Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

miércoles, 23 de agosto de 2017

De ciego a portador de Luz.

San Cedon de Aix, obispo. 23 de agosto.

San Cedon y compañía.
Aunque ciertamente, existió un prelado llamado Cedon o Sidonio, la leyenda provenzal de Santa María Magdalena (22 de julio, 4 de mayo, traslación de las reliquias, y 5 de mayo en la Iglesia Oriental) ha tejido una trama tan espesa que el Cedon original ha perdido color y forma para convertirse en un cuento de hadas. Es uno más de los "santos en la máquina del tiempo".

Según la leyenda, Cedon fue el el ciego de nacimiento del que se habla en el Evangelio de San Juan, capítulo 9, y que fue sanado por Jesús. Luego de sana su visión, sanó su alma convirtiéndose y siendo discípulo de Cristo. Luego de la Ascensión, como cuenta la leyenda, partir los discípulos, y arreciar la persecución contra los cristianos, María Magdalena con su hermanos San Lázaro (29 de julio y 17 de diciembre) y Santa Marta (29 de julio), San Maximino (8 de junio), Santas Sara y Marcela (criadas de la familia. 28 de julio), Santa María Salomé (22 de octubre y 5 de mayo), Santa María la de Cleofás (9 y 11 de abril y 5 y 25 de mayo) y nuestro santo, se trasladaría a la Provenza, entre los años 42-43. Más que trasladarse, les llevaron, pues fueron metidos en un buque sin velas, ni remos ni timón y abandonados en el mar, llegaron hasta Marsella, desde donde fueron a Aix.

San Maximino fue el primer obispo de la región, y allí habría construido y consagrado una pequeña capilla dedicada al Salvador, en cuyo altar pondría reliquias del Santo Sepulcro de Cristo. Cedon le acompañaba en sus predicaciones, convirtiendo a muchos a Cristo. A la muerte de Maximino, Cedon ocupó su lugar frente a la sede. Luego de una intensa labor apostólica habría muerto a finales del siglo I. La leyenda dice que fue sepultado en la santa cueva de la Magdalena. Esta cueva alcanzó su gran esplendor devocional a partir del siglo XIII, cuando Carlos de Anjou, hermano de San Luis de Francia (25 de agosto) tomó poder del territorio de Provenza y el 12 de diciembre de 1279 se publicó el hallazgo de las reliquias de la Magdalena, Maximino, Marcela, Sara y Cedon, cuyas tumbas están en la cripta.


A 23 de agosto además se celebra a
Santa Ebba de Coldingham, abadesa.
Santos Claudio, Asterio y Neón, mártires.

martes, 22 de agosto de 2017

Tres veces flagelado.

San Timoteo, mártir. 22 de agosto.

Cristo corona a Sixto y a Timoteo.
Poco es lo que se sabe de este santo antiguo, pero su culto está perfectamente fundamentado ya en el siglo IV. Timoteo fue un hombre noble, versado en las Escrituras que era originario de Antioquía, llegó a Roma gobernando el papa San Melquíades (10 de diciembre) y se hospedó en casa de San Silvestre (31 de diciembre), quien luego sería papa. Timoteo predicó el Evangelio públicamente durante un año, y por esa causa fue apresado por orden del prefecto Tarquino. Aunque con Melquíades comenzó el cristianismo a tener paz, aún hubo algunos mártires, aunque no persecuciones como tal, y ese fue el caso de nuestro santo.

Tarquino le interrogó e intentó que apostatara, pero como no lo logró, mandó fuera azotado públicamente. Así por tres veces: interrogatorio y flagelación. También fue puesto Timoteo en el ecúleo, pero no pudieron separarlo de Cristo. Para terminar con él, fue decapitado, el 22 de agosto de 311. La leyenda dice que Silvestre llevó el cuerpo a ser enterrado en un huerto en la Vía Ostiense, muy cerca del sepulcro de San Pablo. Este huerto pertenecía a una noble viuda llamada Teodora. Con la paz de San Constantino (21 de mayo), el mismo Silvestre trasladaría el cuerpo de San Timoteo a la primitiva basílica de San Pablo, en 324. Esta traslación, documentada, y un antiguo relieve del siglo IV en el que aparece siendo coronado por Cristo, junto a San Sixto II (7 de agosto), avala su existencia.


Fuente:
-"Año cristiano o Ejercicios devotos para todos los días del año". Agosto. JEAN CROISSET. S.I. Barcelona, 1863.


A 22 de agosto además se celebra a
San Hipólito, obispo y mártir.
Beato Bernardo de Offida, religioso capuchino.

lunes, 21 de agosto de 2017

San Leoncio "el Viejo".

San Leoncio de Burdeos "el Viejo", obispo. 21 de agosto.

Fue noble de nacimiento, es lo poco que se conoce de sus años jóvenes. Sobre 520 fue elegido obispo de Burdeos, y antes de ser consagrado dio todos sus bienes para el socorro de los pobres y enfermos. Como obispo se sabe que fue celoso del culto, que construyó una nueva catedral y que promovió obras públicas en la ciudad. En 540 estuvo presente en el IV Concilio de Orleáns. Falleció en 541, le sucedió su sobrino San Leoncio II (11 de julio), al cual él mismo había ordenado presbítero y casado con Santa Placidina (11 de julio). San Venancio Fortunato (14 de diciembre) escribió su epitafio, en el cual alaba a Leoncio como consuelo de los pobres y las viudas.


Fuente:
"Vies des pères, des martyrs, et des autres principaux saints". Tomo XI. ABBÉ GODESCARD. Toulouse, 1808.


A 21 de agosto además se celebra a
Santos Lussorio, Cesello y Camerino, mártires.
Santos Bonoso y Maximiano, soldados mártires.

domingo, 20 de agosto de 2017

El iniciador de la Devotio Moderna.

Beato Gerardo "el Grande", fundador. 20 de agosto.

Nació a inicios del siglo XIV, y su padre era el alcalde de Deventer. Estudió en los mejores colegios y Universidades del momento: París, Orleans, Praga o Colonia. Y en algunas de estas ejerció como maestro de Filosofía o Teología.

En su vida espiritual Gerardo fue tomándose en serio el asunto de la santidad y comenzó a frecuentar más los sacramentos, a dirigirse espiritualmente, hacer más oración y caridad. En un momento pensó unirse a los cartujos, cuya austeridad le llamaba la atención, pero finalmente optó por otro estilo de vida, menos retirado. Renunció a sus pingües beneficios como canónigo, vendió sus propiedades en favor de los pobres y se instaló en una pequeña casa junto a otros presbíteros y seglares que querían cultivar su vida espiritual en el mundo. Se dedicaban a la oración y el trabajo, llegando a ser especialistas en la publicación de libros espirituales. Algunos fueron escritos por Gerardo o por alguno de sus compañeros. Los presbíteros algunos vivían en comunidad, otros no, y los casados continuaban su vida marital, perfeccionándose en medio de sus oficios y familias. Suiza y Alemania fueron los puntos neurálgicos del nuevo movimiento, que se fue extendiendo paulatinamente por Flandes e Inglaterra fundamentalmente. Ilustres seguidoras de este movimiento fue la Beata Gertrudis "la Oriental" (6 de enero).

