miércoles, 28 de febrero de 2018

Fueron grano limpio y gloria de Dios.

Santos Román y Lupicinio de Condat, hermanos abades. 28 de febrero.

Nació Román sobre 390. se formó en el monasterio de Ainay, cerca de Lyon, bajo la dirección de su abad San Sabino (3 de septiembre), y luego regresó a su casa aunque en su corazón ardía la vocación monástica. Ayudó a su padre en el negocio familiar y rechazó cualquier matrimonio que se le propusiera, algunos muy ventajosos. Cuando tenía 35 años quedó huérfano, se deshizo de todas sus propiedades, reservándose solo un ejemplar del conocido libro "Vidas de los Padres del Desierto" y unas cuantas semillas y herramientas. Con su carga se fue al Jura, donde tomó morada bajo un pino. Luego estableció una ermita, germen del célebre monasterio de Condat.

Allí parecía que nadie le hallaría, pero la noticia de aquel eremita que había logrado cultivar entre las montañas pronto se extendió y le llegaron algunos discípulos, entre ellos su hermano Lupicinio. En un año eran tantos, que ambos hermanos ya gobernaban dos recintos cenobíticos, aunque unidos en la Regla y la caridad. Una hermana suya, de la que no tenemos nombre, también tuvo su propio monasterio entre los riscos, donde con los años llegaría a haber la impresionante cantidad de 500 monjas. En los tres monasterios la vida era idéntica: celda separada, teniendo solo la iglesia y el refectorio en común. Vestían túnicas sencillas de piel, que protegían de la lluvia, pero no del frío. La austeridad, penitencia, ayuno, oración, trabajo y lectura eran las máximas de los monasterios de Román, imitando la vida de los monjes de Oriente.

Lupicinio superaba a todos en sus privaciones, pues dormía en un tronco de árbol y vivía de un menjurje a base de cebada y salvado, sin sal ni aceite. Solamente una vez, y por contentar a unos monjes, accedió a añadir un caldo de pescado a su rancho. Su estricto modo de vida hizo que algunos monjes protestaran y se fueran. Entonces Román le regañó de ser causa de dispersión de los monjes, a lo que Lupicinio le respondió: "No te preocupes, esos son la paja que se separa del grano. Son orgullosos y Dios no está con ellos". Sin embargo, Romano, más comprensivo, fue por ellos y les convenció de regresar al monasterio.

Román y los leprosos.
Hacia los 50 años Román peregrinó a Agaunum para venerar las reliquias de San Mauricio (22 de septiembre), y mientras iba en camino se hospedó con unos leprosos, a los que abrazó y besó, quedando los enfermos milagrosamente sanos con este gesto de cariño. La fama de este portento llegó a Ginebra, donde el clero y la nobleza le recibió con gran pompa y celebrando un pontifical en la catedral. Se dice que San Hilario de Arlés (13 de enero) les ordenó presbíteros, luego de conocerles y ver sus abundantes virtudes.

Román murió en 640, luego de despedirse de sus hermanos y exhortarles en la fidelidad a Jesucristo. Sus reliquias se veneran en el Jura. San Gregorio de Tours (17 de noviembre) escribió sus vidas. En cuanto al monasterio, pronto se llamaría de San Oyend (1 de enero), su ercer abad, y posteriormente y hasta hoy, se conoce como San Claudio (6 de junio), pues este célebre obispo de Besançon fue monje allí, y allí se halla su venerado sepulcro.


Fuentes:
-"Año cristiano, o ejercicios devotos para todos los días del año". P.P J. Croisset. Logroño, 1851.
-"Vidas de los Santos". Volumen II. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.


A 28 de febrero además se celebra a






martes, 27 de febrero de 2018

"soy cristiano y moriré como cristiano".

San Gelasio de Heliópolis, mártir. 27 de febrero.

Gelasio, o Gelasino, era un cómico del teatro de Heliópolis, Fenicia. Un día, en 297, en el escenario se escenificaba una parodia de los ritos cristianos para el entretenimiento de los espectadores. En el escenario se dispuso una gran tina llena de agua caliente, y el payaso Gelasio fue sumergido en ella, mientras otro payaso le "bautizaba". Sin embargo, cuando Gelasio salió del agua, el Espíritu Santo había actuado en él y lo había vuelto a Cristo, por lo cual, apenas puso pie en tierra, exclamó: "Estando en la fuente vi una luz deslumbrante. Os digo que soy cristiano y por lo tanto, moriré como cristiano".

Al principio el público se rió de él, pero cuando vieron que hablaba seriamente, comenzó a gritar contra él, subió al escenario y lo arrastraron a las fueras del teatro, donde le lapidaron. Sus reliquias fueron recogidas por los cristianos y sepultadas en Mariamnia.
Como vemos, es una leyenda casi idéntica a la de San Ginés de Roma, aunque esta última es posterior aunque la "passio" diga que padeció en 286. El relato de Gelasio pudo pasar a Occidente y en Roma conformarse la legendaria persona de Ginés.


