Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

lunes, 31 de octubre de 2016

San Quintín, en aceite y sin cabeza.

Pregunta: En una vida de San Quintín leo que fue metido en aceite hirviendo y en otra que le cortaron la cabeza. Cual de las dos es real? Panamá.

Respuesta: Pues ambos martirios, y otros, son correctos, pues de San Quintín se lee que fue sometido a varios tormentos, incluido el de la caldera de aceite hirviendo, aunque no murió de ese:

San Quintín de Vermand, mártir. 31 de octubre.

Sus Actas, que son tardías, ficticias y de poco crédito, dicen que Quintín era compañero en la Galia de San Luciano de Beauvais, aunque nuestro santo predicó en Amiens. Allí estaba cuando supo de la persecución de Diocleciano y Maximiano. Era gobernador Rictovario (bajo él padecieron Santos Valerio y Rufino de Soissons (14 de junio y domingo posterior a Pentecostés, (traslación de las reliquias) y Santos Crispín y Crispiniano (25 de octubre). Apenas supo el tirano que Quintín estaba cerca, mandó apresarlo. 

Le interrogó sobre quien era y el santo le respondió: "Llevo el nombre de cristiano porque creo con el corazón y con la boca en la gloria de Cristo. Pero mis padres me dieron el nombre de Quintín". 

Rictovario: "¿De que familia eres?"

Quintín: "Soy ciudadano romano, hijo del senador Zeno."

R: "¿Cómo es que uno que proviene de una raza noble ha adoptado una superstición como la de adorar a aquel que fue crucificado por los judios?"

Q: "La más alta nobleza consiste en conocer a Dios y obedecer sus mandamientos."

R: "Quintín, sal de este engaño, y sacrifica a los dioses."

Q: "No voy a sacrificar a tus dioses, que no son sino demonios."

R: "Si no sacrificas, te haré pasar crueles tormentos."

Q: "Prometo por mi Señor y mi Dios que no cumpliré tus órdenes. En cuanto a tus amenazas, yo no les temo. Haz tu voluntad para con mi cuerpo, pues encomiendo mi alma a Cristo".

Y Rictiovario ordenó que fuera azotado. Hasta aquí, tenemos un interrogatorio y un relato formal, como tantísimos que habría, en los que los cristianos se identificaban como tales. Algunos permanecerían firmes y otros flaquearían. Pero las supuestas actas de Quintín incurren en diversos milagros y algunos para nada históricos tormentos. Mientras que la flagelación era llevada a cabo, algunos soldados quedaron paralíticos y otros eran incapaces de coordinar los movimientos, como si borrachos estuvieran. Rictiovario, sorprendido, mandó que Quintín fuera echado en la prisión, pero allí le liberó un ángel y Quintín se fue a la plaza central de Amiens, donde comenzó a predicar a Cristo, como siempre hacía. Los guardias que le custodiaban, viendo aquello, se convirtieron a la fe.

Mano de San Quintín, Vermand.
Rictiovario lo detuvo y mandó le metieran en un caldero de aceite hirviendo, de donde salió ileso, como San Juan Ante Portam Latinam (6 de mayo). Luego mandó el gobernador le llenaran la boca de cal, hiel y vinagre para que no pudiera seguir predicando, pero en esto también salió invicto el santo mártir. Luego le llevó encadenado a Augusta Vermanduorum, la actual Vermand. Allí le puso en un potro lleno de clavos manos, rodillas y dedos, pero el santo ante este doloroso tormento solo redobló su fe y valentía, y oró ante todos, logrando numerosas conversiones. Como vieron que no lograban reducirle, ordenó Rictiovario que fuera decapitado, y aún con tanto dolor en su cuerpo, caminó alegremente hacia el sitio de su martirio. En el momento de serle cortada la cabeza, una paloma blanca salió de su garganta y voló al cielo, convirtiendo a otros muchos. 

El cuerpo fue arrojado al río Somme y según la historia de las reliquias, estuvo 55 años en el río hasta que un ángel reveló a una viuda llamada Eusebia donde estaba el cuerpo del mártir. Ella lo recuperó y construyó una iglesia para guardarlo. Sería el origen de la posterior y bella iglesia de San Quintín. Allí en Vermand se hallan la mayoría de las reliquias del santo: cabeza, mandíbula, una mano, dientes y otros huesos. Otros se hallan dispersos por medio mundo. 


Fuentes:
-"Año cristiano o Ejercicios devotos para todos los días del año". Octubre. R.P. JUAN CROISSET. S.J. Barcelona, 1863.

-"Vidas de los Santos". Tomo XII. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.


A 31 de octubre además se celebra a  
Santa Lucilla de Roma, mártir.   
Santos Estaquis, Amplias, y compañeros.

domingo, 30 de octubre de 2016

Arilda, madre y tía de santos.

Santa Arilda (o Afrella) de Gloucestershire, viuda. 30 de octubre.

No se conoce mucho sobre esta santa tan antigua entre los siglos V y VI. Su nombre es de origen sajón, por lo que puede ser una santa "importada" y no británica, aunque la leyenda la hace originaria de Oldbury-on-Severn. su culto puede constatarse desde el siglo VI, pues su tumba fue mete de peregrinos sin cesar hasta el siglo XVI, cuando la persecución de los anglicanos la hizo imposible. Otro vestigio está en la catedral de Gloucester, junto a la cual hubo una iglesia dedicada a su memoria, aunque igualmente fue destruida por los cismáticos anglicanos.

Según su leyenda, fue hija un oficial del rey Gwent Bretaña, y fue "doblemente" tía de San Samson de Dol (28 de julio) pues era hermana de la madre del santo, Santa Ana de Oxenhall (28 de julio), y al mismo tiempo, su marido Umbraphel era hermano del padre de Samson. Sobrino suyo fue también San Malo de Aleth (15 de noviembre). Tuvo Arilda tres hijos, uno de los cuales es el famoso San Maglorio de Dol (24 de octubre). Cuando Samson decidió retirarse a la vida solitaria, arrastró consigo a sus padres y sus tíos. Su padre y su tío se fueron con él a Caldey Island, mientras que su madre y su tía, nuestra Arilda, fundaron un monasterio en la actual Gloucestershire.

En ocasiones se le ha confundido con una virgen mártir del mismo nombre de la que se dice fue asesinada en Thornbury por Munico, un soldado que la pretendía deshonestamente, pero esta Arilda la recogen otros martirologios a 20 de julio.