También tuvieron escuelas latinas, a cargo de Hermanos con votos. Se formaba a los sacerdotes o seglares en Artes, Ciencias y Teología, pero sobre todo, se cultivaba la vida espiritual, y se buscaba la santidad, que no era cosa de religiosos, sino de todos, según se enseñaba. En estos círculos nace la llamada "Devotio Moderna", un movimiento espiritual propio de los seglares o beatas que no tenían votos, rezaban y leían la Escritura en su lengua propia y no usaban el latín. La oración no estaba limitada al culto público y la Eucaristía, sino que fomentaba la oración personal, la 'lectio' divina y la meditación personal. La "Imitación de Cristo" del Beato Tomás de Kempis (25 de julio) es una de las obras cumbres de este movimiento.

Gerardo murió de peste, contagiado atendiendo a los enfermos, en Deventer, el 20 de agosto de 1384 y le sucedió al frente de su movimiento espiritual el Beato Florencio de Deventer (24 de marzo). Nunca ha sido beatificado ni canonizado, pero suele llamársele "Beato" o "Venerable", según.


Fuente:
-"Devotio Moderna. Basic writings". JOHN H. VAN ENGEN. New Jersey.


A 20 de agosto además se celebra a
San Oswin de Northumbria, rey y mártir.
San Rönvald de Orkney, conde y mártir.

sábado, 19 de agosto de 2017

Apóstol de los Sagrados Corazones.

San Juan Eudes, presbítero fundador. 19 de agosto.

Nació en Ri, Normandía, el 14 de noviembre de 1601, luego que sus padres tuvieran durante años un matrimonio sin hijos. Hicieron una peregrinación para pedirle a la Santísima Virgen un hijo, y antes de un año nació Juan. Y otros cuatro hijos vendrían tras él.

Fue un niño piadoso, aplicado a los estudios y querido por sus amigos. A los 14 años entró a la Seminario del Oratorio, dirigido por el cardenal Berulle, uno de los prelados más influyentes del siglo XVII. Berulle le tuvo siempre gran afecto a su discípulo y luego protegido. Apenas ordenado sacerdote, Berulle le destinó a las misiones populares. Eudes fue un gran predicador, con lenguaje claro y simple explicaba las verdades de fe al pueblo. Promovía las devociones, la asistencia a misa dominical, confesaba durante horas y erigía asociaciones piadosas. Juan Eudes conservó un estilo de misión y quiso que perdurara, por lo cual fundó cinco seminarios para la formación sacerdotal. Luego fundó la Congregación de Jesús y María para la formación del clero y las misiones populares. Además, para atender a las mujeres que querían dejar la prostitución y no tenían medios, fundó la Comunidad de las Hermanas de Nuestra Señora del Refugio, que es el origen de las actuales Religiosas del Buen Pastor.

Fue nuestro santo un celoso promotor del culto a los Corazones de Jesús y María, como remedio a los vicios y los males sociales. Escribió libros y artículos sobre la devoción a los Sagrados Corazones, sobre la formación del clero, la vida moral y espiritual. Esta devoción a los Corazones de Jesús y María le trajo muchas incomprensiones, pues se le tildaba de sentimentalista, sobre todo por parte de los jansenistas, enemigos de tal devoción. Pero el santo la presentó tan cabalmente, que logró que se le autorizara la celebración en sus seminarios de la liturgia del Inmaculado Corazón de María como colofón al mes de mayo, tradicionalmente consagrado a la Santísima Virgen. Pero la aprobación definitiva para toda la Iglesia no llegaría hasta 1944, quedando fijada en la Octava de la Asunción. Desde 1970 se celebra el sábado posterior al Corazón de Jesús.

Fue un gran amador de la Santísima Virgen, de la que recibió la especial gracia de los desposorios místicos, en los cuales un ángel unió su mano a la de la Virgen Santísima, poniendo un anillo en sus manos. Una experiencia parecida se lee del premonstratense San Hermann José de Steinfeld (7 de abril y 24 de mayo, traslación de las reliquias), de San Roberto de Molesmes (17 de abril y 26 de enero), de San Edmundo de Canterbury (16 de noviembre), o el Beato Alain de la Roche (8 de septiembre). En el caso de nuestro Juan Eudes, que llegó a llamar a María "esposa de los sacerdotes", él mismo se obligaría a servirla bajo contrato matrimonial. 

San Juan Eudes murió el 19 de agosto de 1680 y fue beatificado el 25 de abril de 1908 por el papa San Pio X, que le llamó “apóstol del Sagrado Corazón”. Fue canonizado en 1925, el 31 de mayo, memoria del Corazón de María, por el papa Pio XI.


A 19 de agosto además se celebra a
San Mariano de Bourges, confesor.
San Andrés el Stratelates, y compañeros mártires.

viernes, 18 de agosto de 2017

Un niño mártir, abogado contra los cólicos.

Pregunta: quisiera saber un poco mas de San Agapito Preneste, y si alguien pudiera compartir conmigo la imagen de este niño santo, ya que para nosotros ha sido una gran fuente de fe y esperanza, gracias.

San Agapito.
Iglesia de
Vliermaal.
Respuesta: Como me gusta hacer, primero veremos que cuenta la leyenda y después, que es lo que se sabe realmente de este mártir y su culto: 

San Agapito de Præneste, niño mártir. 18 de agosto.
La leyenda, escrita 600 años de su muerte y por tanto sin valor histórico alguno, dice que Agapito fue un niño romano, hijo de padres nobles, de una familia cristiana desde mucho tiempo, y bautizada por el mismo San Pedro. Desde niño fue piadoso, austero y amable con todos. El emperador Aureliano comenzó una cruda persecución y muchos cristianos huyeron, pero Agapito fue detenido y, al no ocultar que era cristiano y negarse a sacrificar a los dioses, fue juzgado por el juez Antíoco, y condenado a suplicios hasta que apostatase de la fe. Atormentado con castigos, fue metido en una mazmorra, donde Dios le consoló y sanó sus llagas. Llevado ante el tribunal de nuevo, fue colgado cabeza abajo y le pusieron carbones encendidos muy cerca del rostro, a lo que el niño dijo "¿tan sólo sabes hacerme un poco de humo?". La gente, al ver su entereza gritaba "Creemos en el Dios de Agapito", y querían ser también cristianos y mártires.