A 27 de febrero además se celebra a






domingo, 25 de febrero de 2018

Del Patriarca iconóculo.

San Tarasio de Constantinopla, obispo. 25 y 27 de febrero.

Nació el santo en Constantinopla, a mediados del siglo VIII. Sus padres, Jorge y Engracia, eran nobles, descendientes de patricios relacionados con los emperadores, y su mismo padre fue Prefecto de Constantinopla durante unos años. Tarasio fue educado por su madre, quien le imbuyó grandes virtudes. Las relaciones de su familia hicieron que siendo joven aún, Tarasio fue nombrado Cónsul, y en unos años la emperatriz Santa Irene (9 de agosto), le nombró Secretario de Estado. En la Corte Tarasio fue un ejemplar cristiano, alejado de los chismorreos, las vanidades y las intrigas. Era muy penitente, amante de la soledad y la oración, tanto que parecía un monje.

En 784 murió Pablo, Patriarca de Constantinopla, quien durante la controversia de las imágenes había apoyado la causa iconoclasta. Por ello, al final de sus días había renunciado a la sede para retirarse a un monasterio a hacer penitencia por su culpa. antes de su muerte Irene había pensado en Tarasio para sucederle, pero este no aceptó sino hasta la muerte de Pablo. Así, Tarasio, que era seglar, se vio preconizado por Constantino VI y su madre Irene a la dignidad episcopal. Así, en menos de una semana fue ordenado de todas las órdenes menores, diacono, presbítero y obispo, siendo esta ordenación el día de Navidad de 784.

Su primera acción fue escribir al papa Adriano I y a los Patriarcas de Antioquía, de Alejandría y de Jerusalén, haciendo profesión de fe católica y compromiso de mantener la unidad entre las iglesias. El motivo de esta profesión está en su elección, más política que religiosa, y el deseo de Tarasio de dejar claro que solo le movía el amor al Evangelio y a la Iglesia. Como obispo, nuestro santo continuó viviendo tan humilde y frugalmente como hasta entonces. Ayunaba y hacía penitencia, oraba siempre que podía y celebraba los Divinos Misterios cada domingo, en los que predicaba al pueblo. Construyó un monasterio en el Bósforo, adonde se retiraba frecuentemente para hacer oración y meditación.

Fue un entusiasta seguidor de la idea del papa Adriano I sobre la convocatoria de un Concilio para refutar y condenar definitiva y solemnemente la herejía iconoclasta y definir la idoneidad del culto a las santas imágenes. Así, en 787 se celebró el II Concilio de Nicea, con la presencia de 350 obispos, el cual abrió Tarasio con un elocuente sermón, lleno de celo apostólico. Con unanimidad se alabó el culto a las imágenes sagradas. Este Concilio además, decretó que la reliquia de la cabeza de San Anastasio Mártir (22 de enero) era una reliquia especialísima en la Iglesia, y que su sola presencia era eficaz contra los demonios y todas las enfermedades.

En 793 el emperador Constantino VI abandonó a su mujer, la emperatriz María, para casarse con Teodora, una de sus damas. Constantino hizo correr el rumor de que su mujer había intentado envenenarle y por eso la despedía, pero Tarasio no se creyó la historia y se encaró al monarca, impidiéndole sentarse en el presbiterio durante la Misa (como era la costumbre) mientras permaneciera en su pecado. Algunos prelados le aconsejaban que fuera menos inflexible, en aras de mantener la unidad del Imperio y la Iglesia, pero Tarasio no quería ni oír hablar de ello. Ni por mil muertes, decía, consentiría en aplaudir el pecado de adulterio del emperador. No se atrevió a excomulgarlo públicamente, lo cual también fue criticado por otros prelados. En 797 murió Constantino VI y Tarasio entonces excomulgó al presbítero Juan, quien le había casado y era su protegido.

Tarasio repudia
al emperador.
Tarasio gobernó su Sede con gran acierto durante 22 años. En la Epifanía de 806 anunció su muerte y desde entonces comenzó a decaer su salud. Finalmente falleció 27 de febrero de ese mismo año. Durante su entierro, en el monasterio de Los Santos Mártires, el emperador Nicéforo se echó sobre el ataúd y lloraba desconsolado por perder a su amigo y padre espiritual.


Fuentes:
-"Año cristiano, o ejercicios devotos para todos los días del año". P.P J. Croisset. Logroño, 1851.
-"Vidas de los Santos". Volumen II. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.


A 25 de febrero además se celebra a

San Avertano,
religioso carmelita
.
San Kénan, presbítero.
San Victorino
y comp. mártires
.







sábado, 24 de febrero de 2018

Mártir de la verdad y la justicia.

San Pretextato de Rouen, obispo y mártir. 24 de febrero.