A 30 de octubre además se celebra a 
San Serapión de Antioquía, obispo.
San Foillan, fundador mártir.

sábado, 29 de octubre de 2016

De Reyes Santos (XI): San Sigebert, el del palo.

San Sigebert, rey, monje y mártir. 29 de octubre.

Fue Sigebert rey de los anglos del este, en el siglo VII, después de morir su hermano Earpwald. Había sido desterrado a Francia por sus parientes, y en el continente se convirtió plenamente a Cristo y se dispuso a ser su apóstol desde el trono cuando volviese a su patria. Sobre 630 volvió y tomó su trono. Con él se trajo la avidez por la cultura, el arte y la religiosidad que había aprendido en Francia. En 633 fundó un monasterio en el que dispuso una escuela para que los jóvenes se instruyeran en todos los saberes del momento, además de que fueran educados en la virtud. Se hizo asiduo del monasterio, y tanto que abandonó el trono y la corona para tomar el hábito monástico, deseoso de un reino mejor.

Pero su pasado de rey le siguió, pues en 637 cuando el reinado de Mercia, bajo el rey Penda invadió a los anglos del este, su sucesor Ecgric, el pueblo y nobles obligaron a Sigebert a comandarles en la batalla, ya que era un experto estratega. Él se negó, a causa de su profesión monástica, que le impedía participar en batalla alguna. Pero le sacaron del monasterio y tuvo que acceder, aunque juró que solo tendría en sus manos una vara de madera y no arma ni armadura alguna. Presentaron batalla los de West Anglia contra los de Mercia, pero pronto fueron superados. Sigebert fue capturado y, según Beda, sacrificado a los dioses paganos junto a los demás soldados que habían sido capturados, el 29 de octubre de 637.

Los Bollandistas recogen su memoria a 29 de octubre, siguiendo a Beda, aunque el martirologio anglicano lo pone a 27 de septiembre y a 8 de marzo junto a San Félix de Kent.


Fuente:
-Vidas de los Santos. Tomo XI. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.


A 29 de octubre además se celebra a  
Santa Hermelindis de Brabante, reclusa.
San Pedro Monóculo, abad cisterciense.

viernes, 28 de octubre de 2016

Faro del Evangelio y los pobres.

San Faro (o Burgundóforo) de Meaux, obispo. 28 de octubre.

Imagen en Pouldreuzic, Francia.
Fue hijo de Angeric de Meaux, dueño del castillo y tierras de Champigny, sitio donde se había oído hablar poco de Cristo. Sus hermanos fueron San Cagnoald de Laon (6 de septiembre) y la famosa Santa Fara de Faremoutiers (3 de abril y 7 de diciembre). Como en el caso de su hermana, Faro significa "barón", y Burgundóforo es "barón de Borgoña". A saber si en ambos es sólo un título y tendrían otros nombres. De niños conocieron al gran San Columbano (23 de noviembre), que bendijo a los tres niños, profetizándoles un futuro de servicio a Dios y de santidad. De hecho, Cagnoald se unió inmediatamente a Columbano hasta la muerte de este, y Fara se dedicó a una vida de piedad hasta que en 614 recibió el velo de las vírgenes y luego fundaría un monasterio.
Sin embargo, Faro seguido una carrera mundana, como sucesor de su padre al frente de la familia. Fue cortesano de Clotario II y canciller del reino bajo Dagoberto I. Además de servir al rey fielmente, Faro aprovechó su puesto eminente para promulgar leyes más justas, impulsar la caridad con los pobres y necesitados. Sobre los 25 años se casó con una noble franca, llamada Bildechildis, con la cual continuó su vida piadosa y caritativa. En una visita que ambos hicieron a Santa Fara en su monasterio, vieron las delicias de servir a Cristo radicalmente y acordaron separarse como esposos y tomar cada uno el hábito monástico por separado. Así que Faro se fue a Luxeuil, donde ya no estaba su hermano Candoald, que ya había sido consagrado obispo de Laon. 

Faro fue ordenado presbítero y luego de unos años fue consagrado obispo de su propio territorio, Meaux, entre 626 y 637. Fundó varios monasterios, promovió la vida religiosa y piadosa de los fieles, fundó un hospital. Conoció a San Fiacre (30 de agosto), al que dio terrenos para que fundara una ermita en su diócesis. Dirimió con San Acario de Tournai (27 de noviembre) un asunto de tierras y privilegios del monasterio de Rebais.

Murió Faro sobre 672, muy anciano. Fue sepultado en la catedral de Meaux, donde aún se veneran sus reliquias y su memoria litúrgica.


A 28 de octubre además se celebra a 
Santa Cirila de Roma, mártir
San Judas Tadeo, Apóstol.

jueves, 27 de octubre de 2016

Santo Apóstol de Etiopía.

Santos Frumencio y Edesio de Etiopía. 27 de octubre, 20 de julio (Iglesia copta) y 30 de noviembre (Iglesia bizantina).

Rufino de Aquileia (que conoció a Edesio) nos narra que ambos santos eran hermanos originarios de Tiro y muy jóvenes acompañaron a Meropio, hermano de su padre, que era filósofo, a la India y Persia. En este viaje aprendieron filosofía, cultura y lenguas orientales. Su futuro era prometedor según el mundo, pero una tragedia les preparó para el Evangelio: Cuando regresaban del viaje fueron atacados por piratas en el Mar Rojo. Toda la tripulación y pasajeros fueron asesinados salvo los dos jóvenes, que fueron vendidos al rey de Askum como esclavos.

A causa de su belleza juvenil, conocimientos y porte culto, no fueron tratados con dureza, sino que el rey les tomó a su cuidado personal, sirviéndose de sus conocimientos. En poco tiempo nombró a Edesio su mayordomo personal y a Frumencio su tesorero y secretario de Estado. Muchos años fueron esclavos del rey, y cuando este murió, subió al trono su hijo pequeño Abreha, quedando Frumencio a cargo del reino como consejero, dándoles la reina la libertad. Llevó a cabo una excelente política de paz, justicia y prosperidad, pero su mayor tesón fue confirmar en el Evangelio de Cristo a los etíopes. Cuando conocieron el Evangelio ambos hermanos, no nos es conocido, pero bien pudo ser en su viaje a Oriente.