Ante esto fue dejado colgado para que las fieras lo devoraran, pero un ángel bajó del cielo para desatarlo y curar sus heridas. Al ver esto, el soldado Anastasio (17 de agosto) se convierte y proclama su fe, por lo que es encadenado y decapitado. No contento con tan portento, el juez ordena que Agapito sea tendido en el potro y le echen agua caliente en el vientre, al hacerlo Agapito ríe y dice: "Qué hacéis, les han dicho agua hirviendo, y ésta es muy agradable". Al no conseguir su apostasía, fue arrojado a las fieras, pero estas no solo no le hacen daño, sino que le lamen los pies. Ante esto y el miedo a la gente, que clama al Dios cristiano, el emperador ordena que sea trasladado a Præneste desde Roma y allí le atravesaron el pecho con una espada; consumando así, por fin, su inmolación.

Además de lo fantasioso de los milagros, martirios y demás, ya es bastante increíble que sea trasladado de Roma a otra ciudad solo para matarle. Las actas intentan darle prestigio a un mártir local, poniéndolo nacido en Roma y de una familia convertida por San Pedro, sólo eso; pero su existencia está demostrada por las antiguas referencias a su martirio. Los Sacramentarios Gregoriano y Gelasiano, y los martirologios pseudojerominiano, y romano, todos los cuales marcan su martirio a 18 de agosto de 274. La Basílica que custodiaba gran parte de sus reliquias fue construida por San Constantino (21 de mayo) al ser halladas por un milagro. De esta basílica solo quedan ruinas hoy y fueron descubiertas en unas excavaciones en 1864. Estas reliquias fueron trasladadas a Palestrina posiblemente en el siglo V, porque el papa San Félix III (1 de marzo) dedicó a su nombre una iglesia en esta ciudad. Posteriormente, en fecha incierta, se trasladaron a la catedral y desde aquí, una parte fue trasladada a Tongrineve, Bélgica, país donde se le tuvo y aún queda, devoción. Hay otra referencia confusa, puesto que en el 445 el obispo de Besançon peregrinó a Roma y regresó a su casa con la cabeza del santo mártir trajo a casa y le dedicó un altar en la iglesia de San Pedro de Besançon, desde donde serían trasladada a la iglesia de San Juan, en la misma ciudad (tal vez sea una cabeza falsa). Y también se documentan reliquias suyas en Bolonia, en el siglo IX y también en Kremsmünster, Austria.

Martirio del santo niño.
Es patrón de la ciudad de Palestrina, la antigua Præneste. En Tongrineve acuden las madres con sus niños enfermos para pedir por ellos. Es protector contra los cólicos abdominales (por lo del agua caliente en la panza). Se le representa suspendido sobre una hoguera con la cabeza hacia abajo, con uno o más leones con carbones encendidos, con una palma y corona.



Fuentes:
-"Vidas de los Santos. Tomo IX. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.
-"Año cristiano o Ejercicios devotos para todos los días del año". Agosto. P. Jean CROISSET . S.J. Barcelona, 1856.


A 18 de agosto además se celebra a
Beato Manés de Guzmán, presbítero dominico.
Beata Hortolana de Asís, viuda y religiosa.

jueves, 17 de agosto de 2017

Sobre las aguas y con cargas, todo por Cristo.

San Jacinto de Polonia, presbítero dominico. 17 de agosto.

La Vestición de San Jacinto.
Santa Sabina, Roma.
Nació Jacinto en 1185, y su padre fue Eustace, el piadoso conde de Korski. Su hermano mayor fue San Ceslao (15 de julio), también dominico. De su infancia se desconoce casi todo, salvo que fue muy piadoso y aplicado, como suele decirse de los santos. Estudió en la Universidad de Bolonia, donde se doctoró en Derecho y en Teología. 

Cuando terminó los estudios, su obispo le dio una canonjía con pingües beneficios y le tomó como consejero y administrador de la diócesis. A pesar de tantas tareas, Jacinto siempre buscaba momentos para la oración y la caridad, la cual llevaba a cabo con casi toda la totalidad de los varios salarios que recibía. En 1217 murió su obispo, y fue elegido para la sede, el tío del santo, Ivo de Korski, que era Canciller del reino de Polonia. Quiso el nuevo obispo ir a Roma para recibir del mismo papa la confirmación de su nombramiento. Además, como debía resolver algunos problemas administrativos de la sede, se llevó a Jacinto, administrador de la diócesis, como habíamos dicho. En 1218 llegaron a Roma, donde encontraron al gran Padre Santo Domingo (8 de agosto; 24 de mayo, traslación de las reliquias, y 15 de septiembre "santo Domingo in Soriano"), al que ya conocían de oídas, por su labor apostólica. 

Ivo pidió al santo fundador que enviara algunos religiosos a su sede, para que le ayudasen con la evangelización de Polonia y Bohemia. Santo Domingo le replicó "cumpliría vuestros deseos si me dierais algunos de los eclesiásticos que os acompañan. Yo les daría el hábito y la profesión, y les instruiría en nuestro modo de vida. Así volverían con Vuestra Excelencia y podrían fundar conventos en Polonia". Lo comunicó el obispo a sus clérigos acompañantes y los cuatro sacerdotes le respondieron afirmativamente. Eran nuestro Santo, su hermano Ceslao, y los presbíteros Hermán y Enrique. Los cuatro jóvenes tomaron el hábito en el convento de Santa Sabina, hicieron su noviciado y a los 6 meses profesaron como religiosos predicadores. 

San Jacinto resucita a una joven.
Una vez profesos, regresaron a Polonia a pie y sosteniéndose de limosnas, a la par que predicaban por los pueblos que atravesaban. En Friesing fundaron un convento, donde pronto tuvieron candidatos a ser frailes dominicos. Algunos eran ya eclesiásticos, y otros eran jóvenes que se formaban en la Universidad. Cuando el convento estuvo establecido sólidamente, Jacinto continuó su viaje a Polonia, pasando por Austria, Moravia y Silesia, y dejando buen olor a Cristo por donde pasaba, por su encendida predicación y milagros. Numerosas conversiones obraba por su palabra y ejemplo. Fundó un convento en Cracovia, junto a la iglesia de la Santísima Trinidad, donde se vivía en pobreza y acción apostólica constante. En un año ya tenía más de 30 novicios que se formaban como futuros predicadores para aquellos reinos. Desde allí partió San Ceslao a fundar en el reino de Bohemia. 

También se fundó en Sandomira y en Moravia, donde el santo realizó un conocido milagro: animado por el celo apostólico de llevar el Evangelio a los de Wisgrado, al ver el río Vístula crecido, los puentes rotos y los barqueros negados a cruzar a nadie, Jacinto invocó a Cristo y puso un pie sobre las aguas. Y así, sin miedo, atravesó las aguas. Al llegar al otro lado, al ver que los 3 religiosos que le acompañaban se habían quedado en la otra orilla, se despojó de su capa, la puso sobre las aguas, animándoles a subir sobre ella. Confiaron en él los tres religiosos y subieron sobre la capa, que se deslizó sobre las aguas y pasaron el río.