Lo que de él conocemos lo sabemos gracias a San Gregorio de Tours (17 de noviembre), que le conoció y le admiró sobremanera. Las circunstancias de su episcopado y trágica muerte fueron tan importantes, que Gregorio, y otros autores, omiten todo sobre la infancia y juventud del santo.

Fue obispo de Rouen nuestro santo desde mediados del siglo VI, en medio de la difícil situación política del reino franco, que os cuento brevemente: Clotario, quien había sido rey único de los francos, dividió su reino en cuatro, según los hijos que tenía: Caribert, fue rey de París y condados adyacentes; San Gontram (28 de marzo), rey de Orleans; Chilperico, rey de Soissons; y Sigebert, rey de Austrasia. Caribert solo tuvo una hija, Santa Bertha (1 y 4 de mayo), quien casaría con San Ethelbert de Kent (24 de febrero), y ambos re-evangelizarían Inglaterra. Por eso, a la muerte de Caribert, sin hijo varón para sucederle, sus hermanos Chilperico y Sigebert se enfrentaron entre sí por el control del territorio parisino.

A la sazón, Chilperico asesinó a su segunda mujer, Gailesuinth, para tomar como esposa a Fredegundis, a quien elevó a la dignidad de reina. Este crimen arreció la lucha de Sigebert contra su hermano, pues Gailesuinth era hermana de su mujer, Brunilda. Sigebert venció a Chilperico y junto a Fredegundis fueron desterrados de sus posesiones. En 575 Chilperico logró que Sigebert fuera asesinado y se retuviera vigilada a Brunilda, pero esta logró que Meroveo, hijo de Chilperico, se levantara en armas contra su padre, pues su madrastra Fredegundis pretendía el trono para su propio hijo. Además, para sumar fuerzas, Meroveo y su tía Brunilda se casaron.

Como Meroveo había hecho de Rouen su "cuartel general", fueron casados por nuestro santo, con quien elpríncipe tenía una larga relación de amistad, que había empezado desde que Meroveo nació y Pretextato fue elegido su padrino. Esta amistad y que Pretextato hubiera celebrado el matrimonio, hizo que Chilperico concluyera que el santo obispo estaba confabulado con Meroveo para destronarle. Por ello convocó un Sínodo en París para que Pretextato fuera depuesto de su sede por traición y por celebrar un matrimonio que parecía inválido. Pretextato se defendió de los cargos, pero la persona de Chilperico era muy temida y casi nadie defendió al santo. Y digo casi nadie porque dos voces se levantaron en su favor: la de Aecio, archidiácono de París, y la de Gregorio de Tours, quien probó que el matrimonio de Meroveo y Brunilda no era inválido según los cánones, pues eran tía y sobrino no consanguíneos, sino políticos. Gregorio además, demostró que, además, Chilperico no tenía pruebas de la traición de Pretextato. Entonces Chilperico y Fredegundis intentaron sobornar con una fuerte suma de dinero a Gregorio para que cambiara de parecer, pero este echó de su presencia a la mujer, quien había llevado el dinero.

San Pretextato y Chilperico.
Chilperico entonces acusó a Pretextato de haber robado unas aves de corral. Aunque no había pruebas de esto, algunos prelados aconsejaron a Pretextato que se declarara culpable al menos de esta acusación para que el rey quedara tranquilo y no tomara represalias contra la Iglesia. Pretextato, algo débil, aceptó contra la opinión de Gregorio. Entonces Pretextato fue condenado al destierro a la isla de Jersey.

Por su parte, Fredegundis se vio libre para su objetivo: coronar a su propio hijo, Clotario II. Lo primero que hizo fue asesinar a Meroveo, Teodoberto y Clovis, los tres hijos de Chilperico. En 584 logró asesinar al mismo Chilperico y entonces Clotario II tomó el trono. sobre los crímenes de Fredegundis podríamos escribir libros, pues no se detenía ante nadie.
 
Cuando Chilperico murió Pretextato regresó a su sede de Rouen, con la oposición de Fredegundis. Cuando él tomó posesión de la sede, Fredegundis le dijo "cerca es la hora en la cual volverás al lugar de tu exilio". Pretextato le respondió: "Yo he sido obispo siempre, ya sea en el exilio o después del exilio. Seré obispo siempre, hasta después de mi muerte, pero en cuanto a ti, no siempre disfrutarás de tu corona". Y le exhortó a abandonar su mala vida y buscar la reconciliación con Dios. Esta "afrenta" no podía quedar impune, por lo cual Fredegundis juró la muerte de Pretextato.

El 14 de abril de 586, Domingo de Pascua, mientras Pretextato cantaba maitines en su catedral, un sicario a las órdenes de Fredegundis apuñaló al santo obispo en el corazón. Pretextato se levantó, se acercó al altar y llegó a arrodillarse y pedir la Santa Comunión. Allí recibió el Sacramento y luego fue llevado a su cama, donde falleció dulcemente.