Frumencio fue regente hasta que San Abreha (1 de octubre) llegó a la mayoría de edad y se hizo cargo del reino, entonces ambos hermanos, renunciaron a sus cargos prominentes para entregarse al Evangelio. Edesio se fue a Tiro, donde fue ordenado presbítero. Por su parte Frumencio se fue a Alejandría, a conocer al gran obispo San Atanasio (2 de mayo). En su entrevista, Frumencio le pidió sacerdotes para evangelizar Etiopía, y se permitió recomendar el nombramiento de un obispo que llevara a cabo la obra misionera en comunión con toda la Iglesia. Y la respuesta de San Atanasio fue más allá: le eligió a él mismo como ese obispo. Frumencio regresó a Etiopía con sus misioneros, donde fue recibido con júbilo, predicó, construyó iglesias, convirtió a muchos, entre ellos al mismo rey Abreha y su familia.

Pero eran los tiempos duros de la defensa de la fe contra la herejía arriana, que tantos quebraderos de cabeza dio a Atanasio y a los obispos fieles a la verdad católica. El emperador San Constantino (21 de mayo), filoarriano, mandó a los reyes etíopes que destituyeran a Frumencio y nombraran a un obispo arriano. Frumencio falleció anciano, luego de una vida de trabajos, y es venerado profundamente por los etíopes, que le llaman Abba Salama (padre de paz), y le tienen gran afecto como a su padre en la fe, su apóstol y evangelizador. Y esto a pesar de la leyenda según la cual el Evangelio fue predicado a los etíopes por San Mateo (21 de septiembre; 6 de mayo, translación de las reliquias; 9 de octubre, liturgias árabe y copta; 16 de noviembre, Iglesias Orientales, y 16 de diciembre, liturgia griega).


Fuente:
-"Vidas de los Santos". Tomo XII. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1914. 


A 27 de octubre además se celebra a  
San Elesbaam de Etiopía, emperador
San Abban de Kill-Abban, abad

miércoles, 26 de octubre de 2016

De un santo abogado de los caballos.

San Alour (Alor o Alar) de Quimper, obispo. 26 de octubre.

Fue el tercer obispo de Quimper, sucediendo a San Conogan (15 de octubre) y a San Corentin (12 de diciembre). No se conoce mucho de él, pero ciertamente ha quedado consignado que en 440 fue el artífice de la paz entre los bretones y los romanos, enfrentados desde mucho tiempo por la conquista del país. También consta su nombre en el Concilio de Vannes de 465. También aparece como fundador de la iglesia de Tréméoc, aunque esto se mueve entra la tradición y la leyenda: San Enéour (4 de mayo) ofeció al santo toda la tierra que su caballo cojo pudiera andar en una noche. El santo sanó milagrosamente al caballo y obtuvo una gran extensión de terrenos para la parroquia.

Esta leyenda del caballo lleva a confundirle en ocasiones con otro San Alar, un eremita bretón abogado contra las enfermedades equinas y del que se cuentan leyendas relacionadas con los caballos. Falleció el santo obispo sobre 465. Varios sitios de Bretaña le tienen como patrón, especialmente ante las enfermedades de los equinos. En Quimper el último domingo de octubre se celebraba una procesión en la que se bendecía a los caballos.


A 26 de octubre además se celebra a  
San Eata de Hexham, obispo.
Santos Luciano y Marciano, mártires

martes, 25 de octubre de 2016

Beato Pedro Jeremías, el atunero.

Pregunta: y por que tanto atributos marinos, la barca, los peces y la red, era pescador el santo? (Otra consulta derivada de mi álbum "Domini Canis" de Flickr).

Respuesta: pues pescador, lo que se dice pescador no era, que ya quisieran los pescadores tenerlo en su barco, según la leyenda que de él se nos cuenta:

Beato Pedro Jeremías, presbítero dominico. 25 de octubre, 3 y 10 de marzo.

Según el Sacro Diario Dominicano, y el Compendio de Santos de la Orden de Predicadores, nació en 1399, en Palermo, de la noble familia Geremia. El primer encuentro con lo sobrenatural le ocurre a Pedro cuando estudiaba Leyes en Bolonia, allí se le aparece un pariente que había sido abogado y por trampear y usar malas artes en su oficio, se había condenado al infierno. Esta visión le impacta tanto que decide hacerse religioso dominico, frailes que en Bolonia eran toda una institución por su ejemplo en la predicación, la vida austera y la oración. Esta entrada en la Orden supuso gran oposición por parte de su padre, que cifraba esperanzas en él, pero el santo finalmente se salió con la suya. Antes de entrar al convento, se fue a un herrero, a que le fabricara un cilicio de hierro de 14 libras de peso, con cinco barras del mismo metal, que llevaría toda su vida, como penitencia propia y por el pariente condenado. Tan apretada la llevaba, que se le había incrustado en la carne y no fue posible quitársela sino cuando el cuerpo se corrompió en el sepulcro.

En la orden fue ejemplo de castidad y obediencia. Fue versado en la predicación, el ministerio del confesionario y la obra escrita, lo que le valió la admiración y trato del gran San Vicente Ferrer (5 de abril y segundo lunes de Pascua). Se sabe también que participó en el Concilio de Ferrara-Florencia, versando sobre los griegos católicos y donde el papa le encomendó la reforma del clero regular de Ferrara. Fue Maestro de Novicios, entre los que estuvo San Juan Liccio (14 de noviembre). Fue también superior y provincial. Todo lo demás, son leyendas con más o menos fundamento y escritas después de su muerte, llenando de portentos la vida, al gusto de la época:

Los peces y la red.
Esta leyenda dice que en una ocasión, mientras se trasladaba en una barquilla por Palermo, pidió limosna a un barco pesquero que iba cargado de atún, pero el capitán le trató de malos modos y le negó la caridad. Apenas sobrepasó el barco, los atunes saltaron de las redes y nadaban tras la barca de Pedro. El capitán se arrepintió y le pidió bendijera su barco, lo que hizo el santo y los atunes volvieron a las redes. Debería ser el patrón de los barcos atuneros.

La decapitada revivida.
En una ocasión se halló el cadáver decapitado de una mujer, cuya cabeza estaba perdida. Hizo el santo oración y dos ángeles bajaron del cielo, trajeron la cabeza, que el santo colocó a la mujer y la revivió, con lo cual, contó lo que había pasado y se dio caza a los asesinos.

Pedro murió el convento de Palermo, como un fraile más, en 1452. Pío VI aprobó el culto y devoción que ya se le tributaba y extendió el oficio litúrgico a toda la Orden, con el título de Beato.


Fuentes:

-"Sacro Diario Dominicano". FR. FRANCISCO VIDAL. O.P. Valencia, 1747.