En Prusia también predicó el santo, convirtiendo a muchos que practicaban el ocultismo. Sanó a varios enfermos y expulsó demonios en nombre de Jesucristo. Edificó un convento en Pomerania, en un lugar solitario que el Duque se negaba a darle por eso mismo, ser un lugar inhóspito. Pero el santo le predijo que una ciudad surgiría en torno al convento, y así mismo fue, pues en 1297 se fundaría allí la ciudad de Gdansk. En 1231 el papa Gregorio IX expidió un Breve en el que felicitaba a los reyes y misioneros que habían evangelizado Polonia, especialmente a los dominicos por su obra de predicación. También predicó San Jacinto en Dinamarca, Suecia o Noruega, con el Evangelio y el rosario en la mano. Los viajes y el cansancio de estos nunca atenuaron su penitencia, ayuno y mortificaciones. No se detenía aunque lloviera o hiciera frío. 

La llamada Rusia Negra, la actual Ucrania, también fue sitio de sus desvelos. Habitaban allí pocos católicos, tan abandonados que ni tenían una iglesia para ir a misa. Aunque no pudo convertir a la Iglesia de Roma al príncipe Valdomir, al menos logró que le dejase organizar a los católicos y predicarles públicamente. De esta acción salió la conversión de musulmanes, paganos y de muchos que practicaban la fe ortodoxa, que volvieron a la Iglesia Romana. Para no dejarlos solos cuando se fuera, Jacinto edificó en Kiev un convento dominico, para que continuase desde allí la evangelización de la zona. Allí realizó otro milagro: Vio un día que junto al río Dniéper había gente que adoraban un ídolo bajo una encina, y como no tenía barca para cruzar, hizo la señal de la cruz y atravesó las aguas andando sobre estas. Los idólatras, viendo ese portento y escuchando su predicación, renunciaron a su superstición y quemaron el ídolo, confesando a Jesucristo.

San Jacinto salva
la imagen de María.
Todas estas conversiones ofendieron al duque Valdomir, ortodoxo e instigado por prelados rusos comenzó a perseguir a los dominicos y los conversos católicos. Jacinto le advirtió que por oponerse a la acción de Dios, grandes males podrían venir sobre sus dominios, pero Valdomir ni le hizo caso. Al poco tiempo las palabras del santo se cumplieron: los tártaros asolaron Kiev, entrando en ella y cometiendo numerosos desmanes y saqueando la ciudad. En este marco ocurrió un portento que ha configurado la iconografía de San Jacinto para siempre. Cuenta la leyenda que, entraban los tártaros por una puerta de la ciudad, los dominicos huían por otra. Llevaba nuestro santo el copón con las Sagradas Formas, pero al salir de la iglesia, una imagen de la Santísima Virgen que allí había habló al santo, diciéndole: "¿Te llevas a mi Hijo y me dejas a mi expuesta a la barbarie de mis enemigos?". Jacinto, constatando lo grande de la imagen (casi dos metros) y su peso, pues era de alabastro, se quejó a la Madre de Dios: "Señora, ¿cómo os podré llevar si sois tan pesada". "Haz la prueba" – le respondió la Señora – "y confía en mi". Entonces Jacinto tomó la imagen, que perdió su peso, y llevándola, la salvó de una segura profanación. A este milagro se suma el que, otra vez, cruzaron Jacinto y sus religiosos las aguas a pie enjuto. Esta imagen de la Santísima Virgen aún se venera en Polonia.

Luego de este percance, el santo continuó su predicación por toda Polonia. En 1241 entró en Cracovia, luego de 20 años de trabajos apostólicos. En 1243 volvió a predicar en los países nórdicos, Prusia y Rusia. Predicó a los terribles cumanos, como había querido Santo Domingo, y grandes peligros pasó, pero con la ayuda de Dios salió adelante. Hasta el Tíbet y en la antigua Catay predicó San Jacinto, según consta en sus procesos de canonización. Se dice que el santo caminó como si hubiera dado tres vueltas alrededor de la Tierra. De China volvió por Rusia, convirtiendo a los príncipes Carlomán y Salomé, siempre según la leyenda, pues no hay rastro histórico de estos apostolados lejanos. Luego pasó a Lituania, fundando un convento en Vilna, que sería cuna de numerosos apóstoles. 

En 1255, teniendo el santo ya 70 años, volvió Jacinto a Cracovia para prepararse al encuentro definitivo con el Señor. El rey Boleslao V y la reina Cunegunda le visitaban frecuentemente para edificarse y pedir consejo. Varios portentos obró el santo en Cracovia en estos últimos años. Como hacer brotar de nuevo un trigo destrozado por el granizo, dar la vista a dos niños ciegos de nacimiento, o resucitar a un joven ahogado. Alcanzó el santo a celebrar la canonización de Santo Domingo, cuya fiesta, a 5 de agosto en aquellos tiempos, celebraba por todo lo alto en Cracovia. 

Sepulcro de San Jacinto. Cracovia.
El 5 de agosto de 1257 Jacinto pidió a su Santo Fundador le alcanzara de Dios el entrar pronto al cielo, y la leyenda cuenta que el santo se le apareció y le reveló que la fiesta de la Asunción de la Virgen la celebraría en el cielo. Ese mismo día, 5 de agosto, comenzó a padecer fiebres que le hacían difícil decir misa o ir al coro. El día 14 quedó postrado, bendijo a todos sus religiosos y les alentó a ser fieles a los principios de Santo Domingo, a mantener la pureza y la pobreza, y a nunca dejar de predicar el Evangelio a hora y deshora. Se confesó y comulgó, recibió la Extremaunción y entró en una callada agonía. Luego dijo "En tus manos encomiendo mi espíritu", y dulcemente dejó este mundo, el 15 de agosto de 1257. La premonstratense Beata Bronislava (29 de agosto), tuvo la visión de la entrada del alma de San Jacinto al cielo en medio de un sendero de luces que bajaba desde el cielo hasta el convento dominico, y que la Santísima Virgen y San Estanislao (11 de abril) bajaban del cielo para llevar al santo al cielo. Mientras, los ángeles cantaban "¡O mihi cum Hyacintho ad montem mirrhae et ad collem thuris!"

Numerosos milagros se produjeron junto a su sepulcro, y más allá, donde le habían conocido y le invocaban como a santo. El papa Clemente VII permirió su culto en 1527, concediendo la celebración de su memoria a Polonia y a la Orden de Predicadores. Clemente VIII le canonizó el 17 de abril de 1594, y Urbano VIII elevó su memoria a fiesta para la Orden, en 1625.


Fuentes:
-"Santos, Bienaventurados, Venerables de la Orden de los Predicadores". Volumen Primero. FR. PAULINO ALVAREZ. O.P. Almería, 1919.
-"Sacro Diario Dominicano". FR. FRANCISCO VIDAL. O.P. Valencia, 1747.


A 17 de agosto además se celebra a
San Mamés, mártir.
Beato Ángel Agustín Mazinghi, presbítero carmelita.

miércoles, 16 de agosto de 2017

El diablo de cabalgadura y de mensajero.

San Teodoro de Octodurum, obispo. 16 de agosto y 4 de septiembre, traslación de las reliquias.


