Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

domingo, 24 de mayo de 2015

El Espíritu Santo y sus dones en Santa Teresa.

Alguien llamó al siglo XX el siglo del Espíritu Santo, así como el XIX había sido el siglo del Corazón de Jesús. Es cierto que en los últimos años, a la Tercera Divina Persona de la Trinidad parécele haberla redescubrierto. Tal vez sean las formas o las devociones las nuevas, pero no la presencia, puesto que el Espíritu Santo es el Principio, Unidad y Alma de la Iglesia. Si antes se le llamaba “el Gran Desconocido”, ahora pareciera ser lo que es: “el Gran Protagonista”. Congregaciones religiosas, movimientos laicales, devociones nuevas o renovadas, acciones litúrgicas, etc., lo ponen de manifiesto.

Afortunadamente, los amantes de Nuestra Madre, Santa Teresa de Jesús, sabemos que si bien como a todos los Santos, a ella le guió el Santo Espíritu, y además, ella lo supo y le dedicó profundas palabras, de calado teológico. La santa no solo fe sensible a la acción del Espíritu, sino que además se lo agradeció, podríamos decir. Ella se encomienda a Él, según narra en su autobiografía, en el momento cumbre de su conversión definitiva. Su confesor le anima a encomendarse al Paráclito, rezando cada día el “Veni Creator”, y haciéndolo, recibe una gracia especialísima:

"me dijo que lo encomendase a Dios unos días y rezase el himno de ‘Veni Creator’, porque me diese luz de cuál era lo mejor. Habiendo estado un día mucho en oración y suplicando al Señor me ayudase a contentarle en todo, comencé el himno, y estándole diciendo, vínome un arrebatamiento tan súbito que casi me sacó de mí, cosa que yo no pude dudar, porque fue muy conocido. Fue la primera vez que el Señor me hizo esta merced de arrobamientos. Entendí estas palabras: ‘Ya no quiero que tengas conversación con hombres, sino con ángeles’. A mí me hizo mucho espanto, porque el movimiento del ánima fue grande, y muy en el espíritu se me dijeron estas palabras, y así me hizo temor, aunque por otra parte gran consuelo, que en quitándoseme el temor que -ami parecer- causó la novedad, me quedó.
Ello se ha cumplido bien, que nunca más yo he podido asentar en amistad ni tener consolación ni amor particular sino a personas que entiendo le tienen a Dios y le procuran servir, ni ha sido en mi mano, ni me hace el caso ser deudos ni amigos.” (Vida 24, 5-6.)

La santa queda "sanada" de los apegos a los cariños, a la necesidad de compañía de parientes o amistades. Recibe la gracia del amor sereno, fraterno, que se da y recibe en libertad, libertad de los hijos de Dios. En 1563 tiene la principal presencia del Espíritu Santo, no solo en el alma, sino con una visión corpórea (aquella en la que la presencia no solo se contempla con la imaginación o el intelecto, sino que se ve fuera de sí mismo):
"Estaba un día, víspera del Espíritu Santo, después de misa. Fuime a una parte bien apartada, adonde yo rezaba muchas veces, y comencé a leer en un Cartujano esta fiesta. Y leyendo las señales que han de tener los que comienzan y aprovechan y los perfectos, para entender está con ellos el Espíritu Santo, leídos estos tres estados, parecióme, por la bondad de Dios, que no dejaba de estar conmigo, a lo que yo podía entender. Estándole alabando y acordándome de otra vez que lo había leído, que estaba bien falta de todo aquello, que lo veía yo muy bien, así como ahora entendía lo contrario de mí, y así conocí era merced grande la que el Señor me había hecho. Y así comencé a considerar el lugar que tenía en el infierno merecido por mis pecados, y daba muchos loores a Dios, porque no me parecía conocía mi alma según la veía trocada. Estando en esta consideración, diome un ímpetu grande, sin entender yo la ocasión. Parecía que el alma se me quería salir del cuerpo, porque no cabía en ella ni se hallaba capaz de esperar tanto bien. Era ímpetu tan excesivo, que no me podía valer y, a mi parecer, diferente de otras veces, ni entendía qué había el alma, ni qué quería, que tan alterada estaba. Arriméme, que aun sentada no podía estar, porque la fuerza natural me faltaba toda.
 Estando en esto, veo sobre mi cabeza una paloma, bien diferente de las de acá, porque no tenía estas plumas, sino las alas de unas conchicas que echaban de sí gran resplandor. Era grande más que paloma. Paréceme que oía el ruido que hacía con las alas. Estaría aleando espacio de un avemaría. Ya el alma estaba de tal suerte, que, perdiéndose a sí de sí, la perdió de vista. Sosegóse el espíritu con tan buen huésped, que, según mi parecer, la merced tan maravillosa le debía de desasosegar y espantar; y como comenzó a gozarla, quitósele el miedo y comenzó la quietud con el gozo, quedando en arrobamiento.
Fue grandísima la gloria de este arrobamiento. Quedé lo más de la Pascua tan embobada y tonta, que no sabía qué me hacer, ni cómo cabía en mí tan gran favor y merced. No oía ni veía, a manerade decir, con gran gozo interior. Desde aquel día entendí quedar con grandísimo aprovechamiento en más subido amor de Dios y las virtudes muy más fortalecidas. Sea bendito y alabado por siempre, amén." (Vida 38, 9-11.)