-"Compendio histórico de las vidas de los Santos canonizados y beatificados del Sagrado Orden de Predicadores". Fr. Manuel Amado. O.P. Madrid, 1829.


lunes, 24 de octubre de 2016

San Evergislo, obispo.

San Evergislo de Colonia, obispo y mártir. 24 de octubre.

Las noticias sobre este santo prelado son confusas y contradictorias, pues la "vita" más conocida data del siglo XI, es decir, lo menos 600 años luego de la muerte del santo. La primera fuente sobre él está en San Gregorio de Tours (17 de noviembre), el cual nos cuenta que estando San Severino de Colonia (23 de octubre) de visita en Tongeren, conoció a Evergislo, un niño que quería dedicarse al servicio de Dios. El santo prelado supo por revelación divina que aquel niño gozaba de la predilección del Señor y se lo llevó consigo para educarle. Juntos vieron subir al cielo el alma de San Martín de Tours (11 de noviembre, sepultura; 4 de julio, ordenación episcopal; 5 de octubre, Iglesia Oriental; 12 de octubre, Iglesia bizantina; 12 de mayo, invención de las reliquias; 1 y 13 de diciembre, traslaciones), el cual moría en aquel mismo momento. Severino le ordenó diácono y sobre 403 Evergislo le sucedió al frente de la diócesis. En 590 formó parte de la comisión de obispos que Childeberto II ordenó para devolver a las monjas de Poitiers a la observancia religiosa, que había decaído a causa de la falta de pobreza.

Se le atribuye a Evergislo la invención y traslación de las reliquias de San Malloso Mártir (22 de septiembre y 10 de octubre, traslación de las reliquias) y las de San Víctor de Xanten (10 de octubre) dos de los supuestos soldados de la Legión Tebana. La leyenda pone a Malloso siendo martirizado en Birten, pero el sitio de su sepulcro se desconocía hasta que Dios le reveló a Evergislo y a un diácono de la iglesia de Colonia el sitio exacto de la sepultura del santo mártir, luego que edificara una capilla en su honor. Ambos se reunieron y delante de todo el clero y pueblo, señalaron al mismo sitio. Cavaron en el ábside de la iglesia y al llegar a los siete pies de profundidad, un suave olor a rosas brotó de la tierra. Cavaron un poco más y hallaron el cuerpo, incorrupto y flexible dice la leyenda. "Gloria in excelsis Deo", clamó Evergislo y el pueblo le coreó "et in terra pax hominibus bonæ voluntatis". Y cantando salmos e himnos de honor trasladaron al santo mártir.

Varias leyendas se cuentan de nuestro santo, como que visitando la iglesia de los "Santos Dorados", llamada así a causa del esplendor de sus mosaicos. Está dedicada a unos soldados mártires, también pertenecientes a la Legión Tebana (22 de septiembre), saludó a los santos con el salmo 149 "Exsultabunt sancti in gloria", y se oyó la voz de los santos que le respondieron "Laetabuntur in cubiculis suis". Y los mismos santos mártires le curaron del dolor de cabeza que sufría crónicamente cuando se aplicó lodo de un pozo de dicha iglesia, en el que la tradición quiere que fueron arrojados los mártires.

Evergislo murió en Colonia sobre 594, y según una tradición, fue asesinado por unos ladrones, aunque otras tradiciones más sólidas le ponen muriendo de muerte natural. En 695 se elevaron las reliquias y se trasladaron a la iglesia de Santa Cecilia de Colonia. En el siglo XV se trasladaron a la iglesia de San Pedro de la misma ciudad. Es abogado contra los dolores de cabeza.


Fuente:  
-"Vidas de los Santos". Tomo XI. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.

A 24 de octubre además se celebra a 
San Félix de Tucbazene, obispo y mártir.
Beato Tadeo McCarthy, obispo.

domingo, 23 de octubre de 2016

Apóstol de Europa.

San Juan de Capistrano, presbítero franciscano. 23 de octubre.

Misión Dolores, California.
Familia y juventud.
Nació Juan en Capistrano, en los Abruzzos, el 24 de junio de 1386. Su padre fue caballero del duque de Anjou. Fue el niño Juan muy aplicado a sus estudios y tenía facilidad para ellos. En Perusa se doctoró en ambos derechos con excelente nota. Sus lazos familiares y su elocuencia y vivacidad, le ganaron una judicatura y en este oficio alcanzó fama, prestigio y el compromiso con una rica heredera. Sin embargo, en 1410, en el levantamiento de Perusa contra Ladislao de Nápoles, los perusinos sospecharon que Juan era partidario de Ladislao, así que le apresaron, le encerraron en una cárcel, donde languideció olvidado del príncipe. Esta decepción le hizo comprender lo vano del mundo, los poderes y los afectos humanos, alcanzándole la definitiva conversión. Fue su “gracia fundante”, al decir de los teólogos. Entonces, luego de un tiempo de oración y ayuno, decidió tomar el hábito franciscano y estando aún prisionero mandó vender todos sus bienes en favor de los pobres, pagó su libertad y al salir de la cárcel, aumentó su vida piadosa, confesándose y comulgando tan frecuentemente como podía.

Religioso franciscano.
Al estar libre, en 1416, se fue al convento franciscano de la Estrecha Observancia del Monte, donde con humildad pidió ser admitido. Como el Guardián conocía de su vida pasada y sus pesares, decidió ponerle a prueba no fuera que le moviera la decepción más que la vocación. Le impuso como prueba de humildad pasearse por Perusa montado al revés en un burro, vestido ridículamente y con un gorro de cartón en el que ponía algunos pecados. De esta guisa anduvo por la ciudad siendo el escarnio de aquellos que le habían conocido rico y con futuro prometedor. Superó la prueba con gran humidad y mansedumbre y le admitieron a pesar de su edad. En el año de noviciado fue expulsado dos veces del convento por inútil, pues los trabajos físicos se le daban mal. Pero él no se amedrentaba, ni desfallecía en su vocación: se quedaba al a puerta del convento esperando ser atendido como un pobre más. Y las dos veces le admitieron por su humildad, aunque siempre le ponían pruebas más duras. Pero si duran eran las pruebas, él las superaba y añadía otras penitencias de su cosecha. Así, su humildad y devoción, vencieron la dureza de los frailes, que finalmente le admitieron a profesar.