Sobre sus orígenes nada se sabe, sino que le hallamos elegido como obispo de Octodurum (hoy Martigny) en 379. En 381 participó en el Sínodo de Aquileia, convocado por Graciano para, entre otras cosas, condenar el arrianismo. En 390 estuvo en el Sínodo de Milán, del lado de San Ambrosio (4 y 5 de abril, muerte y entierro; 7 de diciembre, consagración episcopal).

Pero la obra más conocida del santo fue la Invención de las reliquias de San Mauricio y los mártires de la Legión Tebana (22 de septiembre). San Euquerio de Lyon (16 de noviembre), escribe en el siglo V una carta al obispo Salvio de Octodurum, donde le cuenta la historia del martirio "habiéndola tomado de los autores fidedignos, de aquellos mismos que me han asegurado haberla aprendido del santo hombre Isaac, obispo de Ginebra, a quien el bienaventurado obispo de Sión, Teodoro, había hecho la relación". Isaac murió en 441 y Salvio en 448, así que la carta tuvo que ser escrita en esta fecha. El Teodoro mencionado es el nuestro y la Sión que se menciona es la actual Sitten, de la cual Teodoro también fue obispo. La carta de Euquerio termina narrando algunos milagros que ocurrieron durante la construcción de la basílica de Agaune que hizo construir Teodoro, luego de haber tenido una supuesta revelación del sitio en que reposaban los cuerpos de todos los mártires.

Fuera de este hecho, lo que además nos ha llegado de Teodoro son algunas leyendas. La más conocida y que ha pasado a su iconografía cuenta que estando de camino a Roma, unos diablos le contaron que el papa era tentado por Satanás y que perdería la pelea, haciéndose el diablo con el gobierno de la Iglesia. Teodoro entonces ató a uno de los demonios y subido a su lomo e invocando el nombre de Jesús, hizo que el demonio le llevase a Roma. Allí conjuró al demonio, que tuvo que abandonar al papa. En agradecimiento, el papa San Siricio (26 de noviembre), le regaló a Teodoro una bella campana, que, como pesaba mucho, Teodoro hizo que el diablo le llevara hasta su catedral. Otros milagros narran que una cosecha de uva quedó destrozada por el granizo y, a pesar de haber poca utilizable, el santo ordenó prensarlas, y se llenaron cientos de barriles. Otro milagro cuenta que resucitó a un niño ahogado.


Restos de la primera basílica
edificada por el santo.
El santo murió a inicios del siglo V. Su culto creció en el medievo, a la par del culto de San Mauricio. La leyenda de las uvas le hizo patrono de los viticultores, y la de la campana, patrono de los fundidores y relojeros, eso ya en el siglo XVI. Sus reliquias fueron trasladadas a Sitten en el siglo VI, y elevadas en el siglo XI, pero la mayor parte se perdieron en un incendio en el siglo XV. Otras reliquias que se habían trasladado a Lyon, desaparecieron en 1798, cuando la Revolución Francesa.

También se le conoce como Teódulo o Joder.


Fuentes:
-"Las verdaderas actas de los mártires". TEODORICO RUINART. Madrid, 1776.
-"Vidas de los Santos. Tomo IX. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.
-https://www.heiligenlexikon.de


A 16 de agosto además se celebra a
Santa Triaise de Poitiers, virgen reclusa.
San Roque de Montpellier, terciario franciscano.

lunes, 14 de agosto de 2017

Asaeteado, y bien asaeteado.

San Marcelo de Apamea, obispo y mártir. 14 de agosto.

Restos de un templo romano en Apamea.
Su historia nos es dada por Teodoreto y Sozomeno, en sus adiciones a la "Historia Eclesiástica". Se enmarca en el reinado de San Teodosio I (17 de enero), el cual publicó un edicto según el cual todos los templos paganos debían ser destruidos. El Edicto además prohibía todos los sacrificios paganos y así establecía una multa para todos aquellos funcionarios públicos que entraran a los templos que aún estuvieran en pie. Y la cosa llegaría a más, pues en 392 se implementaría la pena de muerte y la confiscación de los bienes para todos aquellos que practicaran la idolatría y los sacrificios de animales. Lamentablemente, el tiempo de persecución había hecho mucha mella en los cristianos como para que se abstuvieran de destruir los templos paganos, vestigio de la época de tormentos y persecusiones. El amor por el arte, y la belleza como parte del culto cristiano tardarían en llegar, lamentablemente. Por todo el imperio se comenzó una progresiva destrucción de edificios sagrados, algunos espectaculares y otros mediocres.

Cuando Teodosio publicó su edicto contra la idolatría, el obispo de Apamea de Siria, era nuestro Marcelo. El prefecto imperial de Oriente se dirigió a Apamea, para hacer cumplir las órdenes del emperador, llevando consigo un cuerpo de soldados. El prefecto estaba decidido a demoler el gran templo de Júpiter, cuyas ruinas aún dejan ver su singular belleza. Pero le fue imposible hacerlo, debido a la firmeza y la solidez de la estructura. Los arietes y las bolas de plomo no podían contra el edificio. Casi desistía, cuando al día siguiente apareció un hombre que se comprometía a demoler él solo el templo, pero debían pagarle el doble, como si fueran dos trabajadores. El obispo Marcelo se comprometió a pagar la suma. Según Zosomeno, que lamenta la destrucción, el hombre cavó alrededor de 3 de las 16 columnas del templo, e incendió la estructura de madera que rodeaba la argamasa que sostenía los pilares. La argamasa recalentada se desmoronó y con ello cayeron las 3 columnas, arrastrando tras de sí otras partes del templo.

Luego de este templo, Marcelo la emprendió contra un templo que había en Aulone, un distrito de Apamea. Pero los habitantes del lugar, fueran paganos o simplemente no querían se destruyera el edificio, se enfrentaron con flechas con los soldados que llevaba el obispo. Este se hallaba en una zona apartada, fuera de la refriega, pero fue visto por los defensores del templo, que se precipitaron sobre él y, luego de asaetearlo, le quemaron vivo. Los agresores fueron aprendidos y los hijos de Marcelo pretendían vengarse, pero el prefecto lo impidió, alegando que era un mártir y como tal sus parientes debían alegrarse a causa de su muerte y victoria.

El martirologio romano no recoge su memoria, y me alegro, pues destruir arte sacro, sea de quien sea, es un horror y una barbaridad. La Iglesia Copta y la Griega celebran su memoria a día de hoy.


Fuente:
-"Vidas de los Santos". Tomo IX. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1914.


A 14 de agosto además se celebra a
Santa Atanasia de Aegina, abadesa.
San Eusebio de Roma, presbítero mártir.

domingo, 13 de agosto de 2017

No temáis a reyes, sino al Rey de reyes.

Santa Radegundis de Poitiers, reina y abadesa. 13 de agosto y 28 de febrero (el milagro del grano).