Su memoria se celebra a 24 de febrero, día de la traslación de las reliquias, pues su "dies natalis" suele coincidir con la Pascua.


Fuente:
-"Vidas de los Santos". Volumen II. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.


A 24 de febrero además se celebra a
Beato Roberto de Arbrissel, monje fundador.
San Ethelbert de Kent, rey.

viernes, 23 de febrero de 2018

"...pronto estoy a sufrir cuanto quieras por su Nombre"

San Sereno de Sirmio, mártir. 23 de febrero.

Fue Sereno natural de Grecia, donde hizo una gran fortuna, que vendió en favor de los pobres. Solo se reservó una parte con la cual se compró unos terrenos en Sirmio, adonde se mudó y plantó un hermoso jardín, del cual comía y en el cual vivía entregado a la oración y la meditación.

Imperando Galerio y Maximino, se desató la persecusión y Sereno se ocultó por un tiempo, pero decidió regresar a su huerto, encomendándose a Cristo. Un atardecer en el que se hallaba trabajando, apareció por su huerto una mujer con dos esclavas. Sereno le preguntó que buscaba y la mujer le dijo que al ver un jardín tan bello había querido pasearse y contemplar las flores que allí había. Sereno se excusó, pidiéndole se marchara, pues no era hora para que una mujer decente visitara a un hombre soltero. La mujer, que en realidad buscaba seducir a Sereno, se fue enojada del jardín jurando vengarse de él. Escribió a su marido, funcionario imperial que se hallaba en Roma, diciéndole que Sereno la había ofendido cruelmente, y que se decía que a otras mujeres había intentado hacer mal.

El marido consiguió un escrito imperial en el cual se mandaba capturar a Sereno y llevarlo ante el juez para juzgarle por su desmán. Los soldados apresaron a Sereno y le llevaron ante el Gobernador, quien le interrogó:

Gobernador: – ¿Cómo te llamas?
Sereno: – Me llamo Sereno.
G: – ¿En qué te empleas?
S: – En el oficio de jardinero.
G: – ¿Cómo has tenido la insolencia de ofender a la mujer de un noble?
S: – Jamás he hecho ofensa alguna a ninguna mujer.
G: – Daré orden que te atormenten hasta que confieses que insultaste a aquella señora cuando la viste pasearse en tu jardín.
S: – Acuérdome muy bien que vino allí una señora, ya hace algún tiempo, a una hora intempestiva, con ánimo de pasearse, según decía. Verdad es que me tomé la libertad de decirle que era contra el orden y contra la decencia el que una persona de su sexo, y de su alcurnia saliese a una hora como aquella de su casa.

El marido de la noble, que se hallaba presente, quedó confundido por la respuesta de Sereno, e instó al Gobernador a no juzgar más a quien se veía era un buen hombre. Pero el Gobernador, sospechando que un hombre tan cabal sería cristiano, continuó el interrogatorio.

G: – ¿Quién eres, y cual religión es la tuya?
S: – Soy cristiano.
G: – ¿Y cómo no te has escapado? ¿Dónde te habías escondido tan bien hasta aquí, que no te hemos podido encontrar, y cómo te has librado de ofrecer sacrificios a los dioses?
S: – La providencia de Dios lo ha dispuesto así, y me ha reservado hasta ahora. Dios me había reprobado como a una piedra poco propia para entrar en su edificio, pero tiene la bondad de volverme a tomar hoy para colocarme en él. Por lo demás, pronto estoy a sufrir cuanto quieras por su Nombre, a fin de poder ser recibido en el número de los Santos que están ya en su Reino.
G: –Bien, puesto que has querido eludir los edictos del emperador, que te has ocultado para no obedecer, y que no has querido sacrificar a los dioses, mando que te corten la cabeza, como satisfacción de todos esos delitos.

El santo fue entonces conducido a las afueras, y allí fue decapitado, el 23 de febrero de 307.


Fuente:
-"Las Verdaderas actas de los Martires". Tomo III. Teodorico Ruinart. OSB. Madrid, 1776.


A 23 de febrero además se celebra a





jueves, 22 de febrero de 2018

San Mauricio, el gran mártir de Apamea.

Santos Mauricio y Fotino de Apamea, y 70 compañeros mártires. 22 de febrero.

Invención de las reliquias
de los santos mártires.
Todos eran soldados del emperador Maximiano, siendo Mauricio su General. En 305 estaban destinados a la ciudad siria de Apamea cuando estalló la persecución contra los cristianos, y allí llegaron los escrutadores imperiales averiguando sobre quienes eran cristianos. Fueron informados que Mauricio no solo era cristiano, sino que además, constantemente convertía a otros a la fe de Cristo.

Fueron llamados todos los soldados a sacrificar a los dioses, y nuestros santos se negaron a hacerlo. Entonces fueron arrestados y torturados con el fuego, la flagelación o el desgarramiento para que apostataran. Fotino, el hijo menor de Mauricio fue decapitado delante de su padre para lograr que este se doblegara, pero Mauricio no hizo sino confesar más firmemente su fe. Al final, todos fueron embadurnados con miel y arrojados a un pantano para que los insectos se los comieran. Algunos agonizaron durante días hasta expirar.