Santa Teresa.
Moguer, Huelva.
Aunque al principio no lo entiende, le faltan las fuerzas, y parecerle que puede morir (el alma se me quería salir del cuerpo), la presencia visible del Espíritu en clásica forma de paloma la sosiega y comienza a disfrutar de la gracia. Sin miedo, sin prisa y aunque no entienda aún esta presencia, ya no le importa, pues la certeza de dicha presencia de "tan buen huésped", la deja en paz, en esa paz que solo Dios puede dar al alma: "quietud", "gozo", "gloria", "amor de Dios", "fortaleza", etc., son términos que usa la Santa y que entran entre los doce clásicos frutos del Espíritu Santo en el alma. Toda una semana ("lo más de la Pascua"), la fiesta de Pentecostés y su Octava, tiene la santa con esa conciencia de haber sido invadida por Dios. 

Tan importante ha sido este episodio en su vida, que ha consagrado su iconografía: una paloma sobre la santa Madre, así como se ve sobre los grandes santos Doctores de la Iglesia, inspirándoles y alentándoles. Luego de este particular Pentecostés, la santa invocará al Espíritu Santo varias veces. Al escribir sus obras, por ejemplo, evidenciando docilidad a la gracia e inspiración de Dios:
"Para comenzar a hablar de las cuartas moradas bien he menester lo que he hecho, que es encomendarme al Espíritu Santo y suplicarle de aquí adelante hable por mí, para decir algo de las que quedan de manera que lo entendáis; porque comienzan a ser cosas sobrenaturales, y es dificultosísimo de dar a entender, si Su Majestad no lo hace." (Moradas. IV Moradas, 1.)
"Plega a Él que acierte yo a declarar algo de cosas tan dificultosas; que si Su Majestad y el Espíritu Santo no menea lapluma, bien sé que será imposible. Y si no ha de ser para vuestro provecho, le suplico no acierte a decir nada; pues sabe Su Majestad que no es otro mi deseo, a cuanto puedo entender de mí, sino que sea alabado su nombre, y que nos esforcemos a servir a un Señor que así paga aún acá en la tierra." (Moradas. V Moradas 4, 11.)


La santa, por su experiencia, entiende que esta presencia del Espíritu Santo es vital en la vida cristiana, adelantándose, tal vez, a su época. Es imprescindible que el alma se abra a la acción del Espíritu en la comunicación con Dios, el acrecentamiento de las virtudes, el discernimiento de la voluntad divina, etc. En todo:
"Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios y el que la mueve con tan ardientes deseos, que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma! Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois. ¡Oh Dios mío y criador mío! ¿Es posible que hay nadie que no os ame? ¡Oh, triste de mí, y cómo soy yo la que mucho tiempo no os amé, porque no merecí conoceros!" (Conceptos 5, 5.)

Sírvame esta breve introducción para entresacar de los textos de la Santa Madre, alusiones a los clásicos 7 dones del Espíritu Santo:


1. CONOCIMIENTO:
"Paréceme ahora a mí que cuando una persona ha llegádola Dios a claro conocimiento de lo que es el mundo, y qué cosa es mundo, y que hay otro mundo, y la diferencia que hay de lo uno a lo otro, y que lo uno es eterno y lo otro soñado, o qué cosa es amar al Criador o a la criatura (esto visto por experiencia, que es otro negocio que sólo pensarlo y creerlo), o ver y probar qué se gana con lo uno y se pierde con lo otro, y qué cosa es Criador y qué cosa es criatura, y otras muchas cosas que el Señor enseña a quien se quiere dar a ser enseñado de él en la oración o a quien Su Majestad quiere, que aman muy diferentemente de los que no hemos llegado aquí." (Camino de Perfección 6, 3.)
2. TEMOR DE DIOS:
"Cuando yo veo una majestad tan grande disimulada en cosa tan poca como es la Hostia, es así que después acá a mí me admira sabiduría tan grande, y no sé cómo me da el Señor ánimo ni esfuerzo para llegarme a El; si El, que me ha hecho tan grandes mercedes y hace, no me le diese, ni sería posible poderlo disimular, ni dejar de decir a voces tan grandes maravillas. ¿Pues qué sentirá una miserable como yo, cargada de abominaciones y que con tan poco temor de Dios ha gastado su vida, de verse llegar a este Señor de tan gran majestad cuando quiere que mi alma le vea? ¿Cómo ha de juntar boca, que tantas palabras ha hablado contra el mismo Señor, a aquel cuerpo gloriosísimo, lleno de limpieza y de piedad? Que duele mucho más y aflige al alma, por no le haber servido, el amor que muestra aquel rostro de tanta hermosura con una ternura y afabilidad, que temor pone la majestad que ve en El." (Vida 38, 21.)
3. FORTALEZA:
"Entendamos bien, como ello es, que nos los da Dios sin ningún merecimiento nuestro, y agradezcámoslo a Su Majestad; porque si no conocemos que recibimos, no despertamos a amar. Y es cosa muy cierta que mientras más vemos estamos ricos, sobre conocer somos pobres, más aprovechamiento nos viene y aun más verdadera humildad. Lo demás es acobardar el ánimo a parecer que no es capaz de grandes bienes, si en comenzando el Señor a dárselos comienza él a atemorizarse con miedo de vanagloria. Creamos que quien nos da los bienes, nos dará gracia para que, en comenzando el demonio a tentarle en este caso, lo entienda, y fortaleza para resistir; digo, si andamos con llaneza delante de Dios, pretendiendo contentar sólo a El y no a los hombres." (Vida 10, 4.)
4. CONSEJO:
"¡Oh Señor mío, cómo sois Vos el amigo verdadero; y como poderoso, cuando queréis podéis, y nunca dejáis de querer si os quieren! ¡Alaben os todas las cosas, Señor del mundo! ¡Oh, quién diese voces por él, para decir cuán fiel sois a vuestros amigos! Todas las cosas faltan; Vos Señor de todas ellas, nunca faltáis. Poco es lo que dejáis padecer a quien os ama. (...) Fáltame todo, Señor mío; mas si Vos no me desamparáis, no os faltaré yo a Vos. (...) ¡Oh, qué buen Dios! ¡Oh, qué buen Señor y qué poderoso! No sólo da el consejo, sino el remedio. Sus palabras son obras. ¡Oh, válgame Dios, y cómo fortalece la fe y se aumenta el amor!" (Vida 25, 18-18.)

5. ENTENDIMIENTO:
"... antes que [Jesucristo] me lo dijese se imprimió en mi entendimiento que era Él [en las visiones], y antes de esto me lo decía y no le veía. (...) [Aún] sin verse, se imprime con una noticia tan clara que no parece se puede dudar; que quiere el Señor esté tan esculpido en el entendimiento, que no se puede dudar más que lo que se ve, ni tanto. (...) Así es también en otra manera que Dios enseña el alma y la habla. (...) Es un lenguaje tan del cielo, que acá se puede mal dar a entender aunque más queramos decir, si el Señor por experiencia no lo enseña. Pone el Señor lo que quiere que el alma entienda, en lo muy interior del alma, y allí lo representa sin imagen ni forma de palabras. Y nótese mucho esta manera de hacer Dios que entienda el alma lo que El quiere y grandes verdades y misterios; porque muchas veces lo que entiendo cuando el Señor me declara alguna visión que quiere Su Majestad representarme es así, y paréceme que es adonde el demonio se puede entremeter menos." (Vida 27, 5-6.)

6. PIEDAD:
"Si os tuvieren por groseras, poco va en ello; si por hipócritas, menos. Ganaréis de aquí que no os vea sino quien se entendiere por esta lengua. Porque no lleva camino uno que no sabe algarabía, gustar de hablar mucho con quien no sabe otro lenguaje. Y así, ni os cansarán ni dañarán, que no sería poco daño comenzar a hablar nueva lengua, y todo el tiempo se os iría en eso. Y no podéis saber como yo, que lo he experimentado, el gran mal que es para el alma, porque por saber la una se le olvida la otra, y es un perpetuo desasosiego, del que en todas maneras habéis de huir. Porque lo que mucho conviene para este camino que comenzamos a tratar es paz y sosiego en el alma. (...) Si las que os trataren quisieren deprender vuestra lengua, ya que no es vuestro de enseñar, podéis decir las riquezas que se ganan en deprenderla. Y de esto no os canséis, sino con piedad y amor y oración porque le aproveche, para que, entendiendo la gran ganancia, vaya a buscar maestro que le enseñe; que no sería poca merced que os hiciese el Señor despertar a algún alma para este bien." (Camino de Perfección 20, 5-6.)

7. SABIDURÍA:
"¡Oh Emperador nuestro, sumo poder, suma bondad, la misma sabiduría, sin principio, sin fin, sin haber término en vuestras obras, son infinitas, sin poderse comprender, un piélago sin suelo de maravillas, una hermosura que tiene en sí todas las hermosuras, la misma fortaleza! ¡Oh, válgame Dios! ¡quién tuviera aquí junta toda la elocuencia de los mortales, y sabiduría para saber bien –como acá se puede saber, que todo es no saber nada, para este caso- dar a entender alguna de las muchas cosas que podemos considerar para conocer algo de quién es este Señor y bien nuestro." (Camino de Perfección 22, 6.)


MI LIBRO ELECTRÓNICO

"TUS PREGUNTAS SOBRE LOS SANTOS

(SANTOS PATRONOS DE LAS ENFERMEDADES)

YA ESTÁ DISPONIBLE.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html