Radegundis reniega de todo lujo.
Fue hija del rey Berthar de Turingia y nació alrededor de 518. Cuando Radegundis tenía 18 años su padre su asesinado por su hermano Hemfred, al servicio de los francos. Ella y su hermano pequeño fueron llevados a Francia, y Radegundis quedó bajo la protección de Ingunda, mujer de Clotario. Cuando Radegundis tenía 24 años, Ingundis murió y el rey Clotario I la obligó a casarse con él, bajo pretexto de la paz, pero en realidad lo que resultó fue un constante peligro para su vida y la de su hermano. Intentó escapar, pero fue atrapada y finalmente los casó San Medardo (8 de mayo) en Soissons. Radegundis se consolaba en la oración y la caridad. Su marido le reprochaba constantemente su austeridad y su escaso cuidado en el vestido y arreglos, pero ella prefería vivir pobremente, sin halajas ni vestidos costosos.

Y un buen día se fue a Saix, donde se estableció junto a la iglesia, dedicándose a orar, atender enfermos y a trabajar para ganar su sustento. No hay que extrañar que Radegundis dejase a Clotario, que fue capaz de quemar vivos a sus hijos y nietos. Clotario la reclamaba una y otra vez junto a sí. En una ocasión, fue a tomarla por si mismo, y Radegundis al saberlo, huyó a Poitiers. La leyenda cuenta que al pasar por un campo vio a un agricultor trabajando y le dijo "Si alguien te pregunta si has visto pasar a la reina, le dirás que no has visto a nadie desde sembraste el campo", y se metió en el campo. Inmediatamente el avena comenzó a crecer y de tal modo que la cubrió completamente. Al poco tiempo llegó Clotario y preguntó al campesino si había visto pasar a Radegundis, y este respondió lo acordado. Entonces Clotario, viendo la plantación crecida, pensó que por lo menos no había pasado por allí sino hacía tres o cuatro meses, y se dio la vuelta, resignado. En este campo se construyó una iglesia y monasterio que celebran este milagro a 28 de febrero.

Radegundis se estableció en Poitiers, viviendo una vida recogida. En 555 cuando Clotario asesinó a su hermano, ella se fue a Noyon donde pidió el velo y la consagración como diaconisa a San Medardo. Este no quiso hacerlo, pues él mismo la había casado con el terrible rey Clotario. Y por otro lado, esta consagración ya solo había quedado para las mujeres de los presbíteros cuando estos eran nombrados obispos. Pero la reina espetó "temes más a un rey, que al Rey de reyes", amenazándole con que tendría que dar cuentas a Dios por ello. Eso y la influencia de San Germán de París (28 de mayo) hicieron que Medardo se decidiera a consagrarla diaconisa. Radegundis entonces entró en la comunidad monástica de Santa Cesárea (11 y 12 de enero), un monasterio muy avanzado para su tiempo: La Regla establecía que las religiosas debían trabajar en costura o lavado, o en la transcripción de libros, y con ello mantenerse. Debían estudiar al menos dos horas al día. La carne y otros alimentos caros estaban terminantemente prohibidos, salvo para las enfermas. El baño diario era obligatorio. Las vestiduras de la iglesia debían ser sin bordados ni trabajo fino alguno, así como los hábitos. No estaban sujetas a superior ni obispo alguno, salvo a la abadesa.

Venerado sepulcro de la santa.
Poitiers.
Allí vivió unos años más hasta que pudo fundar, ayudada por el obispo San Pient de Poitiers (13 de marzo), su propio monasterio en el que se viviría la misma Regla de Santa Cesárea, luego que el rey Justino II le regalara una reliquia de la Vera Cruz. Fue amiga y dirigida de San Venancio Fortunato (14 de diciembre) y de San Gregorio de Tours (17 de noviembre). Fue la abadesa durante años, hasta que renunció en manos de su amiga e hija espiritual la Beata Inés (13 de mayo). Radegundis falleció el 13 de agosto de 587. La leyenda dice que había pactado con San Junien (13 de agosto), que cada uno enviaría al otro un mensajero cuando muriera. Ambos fallecieron el mismo día, y los mensajeros se encontraron en Troussais, a mitad del camino. En el sitio se levantó una pequeña capilla que recuerda el hecho.

De su monasterio solo quedan hoy bellas ruinas. Es patrona de Poitiers y de Cambridge. Es abogada de los presos, los tejedores y alfareros, y los mudos. Se le invoca contra las erupciones de la piel, las úlceras y eczemas y la sarna.


Fuentes:

-"Historia general de la Iglesia. Tomo II". ANTOINE-HENRI BERAULT-BERCASTEL. Madrid, 1852.
-"Dix mille saints: dictionnaire hagiographique". A. SIGIER. 1991.
-"Vidas de los Santos". Tomo IX. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1914.


A 13 de agosto además se celebra a:
Beata Gertrudis de Altemberg, abadesa premonstratense.
Santas Centola y Elena de Burgos, mártires.

sábado, 12 de agosto de 2017

"¡También somos cristianos!" Y hasta el final.

Santos Aniceto y Focio de Bitinia, mártires. 12 de agosto.

Padecieron bajo la persecución de Diocleciano y algunas versiones les hacen hermanos, otras tío y sobrino. Poco se conoce de ellos, salvo escuetas Actas. Según estas, fueron apresados por ser cristianos y estuvieron en prisión tres años, condenados a trabajos en ocasiones, y en otras padeciendo aislamiento, sin que nadie se ocupara de juzgarles. Al cabo de estos tres años y pasando el emperador por Bitinia, Nicomedia, se le quiso ofrecer un espectáculo de juicio y condena de cristianos y se les sacó de la cárcel.

Fueron metidos en agua hirviendo, pero los santos salieron de ella invictos. Luego se les metió en un horno encendido, pero no padecieron hasta que ellos mismos suplicaron a Dios que les llevara a su reino, y expiraron. Entonces muchos que vieron tan prodigio, gritaron "¡también somos cristianos!" y todos fueron decapitados.


A 12 de agosto además se celebra a
Beato Isidoro Bankaja, mártir.
San Alejandro "el Carbonero", obispo.

jueves, 10 de agosto de 2017

El que "ama a Deus".

Beato Amadeo de Portugal, franciscano fundador. 10 de agosto.

Su nombre de pila fue Juan, y nació sobre 1420 en Portugal, y fue hijo de Pedro Meneses de Silva, y su hermana fue Santa Beatriz de Silva (16 de agosto), la fundadora de las Madres Concepcionistas. Sirvió de paje algunos años a la emperatriz Leonor de Portugal, y en la corte portuguesa contrajo matrimonio, aunque su esposa murió muy pronto, sin dejarle descendencia. Este revés se tradujo en la búsqueda de la santidad y la perfección por parte del joven. Acompañó a la emperatriz a Italia, y luego de este viaje, entró a la Orden Jerónima en el monasterio de Guadalupe. Profesó y fue un monje ejemplar, y pronto fue versado en las Escrituras. Sin embargo, buscando una vida más penitente y perfecta, en 1452 pasó a la Orden Franciscana, tomando el hábito en Úbeda, con el nombre de Amadeo. Allí también fue ordenado presbítero en 1459. Al parecer vivió un tiempo en Asís.