Las reliquias de Mauricio, Fotino y los demás fueron inventadas en el siglo VIII.


A 22 de febrero además se celebra a


La Cátedra
de San Pedro
.
Bta Juana M. Bonomo,
abadesa benedictina.
Bto Mahomed Abdalá,
converso y mercedario
.






miércoles, 21 de febrero de 2018

Recibieron el premio a sus buenas obras.

Santos Germán y Randoald, de Granfeld, mártires. 21 de febrero.

Martirio de los santos.
La biografía de Germán la escribió el monje Boboleno, a partir de los testimonios de los monjes Chadoald y Aredio, quienes conocieron personalmente al santo.

Germán nació en una familia noble de Tréveris. Fue discípulo de San Modoald (12 de mayo). Fue eremita en Berg, y posteriormente vivió como cenobita junto a San Arnulfo (18 de julio), antiguo obispo de Metz , cuando este renunció a su sede. En 641 Germán tomó el hábito monástico en el monasterio de Luxeuil, fundado por San Columbano (23 de noviembre), siendo San Walbert (2 de mayo) el abad. Allí estaba en paz cuando el Duque Gondwin de Basilea ofreció unas tierras a Walbert para que fundara un monasterio en Granfelden. Walbert aceptó y comisionó a Germán para ser el fundador. El monasterio se fundó y pronto floreció en numerosas vocaciones por la santidad y erudición de sus miembros.

Cuando Gondwin falleció, el ducado pasó a su hijo Bonifacio, y de este a un pariente llamado Atticho. Este no tenía nada de lo piadoso del Duque fundador, sino que era un hombre pendenciero, injusto y amante de reprimir y atemorizar a sus súbditos. Sobre 660 había dilapidado casi todos su bienes, por lo que gravó al pueblo con un nuevo impuesto, gravando además a la Iglesia y expoliando a varios monasterios. El pueblo se rebeló y se organizó un "ejército" contra Atticho, quien respondió con crueles invasiones a los poblados donde habían quedado las mujeres y los niños.

Atticho logró acorralar a la mayoría de los rebeldes en un cañón entre montañas, donde pensaba atacarlos con sus mercenarios, los feroces allamanni. Sabiendo esto, Germán y su prior, Randoald, fueron en defensa de los rebeldes, para implorar el perdón a Atticho. Tomaron una cruz y santas reliquias, a las que encomendaban su misión. Cuando llegaron al cañón, los allamanni se burlaron de ambos monjes y les apalearon. Aún así, Germán y Randoald lograron llegar a Atticho, quien los recibió en la Basílica de Courtetelle, como si de un prelado se tratara. Germán se encaró al malvado y le dijo: "¡Eres un enemigo de Dios y de la justicia que se atreve a atacar a cristianos inocentes!" Atticho, viéndose interpelado ante sus consejeros y nobles, que ya le tenían ojeriza, prometió reparar el daño que había cometido y tendió su mano a Germán, como signo de sellar una promesa. Pero Germán le respondió que no pensaba tocar una mano cubierta de sangre como la suya hasta que se hubiera purificado de sus pecados.

El tirano esperó que los santos se fueran y en secreto mandó quemar los poblados cercanos a Courtetelle. Al saberlo Germán, hizo una oración por todos aquellos que padecían, y ofreció su vida por la de los aldeanos. Cuando volvían al monasterio, un grupo de soldados de Aticcho les cercó y Germán les dijo: -"Hijos, no seáis culpables de un pecado tan grande hacia el pueblo". Pero los soldados no tenían escrúpulos y cayeron con sus picas sobre los dos religiosos. Mientras eran alanceados, Germán dijo a Randoald: -"Tranquilo, hermano, recibimos la recompensa por nuestras buenas obras". El martirio se sitúa entre 665 y 670.

Ambos santos fueron sepultados en medio del fervor popular, que les consideró mártires de la justicia. Su ejemplo dio fuerza a los enemigos de Aticcho, quien fue apresado y ajusticiado por sus crímenes.

Las reliquias de Germán y Randoald se veneran en Delémont, cerca de Basilea.


Fuentes:
-"Diccionario de los Santos" C. LEONARDI, A. RICCARDI Y G. ZIARRI. Ed. San Pablo. Madrid, 2000.
-Testigos de Ayer y Hoy. Página de Facebook.


A 21 de febrero además se celebra a




martes, 20 de febrero de 2018

Hermoso, taumaturgo y mártir.

San Eleuterio de Tournai, obispo y mártir. 20 de febrero y 1 de julio.