Juan ayunaba constantemente, y en sus casi 40 años de religioso jamás probó la carne, el vino o manjar alguno. Se disciplinaba según la Regla y un poco más, fue siempre descalzo hasta que la obediencia le hizo calzar sandalias. Tenía largos ratos de oración ante el crucifijo o el Sacramento. Una vez religioso, le concedieron la ordenación sacerdotal sin trabas, pues conocida era su erudición desde que vivía en el mundo. Los superiores le encargaron la predicación dominical, fiestas y Semana Santa. Además, salió en varias misiones populares por los pueblos. Predicaba con sabiduría y con profundo sentimiento, arrancando lágrimas y conversiones a los oyentes.

Apóstol y reformador. Martillo de los herejes.
Fue amigo de San Bernardino de Siena (20 de mayo) y su defensor ante el papa y la Curia romana por la reforma que el santo apóstol y el Beato Mateo de Agrigento (7 de septiembre y 7 de enero) pretendían de la Orden franciscana, para llevarla a su primitivo fervor. En esta reforma Juan destacó como defensor de la pureza de la observancia religiosa, por lo cual fue comisionado por la Orden para reformar conventos en Europa y en Oriente. En su ansia de reforma colaboró con San Lorenzo Justiniani (5 de septiembre) en la reforma de los jesuatos. Igualmente defendió la devoción al Nombre de Jesús que Bernardino practicaba y extendía como remedio a los males de la sociedad. En la condena de la Iglesia a los “fraticelli”, aquellos penitentes que terminaron siendo heréticos, tuvo Juan de Capistrano un papel importante como inquisidor enviado del papa Juan XXII para reprimir aquella herejía. También fue director espiritual de Santa Catalina de Bolonia (9 de marzo), a la que encaminó por la senda franciscana de la alegría, la pobreza y la humildad. Su acción apostólica y de machaque de la herejía fue eficaz, por lo que el papa Eugenio IV le tomó bajo si protección especial, le nombró legado en Sicilia, en el concilio de Florencia y ante los duques de Bolonia y Milán, para advertirles de su alianza con los enemigos del papado. También fue embajador ante Carlos VII.

El papa Nicolás V igualmente se valió de la prudencia y discreción de Juan de Capistrano, nombrándole legado Alemania, Bohemia, Polonia y Hungría, países donde la herejía polulaba. Allí igualmente predicó, exhortó, oró, se disciplinó, por la conversión de los herejes. 40 años recorrió Europa el santo, con una pléyade de misioneros franciscanos, divididos en pequeños grupos de religiosos que oraban y predicaban con y por el pueblo. Sus sermones, de varias horas, terminaban con impresionantes profesiones de fe, actos devotos, procesiones y en muchas ocasiones, la penitencia de los herejes, con la quema de objetos o textos heréticos. Con esta acción apostólica a miles de herejes reconcilió con la Iglesia, obteniéndoles el perdón o castigos leves a los jefes de sectas y a los que habían delinquido. Reformó monasterios, predicó en los campos, celebró misiones, visitó enfermos, hizo milagros (más de 2000 han quedado registrados), fundó hospicios para los sin techo y los enfermos incurables. Todo este esfuerzo casi le cuesta la vida, no solo por lo que se resentía la salud, sino porque dos veces intentaron los herejes envenenarle, salvándose gracias a Dios. Al igual que con los herejes, a muchos judíos convirtió a la verdadera fe.

Despreciaba los cargos y prebendas y aunque fue dos veces Vicario General de su Orden, solo lo aceptó por el bien de la predicación y para tener más fuerza en el apostolado. Pero rechazó los obispados y el cardenalato que le ofrecieron sucesivamente cuatro papas: Martín V, Eugenio IV, Nicolás V y Calixto III. En 1450 fue entusiasta promotor de la canonización de su amigo Bernardino de Siena.

Batalla de Belgrado.
Predicador de la cruzada.
También le comisionó el papa Nicolás V para predicar la cruzada contra el moro Mahomet II, que luego de tomar Constantinopla avanzó hacia Europa, amenazando Belgrado con una tropa potentísima: 200 cañones y 50000 despiadados jenízaros a caballo. Juan fue capaz de unir a las tropas de Hungría, Transilvania y Rusia en un frente común, y trazó una estrategia militar. Aún sin ser estratega ni tener experiencia en guerras fue escuchado, y esto en nombre de su virtud. Su estrategia funcionó y los cristianos ganaron su primera acometida. Luego en la batalla, el 22 de julio de 1456, recorrió las primeras líneas con un crucifijo alentando a los soldados al grito del Santísimo Nombre de Jesús, socorriendo a los heridos y llevando al cielo a los que morían. La victoria llegó para los cristianos, que derrotaron al moro, conteniéndole unos siglos más. Por su parte, Juan de Capistrano, sin esperar nada a cambio de su inestimable ayuda, se retiró al convento de Vilak, en Hungría, como un fraile más, obedeciendo y cumpliendo con su vocación franciscana. 

Entrada en la vida. Glorificación.
Pocos sabían que el santo había ofrecido su propia vida por la victoria de los cristianos, y su ofrenda fue aceptada: llegó al convento enfermo de tifus, y falleció a los pocos meses, el 23 de octubre de 1456, con 70 años. Su cuerpo fue profanado por los herejes luteranos en 1526, que lo desenterraron y lo arrojaron al río Danubio, pero los católicos recuperaron algunas reliquias y las enterraron piadosamente en Elloc, Austria, donde aún se veneran. Fue beatificado por Inocencio X el 19 de diciembre de 1650 y canonizado por Alejandro VIII el 16 de octubre de 1690. Es santo patrón de los capellanes militares.


Fuentes:
-"Año cristiano o Ejercicios devotos para todos los días del año". Octubre. R.P. JUAN CROISSET. S.J.
-"Vidas de los Santos". Tomo XI. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.
- https://franciscanos.net


A 23 de octubre además se celebra a  
San Teodoro de Antioquía, presbítero mártir.
San Guillermo de Malavalle, penitente.

sábado, 22 de octubre de 2016

Santa Córdula, tarde pero segura.

Santa Córdula de Colonia, virgen y mártir. 22 de octubre.

Si el día de ayer sacaba a colación a Santa Dorotea, una de las supuestas vírgenes compañeras de Santa Úrsula, al día siguiente de la memoria colectiva de las 11.000 vírgenes, se celebra a otra de ellas: Córdula. Según su particular leyenda, era una niña Córdula cuando en 453 la comitiva de Santa Úrsula fue martirizada por los hunos. Temió la niña por su vida y se escondió en un rincón del barco en el que viajaba. Pero al día siguiente se dolió muchísimo de no haber alcanzado la palma del martirio y salió de su escondite, presentándose ante los bárbaros y confesando su fe cristiana. Fue degollada y así alcanzó la victoria. En el siglo X se apareció a Santa Helmtrudis de Neuenheerse (31 de mayo) para que se venerase su memoria un día después de las demás vírgenes, por haber sido martirizada tardíamente.

