Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

martes, 16 de julio de 2013

La Virgen del Carmelo, pero del Carmelo

N. S del Monte Carmelo.
En rojo marco las zonas "sospechosas"
Pregunta: Ramon, una pregunta que hace mucho tiempo me ronda. ¿tú sabes porque la virgen del Carmen del Monte Carmelo ¡¿no lleva el hábito carmelita?! Siempre me ha llamado la atencíon como la Madre Santísima del Carmen precisamente del Carmelo no es como lás demás, se debe a algo espesífico? Gracias.

Respuesta: La verdad es un pregunta para la que no tengo respuesta, salvo decirte que nunca vistió así, sino de blanco con un pequeño escapulario marrón hasta las rodillas. Mientras que en el mundo entero, el Carmen es conocida vestida de túnica y escapulario marrones (rojos en algunos casos) y capa blanca; la del Monte Carmelo viste de blanco y manto azul pálido. Te contaré la historia de la imagen y mis apreciaciones artísticas sobre ella:

Después de las campañas napoleónicas en Tierra Santa, el convento de la Stella Maris fue convertido en hospital y la iglesia padeció bastante. Al retornar los frailes al monasterio, el General de la Orden envió, en 1816, al Hermano Juan Bautista Casini a encargarse de la restauración del edificio. Mientras estaba en Génova, en 1820, este Hermano encargó al escultor Garaventa, la confección de una imagen de la Virgen María, para ser venerada en el santuario. La imagen fue hecha rápidamente, como que solo se trataba de una cabeza y unas manos en un cuerpo basto, de madera todo el conjunto, pues se pensó en una imagen para ser vestida. Este mismo año salió rumbo al Carmelo, haciendo escala en Malta, en 1821, para hacer nueva escala en Estambul, donde fue expuesta y venerada. Como los permisos para volver al monasterio y restaurarlo se demoraban, Juan Bautista se fue a Chipre, llevando la imagen consigo y poniéndola en veneración en la iglesia de los franciscanos. Ya que no podía ir al Carmelo aún, Juan Bautista comenzó una campaña recaudatoria y espiritual de retorno de María a su casa del Carmelo. De Chipre, la imagen pasó a Tolón, Marsella, Civitavecchia, Roma, donde fue coronada por Pío VI
I [1].


Pío XII y el Carmen.
En 1835, fue finalmente llevada al Monte Carmelo, aún sin terminar las obras de restauración del templo. En 1836 se bendijo la iglesia, se recomenzó oficialmente la vida conventual y se entronizó en el retablo la imagen del Carmen. En 1914, durante la I Guerra Mundial los carmelitas la escondieron en Haiffa hasta 1919, en que volvió a su trono luego de una procesión solemne que aún hoy se celebra el III Domingo de Pascua. En 1931 se consideró que la imagen vestida no era decente para semejante sitio [2]  y en 1932 regresó a Italia para ser reformada, mientras otra imagen la sustituía. A principios del siglo XX la imagen vestida fue generalmente considerada poco digna, porque muchas veces eran armazones ridículas con solo cabeza y manos, sin la estabilidad ni solidez necesaria para ser bendecida y apta para el culto.

Emmanuel Rieda fue quien esculpió el cuerpo, manteniendo las proporciones de la original, y quien talló el trono y los ángeles que lo sostienen. En 1933 fue expuesta en las iglesias carmelitas de Roma, y en 1940 Pío XII la bendijo solemnemente. Fue llevada al Carmelo, adonde llegó el 8 de septiembre, para ser entronizada definitivamente hasta hoy.



Apreciaciones sobre la imagen:
1. Tengo dudas de que el cuerpo sea realmente tallado. Hay ciertos lugares “difíciles de mirar” en la imagen, debido a que la rugosidad llama la atención, por el mal acabado que tiene, como, por ejemplo, en un trozo de contramanto, junto al niño Jesús. Y otra zona del manto, entre el ángel de la derecha y el pie de la Virgen, es de una aspereza incomprensible. He visto muchas imágenes de vestir enyesadas con tela, escayola y cola, como para sospechar que sea lo que estamos viendo.

2. El Niño no es el original, ni remotamente. Ni tiene la misma proporción ni belleza del anterior. Este es, sencillamente, un Niño cabezón

3. La imagen primitiva tenía peluca, esta no, por ende, hay cabellos de volumen añadidos a la cabeza “original”, que por lo lisos que son, no me parecen tallados (comparar con el pelo del Niño), sino tela encolada y repasada con yeso. Os contaría las cosas que se pueden hacer con tela, estuco y un tenedor...

4. Si bien la antigua vestía de blanco con escapulario marrón, esta lleva un manto imposible de ver en paz, para alguien mínimamente conocedor de imaginería. ¿Azul celeste desvaído, casi desteñido? Es un color jamás usado en la imaginería (salvo hoy en día, en que se pinta hasta de naranja o fucsia). Y, por si fuera poco, el contramanto o forro es del mismo color, cosa impensable para quien maneje un mínimamente el tema, como yo, que ni soy experto ni nada por el estilo.


La Virgen del Monte Carmelo
antes de 1932
Clic en ella para verla en detalle
Definitivamente, no es que las demás imágenes del Carmen no sigan la estética de la del Monte Carmelo es que es esta, la que no sigue los “cánones” acostumbrados como para identificarla con El Carmen, y aunque el Carmen es tan venerada en medio mundo, no hay interés en copiar la del Carmelo, como suele pasar con Lourdes, Fátima o Guadalupe, que son clones unos de otros. 