Nació en Blandin, cerca de Tournai, en el siglo V. Fueron nobles sus padres, llamados Sereno y Blanda. Estudió a la vera del obispo Vermand junto a San Medardo de Noyon (8 de junio), a quien Eleuterio un día profetizó que sería obispo. Fue ordenado presbítero sobre 480, y en 486 el papa San Félix III (1 de marzo) le nombró obispo de Tournai.

La leyenda dice que Eleuterio era tan hermoso que el día de la toma de posesión de la sede, una hija del gobernador de la ciudad, no cristiano, se enamoró perdidamente de él. Y no solo eso, sino que le confesó su amor. Pero Eleuterio la rechazó, y con tanta firmeza, que la joven enfermó de amor y murió. El padre de la chica entonces, desesperado, acudió al santo para le devolviera a su hija, prometiendo hacerse cristiano. Eleuterio resucitó a la joven, pero el gobernador no aceptó a Jesucristo, por lo cual Eleuterio profetizó que ello tendría consecuencias para la ciudad.

Efectivamente, pronto se desataron terribles calamidades sobre Tournai, una tras otra. Los paganos, sospechando que ello era culpa de Eleuterio, le metieron en la cárcel y le azotaron. Pero esa misma noche el santo fue liberado de la cárcel por un ángel, lo cual fue visto por todos como signo de su inocencia. Entonces el gobernador fue presionado por el pueblo y aceptó renunciar a los ídolos y tomar a Cristo por Señor. Fue bautizado el 26 de septiembre de 496 y al instante terminaron las enfermedades y los desastres.

El día de Navidad de ese mismo año sanó de su ceguera de nacimiento a un mendigo conocido en la ciudad, llamado Mantilo. Otros muchos milagros hizo el santo, los cuales, acompañados de su predicación, confirmaron en la fe a muchos, que abandonaron para siempre la idolatría. Sin embargo, a otros no pudo atraerlos hacia Cristo, y en manos de estos entregó la vida, el 1 de julio de 532. Una leyenda posterior dirá que le asesinaron los arrianos, pero no hubo herejes de estos tan al norte de Europa.

Sus reliquias se hallan esparcidas por muchas ciudades de Europa. Es abogado contra las fiebres, las sequías y las lluvias sin fin.


Fuente:
-"Vidas de los Santos". Tomo II. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.


A 20 de febrero además se celebra a





lunes, 19 de febrero de 2018

Contra la serpiente y con Cristo.

San Barbato de Benevento, obispo. 19 de febrero.

Fue Barbato un celoso presbítero que habría predicado en Moncona y luego en Benevento en el siglo VII. Los habitantes de esta última ciudad, aunque cristianos, conservaban una antigua superstición de venerar una víbora dorada que tenían en un árbol al que consideraban sagrado. Romualdo, señor de la ciudad, alentaba el culto a este ídolo haciendo cada año fiestas en su honor. En el árbol se colocaban pieles de serpiente a las que se le disparaban flechas, ganándose premios y "bendiciones" del ídolo. Barbato predicaba a tiempo y destiempo contra aquella idolatría. Ayunaba, oraba y se disciplinaba por sus fieles, pero nada, ellos seguían a lo suyo: adorando a Cristo y a la víbora al mismo tiempo. En su última predicación pública contra aquella idolatría profetizó que grandes calamidades vendrían sobre la ciudad si no se volvían a Cristo.

Y así fue, en breve el emperador Constancio comenzó un asedio contra la ciudad, que le era reacia desde hacía tiempo. La epidemia y la muerte se hicieron presentes, y Barbato recordó que ya les había advertido, así que los habitantes de Benevento rechazaron públicamente la idolatría, suplicando misericordia a Cristo. El mismo Barbato cortó el árbol y fundió la serpiente y del oro resultante mandó hacer un cáliz y una patena. Cuando terminó de decir misa, el emperador levantó el asedio y se marchó resignado.

Uno de los fallecidos por la enfermedad fue Hildebrand, obispo de Benevento, y en su lugar fue elegido nuestro santo, quien fue consagrado obispo el 10 de marzo de 663. Su apostolado se centró en desterrar todo rastro de idolatría, llevando a sus ovejas a Cristo. En 680 estuvo en el Sínodo Lateranense celebrado contra los monotelitas por el papa San Agatón (10 de enero), y en 681 asistió al Concilio de Constantinopla, dedicado al mismo asunto.

Barbato falleció al año siguiente, el 29 de febrero de 682. Sus reliquias fueron trasladadas al monasterio de Monte Vergine.


Fuente:
-"Vidas de los Santos". Tomo II. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.


A 19 de febrero además se celebra a





domingo, 18 de febrero de 2018

Convertido por un no beso, mártir por Cristo.

Santos Claudio, Máximo y compañeros mártires. 18 de febrero.


