Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

San Edmundo, apóstol de la justicia.

San Edmundo de Canterbury, obispo. 16 de noviembre.

Edmundo fue natural de Abingdon, y nació sobre 1180 en una familia acomodada. Junto a su hermano Ricardo estudió en recién fundadas las universidades de Oxford y París. Sobre 1200 terminó sus estudios y a la par recibió una terrible noticia: su padre se escapó dejando a la madre y a sus 3 hermanas sin un céntimo para sobrevivir, y, además, cargadas de deudas. La madre murió de pena y Edmundo tuvo que volver a casa a hacerse cargo de las hermanas. Intentó colocarlas en algunos monasterios, pero al ser pobres no las admitían en ninguno, pues se rumoreaba que Edmundo solo quería hacerlas pasar por pobres, mientras él sí que tenía dinero para las dotes de todas. Solo el priorato benedictino de Catesby las admitió sin dote alguna, y dos de sus hermanas, la Beata Alicia y la Beata Margarita (ambas a 24 de agosto) incluso llegaron a ser prioras.

Edmundo regresó a la universidad de Oxford, donde le admitieron como profesor de matemáticas, dialéctica y filosofía aristotélica a partir de 1205. Siendo profesor se interesó por la teología, la estudió y se doctoró en ella con excelentes resultados. Fue ordenado presbítero y continuó como profesor, al mismo tiempo que predicaba y atendía a su parroquia de Calne, Wiltshire. A la par fungió como tesorero de la catedral de Salisbury desde 1222. En Oxford construyó la capilla de San Pedro que aún se conserva, que actualmente es un salón llamado "St. Edmund Hall" en su honor. Desde esta capilla y desde todo púlpito que pudo, predicó la Sexta Cruzada contra los infieles. En 1233 fue arzobispo de Canterbury y primado de Inglaterra por el papa Gregorio IX, a pesar de que varias elecciones para la sede vacante habían dado a otro como ganador, pero el papa las recusó, por ser demasiado queridas al rey y mostrar poca independencia los electores. Fue consagrado el 2 de abril de 1234 a pesar de su negativa a aceptar la dignidad episcopal, pero lo aceptó por el peligro de que el papa nombrase para la sede a un prelado no inglés, al no fiarse de la independencia de los prelados ingleses con respecto al rey Enrique III. Edmundo eligió como canciller al futuro obispo de Chichester, San Ricardo (3 de abril).

Fue un prelado honesto, cabal y amante de la justicia y la caridad. Defendió los derechos de la Iglesia ante el rey Enrique III y cuando hubo de abandonar privilegios igualmente lo hizo, ganándose la enemistad incluso de otros prelados y presbíteros. Pero la verdad y la justicia ante todo. En 1236 partió hacia Roma a defender la causa de la reforma de la iglesia inglesa ante las intromisiones del rey Enrique, y aunque el papa le escuchó con benevolencia, no se atrevió a inmiscuirse por temor a represalias reales y la rebelión del clero abiertamente regalista. 

De este santo se cuenta tuvo una excelente devoción a la Santísima Virgen, por lo que Dios le dio una gracia especialísima: la del desposorio con la Virgen. Tuvo una revelación en la que un ángel unió su mano a la de la Virgen Santísima, poniendo un anillo en sus manos. Una experiencia parecida se lee del premonstratense San Hermann José de Steinfeld (7 de abril y 24 de mayo, traslación de las reliquias), o de San Roberto de Molesmes (17 de abril y 26 de enero), o el Beato Alain de la Roche (8 de septiembre), circunscritos en una piedad y épocas semejantes. El caso más reciente, de santos hablo, sería San Juan Eudes (19 de agosto), que en el siglo XVII llama a María "esposa de los sacerdotes" y él mismo se obligaría incluso bajo contrato matrimonial. Mención aparte merece San Agabo, profeta carmelita (13 de febrero).

Reliquia del santo.
St. Mary´s Ride, Clifton.
No consta si Edmundo murió como cisterciense, aunque ciertamente fue enterrado con el hábito de esta Orden cuando murió, dos años más tarde, en el monasterio de los canónigos regulares de Soisy-Bouy mientras de nuevo iba hacia Roma. Fue sepultado en Pontigny, donde se le veneraba como "San Edmé". Su sucesor en el arzobispado de Canterbury fue el Beato Bonifacio de Saboya (14 de julio).

Esmundo fue canonizado por el Papa Inocencio IV el 1 de diciembre de 1247, a los 5 años de su muerte. Le sucedió en la sede por San Bonifacio de Saboya (13 de marzo). Es patrón de Portsmouth y Dover, donde San Ricardo construyó una capilla en su honor. Las reliquias nunca fueron trasladadas a Canterbury porque la comunidad benedictina que ocupaba la catedral tenía resentimiento contra él ya que varias veces había intentado reformarles. Así que aún se venera su cuerpo en un sepulcro del siglo XVII. Otras reliquias se veneran en EE.UU, o Ware, donde mediante un hueso de la pierna del santo se han obrado numerosos milagros.

En 1843 se fundó una Congregación Religiosa en su honor, dedicada a las misiones populares, las parroquias, seminarios y el apostolado en países de misión.


Fuentes:
http://www.stedmundschapel.co.uk/edmund.html
-"Vidas de los Santos". Tomo XIV. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.
-"Dictionary of World Biography: Third edition". BARRY JONES. ANU-Press. Australia, 2016.
-"The Oxford Dictionary of Saints". DAVID HUGH FARMER. Oxford, 1998.


A 15 de noviembre además se celebra a la 
Beata Lucía de Narni, terciaria dominica
San Emiliano, eremita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html