La Orden de San Francisco, como otras Órdenes en el siglo XV, necesitaba de una reforma y actualización. La peste se había cebado con muchos conventos y la disciplina religiosa había mermado en aras de la supervivencia. Entonces Amadeo se trasladó a Milán, donde fundó un convento franciscano en su primitivo fervor, pobreza y sencillez. Serían llamados los "amadeos", es evidente por qué. Sixto IV aprobó las normas de vida, y además, conociendo personalmente a Amadeo, quiso que fuera su confesor, pues admiraba muchísimo su santidad y ciencia. También lo tuvieron de confesor o consejero los reyes Fernando de Aragón y Luis XI de Francia, por lo que su vida transcurrió entre estos dos países, además de Italia y Portugal, predicando, exhortando y moviendo a muchos a conversión por su palabra y ejemplo. Además, fue escritor místico y teológico.

En 1480 regresó a Milán, a su amado convento primitivo, donde falleció santamente el 10 de agosto de 1482. Fue sepultado en la iglesia conventual, donde pronto comenzó su veneración. Es tradición que una fuente que hay en el convento fue bendecida por el Beato Amadeo, y de ella usan el agua los enfermos de fiebres. Su rama franciscana fue absorbida finalmente por los Frailes Menores en 1568, dejando de existir como frailes independientes, por obra de la reforma de San Pío V (30 de abril).


Fuente:
-"Diccionario de los Santos". JOHN J. DELANEY.  2005.


A 10 de agosto además se celebra a
San Erick de Dinamarca, "el peniques", rey.
Santa Plectrude de Colonia, reina.

miércoles, 9 de agosto de 2017

El taumaturgo de Celciacum.

San Ernée de Celciacum, abad, y compañeros. 9 de agosto.


Vivió en el siglo VI, en Auvernia, y muy joven salió de su casa, para vivir vida eremítica. Junto a sus amigos San Alneu y San Bohamad se establecieron en Passais. Allí vivieron en paz un tiempo, dedicados a la oración y el trabajo, hasta que su fama de hombres de Dios es hizo conocidos. Les visitó el rey Clotario mientras estaba en lucha con su hijo rebelde. Ernée quiso ofrecerles vino, pero tenían poco, solo el de misa, pero hizo una oración, y de una sola bota de vino, sació al rey y su corte. También predijo el santo al rey que ganaría aquella guerra contra su hijo, y con una resonante batalla, además. Clotario, agradecido, les donó las tierras donde se habían establecido, y un bosque para que pudieran cortar árboles y hacer un monasterio.

Otros milagros se cuentan de Ernée, como que estaba trabajando las tierras cuando una mujer fue a verle con su hijo pequeño. Le pidió que rezara por el niño, que no caminaba ni hablaba aunque tenía ya dos años. El santo le respondió "Si lograra la curación del niño, es solo porque oro a Dios día y noche, y no por mí, que solo soy un pobre pecador". Y añadió que rezaría por la criatura después del trabajo, que era tan agradable a Dios como la oración. Esa noche toda la comunidad rezó por el niño y al final de la oración, Ernée tocó los labios del niño con aceite bendito, y al instante habló y caminó. También con aceite bendito sanó a un ciego que insistentemente le pedía le devolviese la visión. A un monje que estaba para morir le mandó por obediencia que no muriera hasta que él terminara de celebrar la misa y le llevase la comunión. Así pasó, pues Ernée pudo celebrar la Eucaristía, y yendo a la presencia del monje, le consoló, dio la comunión, y el monje no murió, sino que recobró la salud y murió el más anciano de todos, como testimonio del milagro.

Ernée murió el 9 de agosto de 560 y fue enterrado en la Iglesia de San Jorge. En el siglo IX, durante la invasión de los normandos sus reliquias fueron trasladadas a la Iglesia de Nuestra Señora en Beaune. Junto a su memoria se celebra la de sus compañeros monjes Alneu, Bohamad, Adelwig, Fronto, Gault y Bricio.


Fuente:
-"Les vies des saints de Bretagne". GUY-ALEXIS LOBINEAU. OSB. Rennes, 1874.


A 9 de agosto además se celebra a
San Román de Roma, soldado mártir.
Santos Amor y Viator, mártires.

martes, 8 de agosto de 2017

San Altmann de Passau, obispo.

San Altmann de Passau, obispo. 8 de agosto.

Nació hacia 1010 y fue descendiente de la familia real de Wittinv de Westfalia. A los cinco años comenzó a estudiar en la escuela catedralicia de Paderborn, teniendo excelentes resultados siempre. Y con solo 22 años él mismo se convertiría en el director de la misma, y sería preceptor de San Leopoldo III de Austria (15 de noviembre). Desempeñó este cargo hasta ser elegido preboste de la catedral de Aquisgrán por su protector, el emperador Enrique III. A la muerte de este, algunos enemigos solapados que tenía salieron a la luz y el santo, para no tener problemas y que reinara la paz en la Iglesia, dejó su cargo y se retiró al monasterio de San Juan en Magdeburg.

Allí vivió algunos años como todos los monjes, en oración, penitencia, trabajo y estudio. En 1061 tuvo permiso para hacer una peregrinación a Tierra Santa. La hizo a pie, pidiendo limosna y predicando a Jesucristo. Al volver en 1065, fue elegido obispo de Passau. Como era hombre piadoso y culto, se preocupó por la formación del clero en su extensa sede. Fundó monasterios, renovó la vida religiosa e instituyó varias obras benéficas. Durante la Querella de las Investiduras defendió al papa San Gregorio VII (25 de mayo) frente a las pretensiones imperiales. Por esto sufrió vejaciones y persecución por parte del Imperio y de algunos prelados, teniendo que huir de su diócesis hacia Zeiselmauer, Viena. Allí murió el 8 de agosto 1091. Y fue sepultado en el monasterio de Göttweig, uno de los que había fundado y donde solía retirarse en ocasiones para descansar. Allí se veneran sus reliquias.


A 8 de agosto además se celebra a
Los 14 Santos Auxiliares.
Santos Ciriaco, Largo y Esmaragdo, mártires.

lunes, 7 de agosto de 2017

Reforma, caridad y cenizas.

San Cayetano de Thiene, presbítero y fundador. 7 de agosto.

Nació el santo en 1480, en una noble familia veneciana, fueron sus padres Gaspar Gaspar de Thiene y María Porta, emparentados con grandes personajes de la política y la Iglesia. Cayetano fue un niño piadoso y tranquilo, y le gustaba jugar a decir misa, y para ello tenía todo un ajuar en su habitación, altarcito incluido. Fue aventajado en el estudio y cuando se hizo un jovencito entró a estudiar en la Universidad de Padua, doctorándose en ambos derechos. Fue un gran canonista, al decir de sus biógrafos.