Santos Claudio y Máximo.
Crónica de Nuremberg.
Su leyenda, vinculada a la de Santa Susana (11 de agosto), cuenta que Claudio y Máximo, eran hermanos del papa San Cayo (19, 21 y 22 de abril) y de San Gabino (19 de febrero), padre de Susana. Máximo era tesorero privado del emperador Diocleciano, y Claudio igualmente tenía un puesto relevante cercano al emperador. Cuando el emperador Galerio Maximiano perdió a su esposa Valeria, cayó en enorme tristeza, y sabiendo que sus servidores tenían una sobrina bellísima (Susana), quiso conocerla para desposarla, pues también tenía rango noble.

Claudio habló a Gabino sobre las pretensiones de Galerio, y ambos llamaron a Susana a su presencia. Cuando la chica se acercó, Claudio quiso saludarla con un beso, pero Susana le apartó diciendo "Perdóneme, tío, pero ningún hombre me ha besado ni besará nunca". Claudio le inquirió sobre esas palabras y Susana le dijo que tenía un voto perpetuo de virginidad, cosa que Claudio nunca había oído hablar. Esta resolución de Susana, más que las enseñanzas recibidas, hizo que Claudio creyera en Cristo con absoluta firmeza y estuviera dispuesto a negar la mano de Susana a Galerio. Sabiendo que el emperador reaccionaría con violencia, Claudio y Máximo recibieron el santo bautismo, junto a Prepedigna, Alejandro y Cutias, mujer e hijos de Claudio.

Luego, Claudio y Máximo informaron al emperador que Susana prefería la corona celestial a una corona terrenal. Montando en cólera, el emperador dio la orden de desterrarlos a todos, pero terminaron quemados vivos en Ostia y sus cenizas echadas al mar, en 295. Por su parte Gabino y Susana fueron encerrados en la cárcel y sufrirían el martirio posteriormente.

Fuentes:
-"Vidas de los Santos". Tomo II. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.


A 18 de febrero además se celebra a






sábado, 17 de febrero de 2018

San Finan de Lindisfarne.

San Finan de Lindisfarne, obispo. 17 de febrero y 9 de enero.

Fue monje en el célebre monasterio de Iona, fundado por San Columbano (9 de junio). Sucedió a San Aidan (22 de octubre) en el episcopado, siendo el primer monje de Iona en ser nombrado obispo. Finan mantuvo buenas relaciones con el inestable rey Oswy, y logró reconciliar con Cristo a a Sigebert, rey de los sajones y a Peada, rey de los ingleses de Midland, quienes una vez bautizados, permitieron la evangelización de sus territorios.

Finan se hizo acompañar para su misión apostólica de numerosos monjes, que pronto lograron numerosas conversiones. Además, ordenó obispos a Diuma, para ser obispo de Midland, y a San Cedd (7 de enero), para los sajones orientales. Construyó la catedral de Lindisfarne, la cual hizo al estilo de las iglesias celtas: de madera y con el techo de hierba. Finan fue uno de los prelados opuestos a la romanización de la liturgia impuesta por algunos reyes y prelados, especialmente San Wilfrith de York (24 de abril y 12 de octubre, traslación de las reliquias).

Finan entró a la gloria eterna sobre 661.

Fuente:
-"Vidas de los Santos". Tomo II. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.


A 17 de febrero además se celebra a





viernes, 16 de febrero de 2018

San Tanco, mártir.

San Tanco de Verden, obispo y mártir. 16 de febrero.

Los datos que de él tenemos nos llegan gracias a Albert Krantz, y de él toman los demás. Tanco, también conocido como Tatta, nació en Irlanda, a mediados del siglo VIII. Era monje o presbítero y, como tantos oriundos de Erin, cruzó un día el mar para predicar en el continente, específicamente en Sajonia. Allí formó parte de la comunidad monástica de Amarbaric, cerca de Verden. Este monasterio había sido fundado por San Patto (3 de septiembre), obispo de Verden e igualmente irlandés. Cuando su abad murió, Tanco fue elegido para sucederle.

En 760 murió San Patto y Tanco fue elegido para la sede. Tanco fue un celoso propagador del Evangelio entre los sajones. Predicó en Flandes y Cleves. Algunas crónicas le hacen mártir bajo una turba de bárbaros que lo linchó por las amonestaciones del santo a su vida licenciosa. Subió al cielo el 16 de febrero, entre 800 y 820.


Fuentes:
-http://omniumsanctorumhiberniae.blogspot.co.uk
-"Vidas de los Santos". Tomo II. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.


A 16 de febrero además se celebra a


Ven Gaspar Ulenberg,
presbítero.
San Pánfilo de Cesarea,
presbítero y mártir
.






jueves, 15 de febrero de 2018

Apóstol de Suecia, el segundo.

San Sigfried de Suecia, obispo. 15 de febrero.