Esta particularidad hizo que su devoción fuera señalada fuera de las 11.000, y sus reliquias (supuestas) fueran veneradas en diversos sitios. En el siglo XIV una parte insigne de ellas fue trasladada a Tortosa de España que, junto a otra de las 11.000, llamada Cándida, celebraba como memoria propia de la diócesis. La basílica de la Merced de Barcelona igualmente venera reliquias de Córdula.

En el breviario carmelitano del siglo XVI formaba parte de los santos propios, y Santa Teresa de Jesús hace mención de ella: "No ha de pensar la priora que conoce luego las almas. Deje esto para Dios, que es solo quien puede entenderlo; sino procure llevar a cada una por donde Su Majestad la lleva, presupuesto que no falta en la obediencia ni en las cosas de la Regla y Constitución más esenciales. No dejó de ser santa y mártir aquella virgen que se escondió, de las once mil, antes por ventura padeció más que las demás vírgenes en venirse después sola a ofrecer al martirio". (Fundaciones 18, 9). La usa como ejemplo avisando a las prioras de que no hay que juzgar muy deprisa las disposiciones de cada una de las monjas para cumplir la Regla.


Otras supuestas compañeras de Santa Úrsula son:
Santa Dorotea de Colonia. 21 de octubre.
Santa Avia. 6 de mayo.
Santa Cunera de Rehen. 12 de junio y 28 de octubre.
San Panthalo, obispo y mártir. 12 de octubre.
Santa Saturnina de Neuenheerse. 20 de mayo.
Santa Edwette de Esquibien. 15 de abril. 

Santa Aurelia de Strasburgo, virgen. 15 de octubre.
Santa Odilia de Britania. 18 de julio. 



A 22 de octubre además se celebra a
Beata Josefina Leroux, clarisa mártir.
San Mello de Rouen, obispo

viernes, 21 de octubre de 2016

Una de las de Úrsula.

Santa Dorotea de Colonia, virgen y mártir. 21 de octubre.

Relicario en Berchem.
Forma parte de las legendarias 11.000 compañeras de Santa Úrsula de Colonia. Sabemos que la leyenda de Úrsula tiene "subtramas", en las cuales se añaden leyendas propias a algunas de las acompañantes de la comitiva. Es el caso que nos ocupa. 

La tardía leyenda de Dorotea dice que era hija de los reyes normandos Doroteo y Lucía. Sus hermanas eran Lucía y Germana. Era Dorotea bellísima y estaba comprometida con un príncipe piadoso y esforzado. En 452 conoció a Úrsula cuando se dirigía a Roma, a pedir la bendición del supuesto papa Siricio, y quiso unirse a ella, pero amaba a su prometido. Así que pidió a su enamorado esperara un año al regreso de Santa Úrsula, para pedir a Dios le revelara que hacer, si casarse o unirse al séquito de vírgenes de la santa. Pasó un año en oración, ayuno y penitencia y al cabo, cuando estaba a punto de regresar Santa Úrsula y sus compañeras (más el papa dicho, obispos y presbíteros), Dorotea supo por Dios que debía abandonar la idea de casarse y seguir a Úrsula. La joven lo comunicó a su prometido y además, conquistó para la causa a sus hermanas. Cuando llegó Úrsula, se unieron a ella las tres jóvenes. Y el final ya lo sabemos, en 453 Úrsula y sus compañeros y compañeras fueron martirizados por los hunos.

Un busto relicario de Dorotea se venera en Berchem, Bélgica, y otros dos con el mismo nombre se veneran en Colonia, en la espectacular colección de relicarios de Colonia.


Otras supuestas compañeras de Santa Úrsula son:
Santa Avia. 6 de mayo.
Santa Cunera de Rehen. 12 de junio y 28 de octubre.
San Panthalo, obispo y mártir. 12 de octubre.
Santa Saturnina de Neuenheerse. 20 de mayo.
Santa Edwette de Esquibien. 15 de abril.
Santa Córdula de Colonia. 22 de octubre.
Santa Aurelia de Strasburgo, virgen. 15 de octubre.

Santa Odilia de Britania. 18 de julio. 



A 21 de octubre además se celebra
San Walfroy, estilita.
Santa Celina de Laon, viuda

jueves, 20 de octubre de 2016

Santa Rosalina de Villenueve, abadesa.

Pregunta: por casualidad he visto el blog y me he quedado admirada de tus conocimientos y lo estupendamente bien que está construido. Me gustaría saber algún dato más sobre Santa Rosalina. Hay una imagen de esta santa en la Cartuja de Granada, en la sacristía. Tengo entendido que vivió en el siglo XIV y era monja en el monasterio de Chartreuse en Francia, pero desconozco otros datos. Muchísimas gracias por anticipado. Un abrazo. España.

Respuesta: Gracias por tu elogio a la página, se hace lo que se puede. Te digo lo que hallo sobre esta santa:

Santa Rosalina de Villenueve, virgen cartuja. 20 de octubre.

Perteneció a una noble familia, y nació el 27 de enero de 1263. Se dice que todos los que se acercaban a su madre embarazada, sentían un fragante olor a rosas. Su misma madre la vio en sueños como una bella rosa sin espinas, cuyo olor llegaba al mundo entero y por ello decidió llamarla Rosalina (por tanto, la leyenda de Santa Rosa de Lima tiene su origen mucho antes). Recibió la educación propia de su época y familia y a los 7 años recibió la confirmación, en la que fue rodeada de grandes resplandores en el momento de ser signada en la frente.

Recibió la primera comunión ya adolescente e hizo voto de perpetua virginidad. Destacó por su caridad con los pobres, indigentes y enfermos. Muchas veces los curaba ella misma y vaciaba la despensa por darles de comer. Fue acusada por los criados y en una ocasión en que llevaba pan a los pobres y fue sorprendida por su padre, que le preguntó: "¿Qué llevas ahí?", a lo que respondió: "Padre mío, son rosas que acabo de cortar", extendió la falda y aparecieron las rosas, por lo que su padre la dejó hacer toda la caridad que quisiera. Curiosamente, en su iconografía del "milagro de las rosas", la santa siempre aparece como monja, cuando el hecho se data en su adolescencia. Cosas de la iconografía.

