas celebraron una novena con prédicas y misiones. El día 11 de octubre llegaron a Reims, a la capilla del seminario, decorada como una catacumba romana, donde se hizo el reconocimiento del cuerpo, vas sanguinis, lápida y sellos necesarios. El 12 se efectuó la traslación a la catedral, bajo arcos de triunfo y acompañada de una veintena de obispos y cardenales, entre ellos el célebre cardenal Wiseman, encargado del panegírico, que dijo:
"¡Sí, Theodosia, en este día tus huesos se han estremecido de alegría y nos han comunicado sus movimientos de gozo! Esta fiesta dará efectos perdurables. Se establecen para el futuro unos cimientos de una piedad más firme y sólida. Si hasta ahora ellos no lo sabían, tú, oh Theodosia, has rogado por el pueblo de Amiens, pero ahora serás invocada aun más por ellos. Sin duda ¿no aumentarás por ellos tu poderosa intercesión ante el Dios de los mártires?"    

Aunque las obras fueron rápidas, no sería hasta justo un año después, al aniversario de la traslación, el 12 de octubre de 1854, que se bendijo la capilla, con la presencia de los emperadores y varios obispos. Se depositaron finalmente las reliquias donde permanecen hasta hoy. En la I Guerra Mundial los vitrales de toda la catedral resultaron dañados, siendo restaurados aunque al estilo del siglo XIII. Se aprovechó y los de esta capilla narran todo el ciclo de Aurelia Theodosia: su vida y muerte, la invención de las reliquias y la traslación a Amiens. Vida y muerte imaginadas, claro.


Finalmente ¿quién es Santa Aurelia Teodosia de Amiens? Pues una mártir desconocida, "incomparabili et inocentissimae", y con eso ya nos basta a los cristianos.