Aunque Suecia había sido evangelizada una y otra vez por San Óscar (3 de febrero), los suecos siempre volvían al paganismo, al menos oficialmente, porque rescoldos de la fe cristiana siempre quedaban. En el siglo X el rey sueco Olaf Scobkongr se interesó por cristianizar el país, por lo cual mandó una embajada al rey Ethelred de Inglaterra para que le enviara misioneros a instruirle a él y a su pueblo en la fe de Cristo. Uno de los primeros en ofrecerse para la empresa fue nuestro Sigfried, que era archidiácono de la sede de York. Su presteza, frente al paso atrás de muchos presbíteros, hizo que el rey Ethelred le aplaudiera y mandara le consagraran obispo para la misión, que se presentaba difícil, sabiendo del carácter de los suecos.

Sigfried se embarcó a Suecia con sus tres sobrinos, los monjes Santos Sunaman, Unaman y Wiaman (15 de febrero). Desembarcaron en Gothland, donde inmediatamente celebraron la Eucaristía, con asombro de muchos, que nunca habían visto un culto tan hermoso como aquel. La leyenda dice que Jarl, señor del lugar, luego diría al rey que durante la misa, cuando el obispo levantó sus manos a lo alto, había visto a un niño hermosísimo en manos de aquel, que miraba a todos con una bella sonrisa. Es un milagro que suele leerse de otros santos, como San Hugo de Lincoln (17 de noviembre) o San Alto de Altomünster (5 de noviembre y 9 de febrero, traslación de las reliquias).

Olaf se entrevistó con el santo, aprendió nuestra fe católica y al poco tiempo se bautizó junto su familia y muchos de su pueblo. Luego dio al santo el castillo de Husaby, para que lo convirtiera en una iglesia. Desde allí empezó el santo la evangelización activa de los suecos, apoyado por sus sobrinos y otros presbíteros ingleses que se le unieron posteriormente. No siempre fue fácil, sufrieron mucho por el Evangelio, pues incluso sus tres sobrinos fueron asesinados en Växjö, y sus cuerpos arrojados a una sentina por paganos a los que amonestaron por su vida licenciosa. Los asesinos fueron descubiertos y se libraron de la muerte gracias a que Sigfried intercedió por ellos, perdonándoles y abriéndoles las puertas del cielo con el bautismo. Tampoco aceptó la “multa de sangre”, que consistía en que los asesinos debían pagar una suma a los parientes más cercanos del muerto. Sigfried tampoco aceptó dinero, y aún más, logró que el rey aboliera esa costumbre.

Sigfried levantó la catedral de Växjö por indicación de un ángel, en el sitio donde habían sido hallados milagrosamente las reliquias de sus santos sobrinos. Este martirio no le desalentó, sino que le reafirmó en su misión, que completó con éxito sobre 1030, cuando entró al cielo. Fue enterrado en la catedral de Växjö y canonizado por el papa Pascual II en 1155. Durante la persecución de los herejes luteranos hacia los católicos en el siglo XVI, sus reliquias fueron destruidas.


Fuente:
-"Vidas de los Santos". Tomo II. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.


A 15 de febrero además se celebra a
Santos Faustino y Jovita de Brescia, mártires.
San Claudio de La Colombière, presbítero jesuita.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Dinero para otros, pobreza para él.

San Abraham de Haran, ermitaño y obispo. 14 de febrero.

Sabemos de él gracias a Teodoreto, que hace una descripción de su vida, basándose en los testimonios de monjes que le conocieron.

Abraham nació a mediados del siglo IV y fue ermitaño casi desde niño. Vivía austeramente, ayunando casi siempre y en constante oración. Permanecía días enteros en pie o de rodillas, sin dormir, para no caer en la pereza, y otras excentricidades. Pero un día comprendió que así solo se haría daño y no lograría edificar a nadie, así que decidió hacerse un predicador del Evangelio y vivir entre las personas.

Se mudó a Haram, la tierra de su tocayo el Patriarca San Abraham (19 de octubre) y por medio de un supuesto negocio de frutos secos y frutas, comenzó a predicar a Cristo a la gente. Ya no eran tiempos de persecución, pero muchos aún eran hostiles al cristianismo, por lo que en una ocasión le tomaron y le arrojaron desde el tejado de una casa. Pero he aquí que en una ocasión los funcionarios fiscales aparecieron en la aldea exigiendo el pago de un impuesto exorbitado. Los habitantes del pueblo estaban todos temerosos, pero Abraham consiguió un préstamo de un noble que le admiraba, pagó el impuesto y desde entonces, como no, todos le quisieron. Ya lo dice el dicho: "poderoso caballero es Don Dinero".

Al poco tiempo falleció el obispo y Abraham fue elegido por todos para ocupar la sede, pero a pesar de ello, siguió viviendo pobre y austeramente, como un eremita. Subió al empíreo sobre 422.


A 14 de febrero además se celebra a
San Valentín de Terni, obispo y mártir.
San Valentín de Roma, presbítero y mártir.

El Culto y Patronazgo de Santa Noburga en el Chiloé del siglo XVII.

El Culto y Patronazgo de Santa Noburga en el Chiloé del siglo XVII. Resulta para muchas personas anecdótico el hecho de que una Santa tirole...