A los 16 años decidió ser monja cartuja, ya que conocía la austeridad y buena fama de esta orden. Eso y que su tía Juana era abadesa en la cartuja de Celle-Roubaud, fundada por su propio padre. Hizo el noviciado en San Andrés de Ramires, donde ocurrió este prodigio: estando ocupada de cocinar la cena, fue arrebatada en un éxtasis y los ángeles acudieron a cocinar. Llegada la hora de la comida, la Madre procuradora fue a supervisar la comida y halló a la novicia en éxtasis y los ángeles retirándose. Rosalina volvió del extasis y comenzó a pedir perdón por incumplir su deber, sin saber lo ocurrido.

El milagro de las rosas.
Antes de hacer el noviciado fue destinada a la cartuja de Bertaud (No a Chartreuse, que es monasterio masculino), en los Alpes, en medio del frío y el páramo . Su llegada tuvo efectos importantes (de hecho por ello fue mandada allí), pues la presencia de Rosalina y sobre todo la influencia de su padre restituyó la paz entre las monjas y la diócesis, que llevaban años de pugnas por cuestión de diezmos. Rosalina trajo a la comunidad la protección del príncipe de Provenza y la diócesis cedió. Hizo el noviciado y profesó en la Navidad de 1280, con 17 años. Al profesar, hizo el voto de estabilidad (voto que, en las órdenes monásticas, obliga a permanecer siempre en el monasterio donde se profesa, sin cambiar a otro) y debía quedar en los Alpes, pero su padre influyó y el General de la Orden la envió a Celle-Rouband, junto a su tía, para que su presencia allí ayudara en la influencia de la corte Provenzal, así como asistir a su tía, la abadesa, con vistas a sustituirla algún día.

En 1288 profesó solemnemente, recibiendo la consagración de las vírgenes y el orden del diaconado, por el obispo de Frejus. Vivió una vida de silencio, oración y penitencia, lamentando siempre tener que interrumpirla por asuntos ajenos al monasterio, trifulcas de la diócesis, de la corte. Tuvo el don de conciencias, por lo que conocía el estado de cada alma que se le acercaba, y lo puso de manifiesto muchas veces, alentando a los tibios y amonestando a los pecadores. Practicó grandes disciplinas y penitencias. Tuvo una visión de Jesucristo llagado, que le pedía se uniera a sus dolores por las revueltas y herejías que desgarraban a la Iglesia, los problemas típicos del Renacimiento.

En 1300 murió su tía y el General de la Orden la obligó a aceptar el cargo de abadesa, ya que ella se había negado a aceptar dignidad alguna. Presidió su entronización en la silla abacial el obispo Jaime de Russe, futuro papa Juan XXII. Fue abadesa durante 29 años, con gran caridad y fortaleza, fue ejemplo para todas sus religiosas. En 1329, presintiendo su muerte, pidió ser relevada del cargo, para dedicarse al encuentro con Dios. El 17 de enero de 1329 hizo una recomendación a sus religiosas, confesó sus faltas y recibió los sacramentos. Sus últimas palabras fueron: "Adiós, me voy a mi Creador". La leyenda dice que en el momento de su muerte vinieron la Virgen María con el Niño Jesús, San Bruno (6 de octubre), San Hugo de Lincoln (17 de noviembre) y San Hugo de Grenoble (1 de abril) a recibir su alma.

Cuerpo incorrupto de la santa.
Fue sepultada en el cementerio de la comunidad, pero antes de ello, en sus funerales, que fueron públicos, algunos enfermos recuperaron la salud, la vista, la movilidad, al tocar sus reliquias. En 1334, Juan XXII ordenó la exhumación del cuerpo, con vistas a un proceso de canonización. El hermano de la santa, Eleazar de Villenueve, obispo de Dihne sacó el cuerpo, que apareció incorrupto. Los ojos aparecieron brillantes, como vivos. Su hermano se los sacó y los colocó en un relicario y aún se conservan, por esto es invocada en enfermedades oculares. El cuerpo se puso en la iglesia a la veneración pública, en una urna de cristal. En el siglo XV, las monjas abandonaron la cartuja, por las guerras de religión, pero antes fue escondido en una cripta, cuya memoria se perdió al desaparecer las monjas. En el siglo XVII los monjes cartujos tomaron la abadía para sí y en 1657 el abad, pariente lejano de la Santa, los encontró, los identificó y la devolvió a la veneración pública. En 1835 fue puesta en una de mármol y finalmente, en 1894, la trasladaron a una nueva caja de cristal, embalsamando antes el cuerpo, que se hallaba en mal estado, como puede venerarse actualmente.

Nunca se abrió proceso ni fue canonizada oficialmente, pero fue tenida como santa desde siempre. Solo en 1851 se autorizó el culto oficialmente para su diócesis y su monasterio (una beatificación equivalente) fijando la fiesta a 17 de enero. En 1857 el culto se amplió a toda la Orden Cartuja, que estableció la fiesta a 16 de octubre. En 1863 se fijó como solemnidad para las monjas. Hoy se celebra a 20 de octubre.


A 20 de octubre además se celebra a  
San Caprasio del Carmelo, abad.
San Sindulf de Aussonce, eremita

miércoles, 19 de octubre de 2016

Beato Tomás Hélye, presbítero.

Beato Tomás Hélye, presbítero. 19 de octubre.

Nació sobre 1187 en Bibille, Normandía, y desde niño fue piadoso y caritativo. Estudió lo suficiente para comenzar una obra caritativa de enseñanza gratuita a los niños pobres. Pronto otras ciudades quisieron que diera clases en sus iglesias.

Llegó la noticia de su persona al obispo de Cherbourg, que le llamó, le interrogó y viendo sus virtudes, recta intención y saber, le propuso ordenarse presbítero. Tomás se negó en principio, pero luego de hacer oración unos días, aceptó. Fue ordenado diácono y continuó sus estudios. Peregrinó a Roma, visitando las tumbas de los apóstoles. Y luego fue andando hasta Santiago de Compostela. Una vez terminado su itinerario espiritual, volvió a París en cuya Universidad culminó los estudios teológicos. Recibió la ordenación sacerdotal y se dedicó a las misiones populares sobre todo en Coutances, Bayeux y Lisieux.

