Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

viernes, 11 de noviembre de 2016

San Menas, el taumaturgo de Egipto.

San Menas de Cute, soldado mártir. 11 y 24 (Iglesia copta) de noviembre, y tercer domingo de abril, traslación de las reliquias a Sentmenat.

La leyenda.
San Menas nació en Egipto, y era soldado de profesión. Se hallaba en una guarnición que estaba acampada en Cotyaeum (actual Cute), Asia Menor, cuando llegó a sus oídos el edicto persecutorio contra los cristianos ordenado por Diocleciano y Maximiano. Sabiendo que como soldado tendría que capturar cristianos y, por supuesto, no podría profesar su fe abiertamente, abandonó la milicia y se retiró a un desierto donde vivió cinco años en oración, ayunos, penitencias, preparándose por si el Señor aceptaba su martirio. Al cabo de dicho tiempo tuvo la inspiración de darse a conocer, confesar a Cristo y que, literalmente "fuera lo que Dios quiera". Aprovechó la circunstancia de que se celebraban en Cute grandes festejos y el teatro estaba día y noche a rebosar para hacer acto de presencia.

Entró Menas en el teatro y citó al profeta Isaías: "He sido hallado de los que no me buscan, y manifestado a los que no me preguntan" (Is. 65, 1), para que todos supieran que se presentaba por propia voluntad. A pesar de su aspecto ajado por las penitencias, le reconocieron y le llevaron a Pirro, el juez, que procuró tentar al santo con promesas y palabras halagüeñas para que abandonase la “superstición cristiana”. Y como el santo le recriminase lo absurdo de la fe en los ídolos hechos por hombres, de sus historias de pasiones y envidias, Pirro le mandó azotar con nervios de buey. Nuevamente fue conminado a adorar a los dioses y como Menas se negó con rotundidad, le subieron al ecúleo, donde le quemaron los costados, le rasgaron con peines y le apaleraron con varas y plomadas. Pero nada, Menas solo se burlaba de sus verdugos y les pedía que le pegaran más fuerte si podían. Algunos amigos intentaron auxiliarle y convencerle de que no se dejara maltratar más por su fe, pero Menas, hizo oídos sordos. Finalmente, cansado Pirro de aquel espectáculo, mandó le degollasen y quemasen luego.

Lo arrastraron hasta un sitio llamado Potemia, donde el santo oró y suplicó a Dios le diese la victoria prometida por Jesucristo a los que confiesan su nombre. Luego fue degollado y, según la sentencia, el cuerpo fue arrojado al fuego, el 11 de noviembre de 296 (ó 303 según otros). Algunos cristianos de Alejandría que se hallaban presentes, recogieron los huesos que quedaron, los limpiaron con reverencia, los perfumaron y los llevaron consigo a su tierra. Iban las reliquias sobre un camello que al llegar a las afueras de Alejandría se detuvo y habló: "Es este es el sitio elegido por el Señor para que descanse el cuerpo de su amado Menas", por lo que allí mismo fueron enterradas las santas reliquias. Algunas versiones coptas (como siempre muy dadas a la fantasía) hablan de un monstruo marino que intenta comerse a los que viajan en barco con las reliquias (sí, la travesía es marítima en esta versión), pero San Menas les protege.

La historia.
Aunque la leyenda anterior tiene poca base por la cantidad de tormentos, la historia y la liturgia demuestran lo antiguo del culto a San Menas, sobre todo en Oriente. Durante el paso de los siglos su leyenda ha sido trasmitida por diversos martirologios y hagiógrafos: En el siglo IV ya le menciona el Martirologio Pseudo-jeronimiano, en el siglo VI San Román el Meloda (1 de octubre), compone un poema en su honor, con detalles de la "passio" anterior, lo cual indica que ya eran “datos” conocidos. En estas fechas los egipcios que han huido de los árabes dedican una iglesia a su querido San Menas en Roma, junto a la Puerta de Ostia, y el Liber Pontificalis dice que San León III (12 de junio), la enriqueció con beneficios materiales espirituales. Hoy no existe dicho templo. En el siglo VII consta que San Juan Limosnero (11 de noviembre) le tenía gran devoción a San Menas. San Beda (25 de mayo) habla del santo y su culto, y Baronio en el siglo XVI lo introduce en el Martirologio Romano. Los Bollandistas concluyen que en realidad es una traslación del panegírico de San Basilio (2 de enero y 14 de junio) sobre San Gordio de Cesarea (3 de enero) del que nos ha llegado la misma historia de deserción del ejército y su presencia ante los jueces en medio de festejos públicos. 

Con la paz de la iglesia, el mismo emperador San Constantino (21 de mayo) levantó un santuario en su honor, entre Wadi Natrun y Alejandría, sitio sobre el cual el Patriarca San Atanasio (2 de mayo) habría tenido conocimiento estaban las reliquias luego que una oveja de un pastor quedara sanada milagrosamente. Allí surgiría Mayrut, una ciudad en torno al culto a San Menas. Monasterios, santuarios, comercios, etc. No en balde se le llama a su centro de culto "el Lourdes de Oriente", aunque habría de ser Lourdes quien se llamara "la Mayrut de Occidente", al ser este sitio el primero en el tiempo. Lamentablemente en el siglo IX los árabes destruyeron el complejo y el santuario. Con la conquista de los cruzados, en el siglo XII se levantó la iglesia, pero nada más. En 1960 el patriarca copto de Alejandría reconstruyó Mayrut, edificando la iglesia, un monasterio y una universidad. 

Sobre las reliquias del santo hay diversos pareceres, sobre si se trasladaron al Cairo (ciertamente allí se veneran algunas reliquias suyas) o no. Reliquias suyas se veneran en diversos sitios como Rumanía, Italia e incluso España, pues Sentmenat de Barcelona venera reliquias de San Menas, cuya traslación se celebraba a tercer domingo de abril. 

Su intercesión se invoca para recuperar los objetos perdidos y terrores nocturnos, aunque San Menas tiene un patronato extensísimo, al ser considerado uno de los santos "sanadores" más venerados de todo Oriente. Es importante que no hay que confundirle con San Menas de Alejandría (10 de diciembre), cuya "passio" es diferente y del que se narra hasta de sus padres e infancia. 


Fuentes:
http://www.stmina-monastery.org/
http://heiligen-3s.nl/heiligen/11/11/11-11-0295-menas.php
-"Año cristiano o Ejercicios devotos para todos los días del año: Noviembre". JEAN CROISSET. Barcelona, 1863.
-"Nuevo Año Cristiano". Tomo 11. Editorial Edibesa, 2001.
-"Le ampolle di San Menas". ORIETTA TONIOLO. 2006.


A 11 de noviembre además se celebra a San Berthuin de Malonne, abad y obispo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html