Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

martes, 24 de marzo de 2015

Hildelith, flor de la Iglesia y joya del Paraíso.

Santa Hildelith de Barking, viuda y abadesa. 24 de marzo, 23 de septiembre y 22 de diciembre (dos traslaciones de las reliquias).

Sepulcro de Santa Hildelith
La principal referencia, y de donde toman todos los hagiógrafos para relatar la vida de esta santa, es la “Historia eclesiástica del pueblo de los anglos”, de San Beda el Venerable (25  de mayo). Una carta de San Bonifacio (5 de junio) al monasterio de Thanet  la alaba y cuenta alguna de sus experiencias místicas. Los martirologios anglicanos y galicanos también añaden datos, aunque muy genéricos y que, al parecer, son legendarios, como su ascendencia real, por ejemplo, que es algo que suele decirse de la mayoría de santos anglosajones. Recogiendo historia y leyenda, podemos decir que fue una princesa anglosajona, hermana de los santos Elwin de Lindsey, obispo (29 de junio); Aldwyn de Peartney, abad; Edelhun y Egbert, monjes (los tres a 3 de mayo). Hildelith se casó muy joven y pronto enviudó. Deseosa de consagrarse a Dios, como en Inglaterra no había monasterios femeninos, cruzó a la actual Francia, donde entró a un monasterio, unos autores dicen que Chelles, otros que Faremoutiers. Podría ser perfectamente, puesto que las princesas británicas Santa Ethelburg (7 de julio) y Santa Saethryth (10 de enero) eran religiosas allí, por estas fechas, bajo el mandato de Santa Fara (3 de abril y 7 de diciembre).

Y aquí entra la historia, que, como dije, se puede leer en Beda. En el año 666, fue llamada por San Erkenwald de Chertsey (30 de abril) de vuelta a Inglaterra, para que ayudase a su hermana Santa Ethelburg (11 de octubre) en la dirección del monasterio que ambos habían fundado en Barking. Era un monasterio mixto, con una parte para monjes y otra para monjas, que compartían iglesia y en ocasiones la biblioteca, todos bajo la dirección de un abad (o una abadesa, como vimos en el artículo de Santa Gertrudis de Nivelles). Hildelith regresó a su tierra y aunque no fue nombrada abadesa, con su experiencia monástica pudo guiar a Ethelburg, hasta que esta murió en 676. Entonces fue nombrada abadesa.


En su mandato el monasterio se amplió con nuevos terrenos, se embelleció la iglesia y entraron varias jóvenes nobles, que trajeron donaciones de tierras y reliquias. Comenzó a relacionarse con santos obispos y misioneros, que instruían por cartas o memoriales a las religiosas. Entre ellos destaca San Aldhelm de Sherborne (25 de mayo), que escribió para ellas la carta “De Laude virginitatis”, un elogio a la vida monástica, y la virtud de la castidad, verdadera joya de la literatura monástica. Las llama “flores de la Iglesia”, “seguidoras de la doctrina de Cristo”, “perlas y joyas del paraíso”, etc. Y no es para menos, pues entre las mujeres que estuvieron bajo su custodia estuvo Santa Cuthburg (31 de agosto), reina de Northumbria y luego abadesa de Wimborne.


Hildelith fue abadesa durante 45 años, muriendo muy anciana, entre 712 y 725.

Fuentes:
-"Vidas de los Santos". Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.
-“The Oxford Dictionary of Saints”. DAVID HUGH FARMER. Oxford, 1998.
-“Compendio de Historia eclesiastica”. Fr. Giovanni Lorenzo Berti, OSA. Tomo II. Madrid 1781.



A 24 de marzo además se celebra a 
San Donard de Maghera, ermitaño.
San Simoncito de Trento, niño mártir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html