En 1250 entró a ser capellán de la corte de San Luis Rey de Francia (25 de agosto), aunque se negó a vivir en palacios y corte. Solo le consoló la vida penitente y sencilla que el mismo rey Luis IX vivía. Pero él deseaba más aún, así que pidió volver a la sencillez de los pueblos pequeños. Se fue a la parroquia de Saint-Maurice, en su tierra natal, donde vivió unos pocos años más como sacerdote. Cuando enfermó gravemente, fue llevado para asistirle en el castillo de Vauville, donde falleció santamente el 19 de octubre de 1257. Le enterraron en su pueblo, donde pronto tuvo devotos y siguió haciendo su labor sacerdotal, ahora desde el cielo, convirtiendo y consolando a los fieles.

Durante la Revolución Francesa, la iglesia de Bibille fue saqueada por los revolucionarios, que tomaron su sepulcro como una mesa de trabajo. Uno de los revolucionarios, apenado con la situación ayudó a unos católicos fieles a que se llevaran el cuerpo, fingiendo que dormía. Los devotos o escondieron en Virandeville, mientras que al revolucionario le castigaban por ello. Al fin de la persecución religiosa, las reliquias volvieron triunfalmente a Biville, donde se veneran. En 1859 el papa Beato Pío IX (7 de febrero) confirmó su culto, beatificándole.


A 19 de octubre además se celebra a  
San Verand de Cavaillon, obispo.
Santa Cleopatra, viuda.

martes, 18 de octubre de 2016

San Justo el Cefalóforo.

San Justo de Beauvais, niño cefalóforo mártir. 18 de octubre.

Martirio de San Justo.
Rubens.
Su leyenda, que los Bollandistas dan por una fantasía, cuenta que era un niño de 9 años, natural de Auxerre, el cual junto Beauvais a su padre partió hacia Amiens a rescatar a su tío Justiniano, que había sido vendido por esclavo años atrás, y al que Justo no conocía. Cuando llegaron a Amiens, Justino no pudo reconocer a su hermano, entonces, por una inspiración divina, el niño Justo salió corriendo y de pronto se detuvo ante un hombre que llevaba una lámpara y exclamó "Es este". Y así era, pues Justiniano reconoció a su hermano Justino, y Lupo, su amo, se lo vendió, logrando así la libertad.

Unos soldados que presenciaron la escena dieron parte al cruel Rictovaro, contándole de unos "hechiceros cristianos" que había en la ciudad. este mandó apresarlos y así se hizo, saliendo en su busca. Cuando Justo, su padre y su tío pasaban entre Beauvais y Compiegne, los soldados les alcanzaron. Justino y Justiniano se escondieron y dijeron a Justo que despistara a los soldados. Cuando estos llegaron donde le niño le preguntaron a que dios adoraba y ofrecía sacrificios. "Soy cristiano", fue la sencilla respuesta de Justo, e inmediatamente un soldado le cortó la cabeza. Tomaron la cabeza cortada para llevarla como prueba a Rictovaro, pero de pronto el cuerpo de Justo se puso en pie y tomó su cabeza, que habló: "Señor de cielos y tierras, recibe mi alma, pues soy inocente". A la vista de esto, como no, los soldados huyeron corriendo. Justino y Justiniano salieron de su escondite y que quisieron llevar el cuerpo y cabeza del niño a la madre, pero la cabeza de nuevo habló: "Si quiere verme, que mire al cielo", dijo, al mismo tiempo que revelaba que allí mismo debía ser enterrado su cuerpo, mientras que la cabeza podían llevarla a su madre. Habría ocurrido este martirio en 287, imperando Diocleciano.

El sitio del supuesto martirio es un lugar de culto desde el siglo IV, actualmente se llama St-Just-en-Chaussée. Las reliquias eran meta de peregrinos durante toda la Edad Media. De su leyenda surgió la casi exacta de San Justino de París. Beauvais celebraba su culto con grandes fiestas, siendo uno de los santos cefalóforos más conocidos, y el únio niño entre ellos. En el siglo XIII se compuso el primer Oficio Litúrgico propio y a partir de entonces, el culto se fue extendiendo a otros sitios, llegando a Inglaterra, donde se afirma que la cabeza del santo fue llevada allí por parientes lejanos del santo en el siglo X. En la Iglesia de los jesuitas de Amberes se venera una reliquia insigne del santo. Otras reliquias andan dispersas por otros sitios.


Fuente:
-"Grand livre des saints: culte et iconographie en Occident". JACQUES BAUDOIN. 2004.


A 18 de octubre además se celebra a  
Santa Gwen de St.Vennec, viuda y reclusa.
San Julián Sabas, abad.

lunes, 17 de octubre de 2016

San Dulcidio obispo.

San Dulcidio de Agen, obispo. 17 de octubre.

Relicario de San Dulcidio.
Provenía de una raza de galos del sur de la actual Francia y muy joven dejó el mundo para consagrarse a Dios a las órdenes de San Febadio de Agen (25 de abril), de quien fue su primer diácono, pues este obispo le ordenó, encargándole el ministerio de la predicación. En 392 sucedió a su obispo frente a la sede episcopal.

Sobre su labor pastoral, el acontecimiento más relevante fue la invención y traslación de las reliquias de los mártires de Agen, Santa Fe (6 de octubre) y San Caprasio (20 de octubre). Las sacó del sitio donde la tradición ponía que habían sido sepultadas y las metió en hermosos relicarios que trasladó a una iglesia dedicada a la Madre de Dios, pero que luego tomaría el título de Santa Fe. Tuvo que enfrentarse a los vándalos, que asolaban la Galia desde Los Alpes hacia el interior. Era gente cruel y arriana, que no se detenía ante nada, pero según la leyenda, Dulcidio les salió al paso y por medio de su predicación y algunos milagros (como desatar y luego calmar una tormenta) logró que los vándalos no asolaran Agen. Asimismo también salvó a la ciudad de la peste, y en otra ocasión de una epidemia de "fuego de San Antón".

Murió el santo obispo hacia 450. Sus reliquias actualmente se veneran en Chamberet, Toul, en una bella arqueta románica de oro, plata y esmaltes. Un brazo volvió a Agen en 1624, y se venera en un bello relicario. Se le invoca contra la fiebre y las dolencias estomacales.

Fuente:
-"Histoire religieuse et monumentale du diocèse d'Agen". Tomo I. R.P JOSEPH BARRÈRE. Agen, 1856.

A 17 de octubre además se celebra a 
Las Santas Doncellas de Tolosa, vírgenes
Santa Solina de Chartres, virgen y mártir.