Como quería su madre y era su vocación, Cayetano, apenas doctorado, tomó la sotana para ser presbítero. Aún era seminarista cuando quedó huérfano y dueño de una inmensa fortuna, de la que dedicó gran parte a construir una iglesia en Rampazo, que no poseía ninguna. Además, costeó el salario de un capellán para que tuvieran su propio párroco. El mismo asistía muchas veces a misa allí, siendo muy querido por los lugareños. En un viaje que hizo a Roma, un cardenal quedó admirado con su porte y piedad, y se lo presentó al papa Julio II, que le quiso tener en su corte papal, haciéndolo protonotario. Estando en este oficio, Cayetano conoció la "Congregación del Amor Divino", fundada en la iglesia de San Silvestre, cuyo objetivo era enfervorizar a los fieles y buscar la santidad personal y el bien de la Iglesia. Pero el espíritu había decaído un poco, y Cayetano se encargó de renovarlo, restableciendo la frecuencia de los Sacramentos y la caridad con los pobres. 

El papa le ordenó subdiácono, diácono y presbítero en tres días seguidos. Sus misas eran muy fervorosas y sus sermones sencillos a la par que devotos. Los prelados y otros presbíteros y nobles siempre querían asistir cuando él celebraba. En 1513 murió el papa Julio y nuestro santo renunció el oficio que tenía en la corte pontificia, a la canonjía y beneficios monetarios que recibía, para dedicarse a la predicación y visita a los pobres. Se alistó en la "Congregación de San Jerónimo", del mismo espíritu que la del Amor Divino, pero cuyos miembros eran artesanos, obreros y gente pobre. Su familia se lo recriminó, pero él contestó con que hacía años que estaba muerto al mundo y sus honras. Así vivió varios años, dedicado a la caridad, viviendo en pobreza y sencillez. Visitaba hospitales, donde servía a los enfermos y moribundos, celebraba la misa y realizaba ejercicios piadosos. Como en su tierra ya se le iba conociendo y dando fama de santo, Cayetano se trasladó a Venecia, donde vivió en el hospital recién construido. Allí renovó su caridad, piedad y sacrificios en aras de los más necesitados. Predicaba constantemente, convirtiendo a muchos, oraba incesantemente y se disciplinaba a diario, por alcanzar buenos frutos de santidad en sus allegados y enfermos.

Aparición de la Virgen y el Niño Jesús
Su director espiritual, un dominico, no queriendo que su obra fuera desconocida, le mandó a Roma, adonde el santo fue por obediencia. Volvió a la sede de la "Congregación del Amor Divino", donde estableció vínculos más estrechos con el obispo de Teati, Juan Pedro Caraffa (futuro papa Pablo IV), Pablo Consigliere y Bonifacio de Cola, nobles que dirigían la Congregación. Los cuatro, viendo la necesidad de renovar la vida mundana de los sacerdotes como medio para renovar las vidas de los fieles, resolvieron fundar una Congregación de clérigos regulares, tomando por modelo la vida de los Apóstoles. Mostraron su idea al papa Clemente VII, que se negaba a que Pedro Caraffa dejase su sede episcopal, además de parecerle un despropósito su idea de no tener fondos, ni rentas, ni pedir nunca nada. Pero con tal ardor defendieron su carisma que el papa y los cadenales implicados, finalmente se rindieron y permitieron aquel estilo de vida tan impropio del estilo cómodo de la mayoría de los clérigos del Renacimiento, imbuidos de un estilo mundano y señorial.

Así, el 14 de setiembre de 1524 Cayetano y sus tres compañeros, hicieron sus votos religiosos después de haber renunciado todos sus bienes en favor de los pobres. Luego eligieron por superior a Pedro Caraffa, al cual el papa no consintió que dejara ser obispo de Teati. Por esta razón a los Clérigos de San Cayetano aún se les conoce por "teatinos". La Congregación comenzó formando al clero, humana, teológica y moralmente, según el espíritu reformador del siglo XVI, emanado de la reforma del Concilio de Trento. Liturgia de las Horas, celebración correcta de los sacramentos, decencia de las iglesias, vida austera y ejemplar, etc. Además, era urgente la predicación contra las herejías que ya asomaban por toda Europa. Pronto muchos presbíteros quisieron formar parte de aquella vida sacerdotal más perfecta, por lo que o entraban a la Congregación, o enmendaban su vida según aquel espíritu. Y a tanto llegó que cualquier presbítero que vivía piadosamente se le llamaba "teatino", incluso los jesuitas en un tiempo fueron llamados así. Además, se fundaron otras casas religiosas, como la de Monte Pincio, de donde fueron arrojados violentamente por las tropas reales, opuestas al papa de Roma. A golpes sacaron al santo rumbo a Venecia, donde el Duce les alojó en el convento abandonado de San Nicolás.

En 1527 Cayetano fue elegido Superior, luego del trienio de Caraffa. En este mismo año se desató una epidemia de peste y Cayetano y los teatinos fueron ejemplares en la asistencia a los enfermos, muertos y supervivientes. Dos años más tarde funda en Nápoles y Verona, igual con el mismo espíritu de pobreza, reforma y caridad para con los pobres. En 1536 el papa Pablo III nombró a Caraffa cadenal. En 1537 Cayetano se enfrentó a tres herejes luteranos que comenzaban a difundir ideas luteranas solapadamente. El santo les desenmascaró y logró que se fueran de la ciudad, al no poder convertir a nadie. En 1540 tuvo lugar un hecho que ha pasado a la iconografía característica del santo: Entrando en la iglesia de Santa María la Mayor la vigilia de Navidad de dicho año, tuvo una visión en la cual la santísima Virgen, puso en sus brazos al Divino Niño, al que Cayetano abrazó con fervor. Y no fue el único éxtasis que tuvo, pues en una ocasión tuvo un arrobo que duró 6 horas. También realizó algunos milagros, como recomponer un hueso a un religioso al que los médicos iban a operar.

Muerte del santo.
En 1547 el santo enfermó, por lo que los médicos le recomendaron atenuar sus penitencias y austeridades, y guardar cama, pero el santo respondió: "Mi Salvador expiró en una cruz; menos será que muera yo sobre la ceniza". Falleció en Napoles el 7 de agosto de 1547, a los 67 años de edad. Fue sepultado en la iglesia de la Congregación, luego de sentidos funerales, y allí se venera su cuerpo incorrupto. El papa Urbano VIII le beatificó en 1629 y Clemente X le canonizó en 1673. Su devoción creció a partir del siglo XIX, y actualmente es muy venerado, sobre todo en Italia, Argentina y España. Se le invoca para la salud y el trabajo.


Fuente:
-"Año cristiano o Ejercicios devotos para todos los días del año". Agosto. P. Jean CROISSET . S.J. Barcelona, 1856.


A 7 de agosto además se celebra a
San Alberto de Sicilia, carmelita.
Santa Claudia de Roma, viuda.