martes, 24 de octubre de 2017

Tres Sedes y ninguna.

Beato Tadeo McCarthy, obispo. 24 de octubre.

Nació en 1460, en Cork, y desde niño fue aplicado en los estudios e interesado en la religión. Estudió teología con su tío, y luego de ser ordenado presbítero continuó su formación en París y Roma. En 1487, teniendo Tadeo solamente 27 años, el papa Sixto IV le nombró obispo de Ross. Este nombramiento al parecer se debió a un error, pues el mismo papa había nombrado obispo a Hugo O’Driscoll. Algunos historiadores suponen que alguna noticia errada sobre la muerte de este último debió recibir el papa como para nombrar a Tadeo para la sede. 

Por supuesto, cuando Tadeo apareció en Cork con el nombramiento, O'Driscoll le tomó por impostor y logró que el papa nuevo, Inocencio VIII, le excomulgara por usurpador. Entonces Tadeo se fue a Roma entonces a apelar al papa, en un largo proceso que duró dos años, con la absolución de su condena, el deshacimiento del error y, además, para compensarle, el mismo papa le nombró, en 1490, obispo de Cork y Cloyne. Pero nada, al llegar a su nueva sede, la halló invadida y dominada por el obispo Gerald Fitzgerald, apoyado por poderosos jefes locales, que habían convertido la sede en su territorio particular. 

Dos años vagó Tadeo por su sede buscando apoyos, visitando a sus fieles, pero nada lograba, porque todos temían a Fitzgerald y su puño de hierro. Así que nuevamente tuvo el sufrido prelado que tomar el camino a Roma donde en 1492 el papa Inocencio confirmó su decisión y le otorgó Bulas condenatorias contra los que osaran impedirle tomar posesión.

Tadeo volvió a su tierra como un simple peregrino, para no ser reconocido y así no estuvieran avisados sus enemigos. En Ivrea veneró los lugares santificados por San Patricio (17 de marzo). Allí pernoctó en el hospicio de peregrinos, como uno más, mientras pensaba volver a su sede. Pero los trabajos y la fatiga del camino hicieron mella en él, enfermó y subió al cielo el 24 de octubre de 1492. En ese momento una luz misteriosa rodeó su cuerpo, por lo que el obispo Garigliatti fue avisado. El prelado registró al difunto, halló sus papeles y al descubrir su identidad, organizó magnos funerales en la catedral. 

Cráneo del santo obispo.
El santo y paciente prelado fue sepultado bajo el altar mayor, junto a las reliquias del mártir San Eusebio. Su sepulcro fue venerado desde entonces, teniendo un culto popular y espontáneo. En 1742 se abrió la sepultura y se halló incorrupto el cuerpo. En 1896 el papa León XIII accedió a la petición de los obispos irlandeses y confirmó el culto inmemorial. 

Actualmente las reliquias del santo obispo se veneran en Cork, Ross y Cloyne, las sedes que le correspondían y nunca pudo ocupar. Se le llama "El Mártir Blanco", pues aunque no padeció muerte violenta, los trabajos y desvelos por servir a la Iglesia en medio de las adversidades le llevaron al sepulcro.


Fuente:
http://vultuschristi.org/index.php/2013/10/an-irisman-who-died-in-italy/


A 24 de octubre además se celebra a
San Evergislo de Colonia, obispo.
San Félix de Tucbazene, obispo y mártir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html

San Bertrand de Comminges, obispo.

San Bertrand de Comminges, obispo. 16 de octubre. Nació sobre 1045 en Tolosa. Fue hijo del conde Raymond de L'Isle-Jourdain y, por pa...