Quiero hacer una salvedad: En las pinturas o grabados antiguos la Virgen del Monte Carmelo no se viste con hábito alguno solo viste de rojo y azul, pero sin embargo, en 1932, cuando se hizo esta imagen, la Virgen del Carmen ya era ampliamente conocida como para seguir un canon. Y también hay que considerar un aspecto, que en ocasiones se pasa por alto: la costumbre de vestir el Carmen con el hábito carmelita es típicamente española, habiendo llegado adonde llegó esta cultura. En Italia, cuna de la imagen y de su reforma, es más frecuente ver vírgenes del Carmen en otros colores y sin hábito carmelita.


[1] No se trató de una coronación canónica, aunque haya sido hecha por un papa. La verdad es que fue un hecho insólito en su momento, el Papa teniendo un acto de piedad para con una imagen desconocida. Hoy estamos más acostumbrados a ver al Papa en sus visitas pastorales venerando y coronando imágenes marianas de las que nadie ha oído hablar, pero en los años 30 y después era algo inusual. La persona del papa estaba tan sacralizada, que hasta el mínimo gesto era tenido casi como ex-cátedra, y papas se cuidaban mucho de demostrar más devoción a una imagen que a otra, sobre todo en el caso de apariciones.

[2] La iglesia solo hallaba aptas para el culto la madera, la piedra o la tela. No así el papel, cristal o yeso. Aunque en estos años XX muchas imágenes de vestir se salvaron, otras fueron enyesadas (restauré un San Francisco Javier que padeció esto, en los años 20) con tela y cola, o sustituidas por moldes de escayola o pasta, lo que superó la barrera de material innoble o débil. Y ya sabemos, a hacer moldes como churros.

10 comentarios:

  1. ¡Guayyy! qué interesante. Muchas gracias. Esto lo compartiré con mi comunidad.
    La Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, te bendiga y guarde siempre bajo el amparo de su santo Escapulario.
    MariCris de Jesús, ocds

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anawin. Como ves, aparte de los datos, lo demás son solo apreciaciones mías, en las que pudiera estar equivocado.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. hola ramon, tengo una imagen de nuestra madre del carmen, es de madera se puede sentar y parar, mi pregunta es tendras alguna imagen de la virgen con el ropaje original???? para poder vestirla para quitarle el habito cafe comun, aunque te dire que la he vestido de otros colores, pero para su fiesta cas siempre es el cafe. me podrias ayudar en eso. gracias, rafita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. No hay una vestimenta original para el Carmen, de la que se pueda decir "es esta", salvo la que el uso común desde el siglo XV o XVI ha empleado, que es la reproducción del hábito carmelita en miniatura. De hecho, la imagen más antigua que lleva ese título "del Carmen" es La Bruna de Nápoles http://i.ebayimg.com/00/s/NDM5WDI3Mg==/z/FwYAAOxy-W9SPeXo/$%28KGrHqMOKo4FIdMNON%28CBSPe%28n7Tmg~~60_35.JPG y como verás en el link, es una imagen oriental de rojo y azul.
      La del Monte Carmelo, que es del XIX vestía de blanco, como se ve en la imagen, nunca llevó el hábito carmelita.

      Eliminar
  4. Como siempre admirable tu labor de tumba burros yo siempre me cuestionaba del porqué no era uniforme la representación, precisamente tomando en cuenta a la de Haifa y a la Bruna, Dios te pague.

    ResponderEliminar
  5. JHS+JMJ
    Realice algunos estudios para unos trabajitos sobre la Iconografía del Carmen...
    La Virgen del Carmen sigue aún hoy representándose vestida de carmelita (hábito completo) o sin él Pero en tal caso debe llevar obligadamente el escapulario pequeño (forma seglar) en sus manos. En caso anterior si va vestida con habito no es necesario lleve escapulario pequeño pues ya lo lleva en Versión larga (monacal) en su hábito. Son miles de datos curioso con esto, por ejemplo es casi necesario que lleve un cetro pero son pocas las que lo llevan, su capa debe ser blanca o lo más un blanco hueso o color crema muy tenue y no amarilla o amarillenta como la pinta la piedad popular... La Virgen puede o no llevar al Niño Dios, en muchos Carmelos la Virgen NO lleva al Niño. Y en cuanto a la que rige a toda la orden carmelitana: la Imagen del Monte Carmelo es cierto lo que se expone en este sitio, nunca llevo Hábito Carmelita estuvo pensada para ser vestida muy al estilo napolitano según averigüe hubo un momento en el que por facilidad se decidió hacerla de una talla y respetar el que nunca usó el hábito completo carmelita... ya restaurada visitó varios lugares de Europa antes de llegar a Monte Carmelo y una de las visitas la realizó al Monasterio Napolitano donde vivía la hoy beata Sor Josefina de Jesús Crucificado... en fin son muchos detalles que logré averiguar hace años Bendiciones por todo lo que expones en este página es siempre interesante y único en detalles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por todos los detalles que aportas, que nos vendrán bien a todos. Yo añado otro, los Carmen "calzados" siempre iban con el cabello suelto, pero los de los conventos descalzos son con velo. No el 100%, claro, pero es un rasgo muy característico.

      Eliminar

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html