Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

miércoles, 1 de agosto de 2012

San Pedro Ad Víncula

Pregunta: Hola. Necesito información iconográfica sobre la talla (...) Se trata de San Pedro Encadenado (Ad-vincula), pero me interesaría conocer el significado de las dos llaves (una de plata y otra de oro, ya que me he encontrado diversas versiones), así como cuál es el libro que porta (¿acaso textos bíblicos?) y el hecho de que tenga un brazo levantado (¿acaso son las negaciones?). Me encantaría información fidedigna, y en la medida de sus posibilidades. Con el deseo sincero de que pueda aportar un buen trabajo, reciba un cordial saludo.

Respuesta: Muchas gracias por pensar que puedo ayudarte. Eso me honra. Primero vamos a la imagen (es la imagen lateral), la que supongo le llamen San Pedro "ad víncula", por las cadenas que lleva a los pies y que forman parte de la iconografía de este pasaje de la vida de San Pedro tiene otros elementos. Pero si le quitamos las cadenas, que se ven puestas por encima y no forman parte de la imagen, nos quedamos con una normal imagen de San Pedro apóstol, con su iconografía típica:

Las llaves:
Remiten al pasaje bíblico de Mateo 16, en el que el Señor promete a Pedro "las llaves del reino de los cielos". Está claro que son un símbolo de autoridad y discernimiento. Quien posee las llaves de algún sitio es quien decide, ordena y administra. La tradición iconográfica vincula estas llaves a los papas, sucesores de San Pedro, y así aparecen en los sellos, escudos, y simbología papales. No solo las llevan San Pedro, sino que también forman parte de la iconografía de santos defensores del poder papal, como San Juan de Colonia y los mártires de Gorkum (9 de julio), San Raimundo de Penyafort (8 de enero), San Servacio de Tongres (13 de mayo) o San Humberto (3 de noviembre). Estos dos últimos habrían recibido las llaves de manos del mismo San Pedro.
Una llave de oro y una llave de plata, representan el poder espiritual y el poder temporal del que el papado dice tener capacidad. Antiguamente, este poder temporal se pretendió poner por encima del poder de los gobernantes civiles, que debían ser meros vasallos del papa, lo que trajo las luchas y contraicciones conocidas y merecidas.

El libro: Es un atributo muy común en los santos apóstoles, predicadores, obispos, doctores, religiosos y religiosas, y tiene varios significados, y dependerá de quien lo porte, pues puede ser un libro en específico, una obra propia o, como dices, la Palabra de Dios. En un santo fundador, significa la Regla escrita: Por ejemplo, Santa Teresa Jornet (26 de agosto), San Benito (21 de marzo y 11 de julio); en una virgen mártir, la meditación en la Palabra de Dios: Por ejemplo, Santa Bárbara (4 de diciembre), Santa Inés (21 y 28 de enero). En el caso de San Pedro, significa no solo sus cartas escritas, sino la Palabra predicada por él.

San Alejandro I venera
las cadenas de San Pedro
.
El brazo en alto:
No tiene que ver con las negaciones (el atributo que remite a las negaciones es el gallo). Es un gesto propio de los santos predicadores, ya sea señalando, o con una cruz en alto. Lo veremos en San Vicente Ferrer (5 de abril y segundo lunes de Pascua), San Francisco Javier (3 de diciembre), Santa Rosa de Viterbo (4 de septiembre), San Francisco Solano (14 de julio) o San Juan de Capistrano (23 de octubre). También lo vemos en santos dedicados a la enseñanza, como San José de Calasanz (25 de agosto), San Juan Bosco (31 de enero) o San Juan Bautista de la Salle (7 de abril); en estos casos mostrando el camino de la salvación a sus alumnos. El sentido que tiene es ese: Señala a Aquel de quien predican y al cual nos llevan.

Las cadenas:
Que no mencionas en tu pregunta, pero que aparecen a los pies de la imagen. Aluden a la prisión y liberación milagrosa de San Pedro, que es lo que celebra, precisamente, la festividad de San Pedro "Ad Víncula" y de la que te hablo ahora:

San Pedro ad Vincula. 16 de enero (Iglesia Oriental) y 1 de agosto. 
La leyenda, muy tardía, dice que el papa San Alejandro I (3 de mayo), fue encarcelado junto al prefecto San Hermes (28 de agosto), al que Alejandro había ganado para la fe. San Quirino (30 de marzo), el tribuno, no entendía como se podía haber convertido Hermes y haber dejado todo para ganar la cárcel y la probable muerte y le visitó en la cárcel, para intentar convencerlo, y viendo que no era posible, le pidió una prueba de la verdad del cristianismo. Separó a ambos presos, y les dijo que si los hallaba juntos de nuevo, creería en la fe cristiana. Así lo hizo, e instantáneamente, un ángel apareció junto a Alejandro y lo llevó a la celda de Hermes. Quirino se convirtió y le pidió a Alejandro que sanase a su hija, Santa Balbina (31 de marzo), enferma de la garganta. Alejandro le pidió la trajese a su presencia.

Así hizo, y al regresar, Balbina se postró y besó los pies de Alejandro, que le dijo: "no debes besar sus cadenas, sino aquellas con que San Pedro fue encadenado". Las buscaron y hallaron (supongo que besaría la santa cuanta cadena había en la cárcel hasta ser curada), y entonces Quirino liberó a Alejandro, y fue bautizado junto a toda su familia. Finalmente también fue mártir junto a su hija, y goza de gran veneración en Neuss. Y Alejandro, en memoria de este milagro, conservó las cadenas, instituyó la festividad de "San Pedro Ad Víncula" el 1 de agosto y mandó a construir la iglesia sobre el Esquilino.
 
Cadenas de San Pedro.
Iglesia de San Pedro "Ad Víncula". Roma.

Pero en realidad esta festividad era la conmemoración de la dedicación de una iglesia muy posterior, que ayudó a construir la emperatriz Eudoxia en Roma para resguardar las cadenas que el apóstol San Pedro había llevado en la cárcel Mamertina, en Roma. Pero la devoción de los fieles hizo que se creyera que juntas estaban las que el apóstol había llevado primero, en Jerusalén. La leyenda, del siglo VII, decía que estas cadenas le habían sido entregadas Eudoxia por San Juvenal, patriarca de Jerusalén (17 de junio) en el 429. Una parte la dejó en Jerusalén y otra la regaló a su hija, también llamada Eudoxia. Cuando Eudoxia hija enseñó la reliquia al papa San Sixto III (18 de agosto), este las tocó a las conservadas en Roma y ¡milagro! ambas unieron los eslabones, para formar una sola, ante lo cual, Eudoxia no osó reclamar su parte. En el siglo XIII la leyenda ya es lo suficientemente conocida, como para que la Vorágine la defienda y propague aun más en su Leyenda Áurea.

Esta basílica se construyó a mediados del siglo V, a partir de una villa imperial, de la que tal vez formaran parte las 20 columnas que delimitan la nave central. Leyendas tardías añadieron que la iglesia se levantó sobre el mismo lugar de la condena y que habís sido sitio de culto desde el siglo II (la leyenda de Alejandro y Quirino), hasta ser oficial cuando Eudoxia levantó la basílica, pero lo cierto es que solo se han hallado restos de dicha villa, no de otra iglesia. La basílica fue restaurada por los papa Adriano I, Sixto IV y Julio II. Por su origen, puede pasar desapercibida, pues no tiene la típica apariencia exterior de iglesia. En ella se halla el famoso Moisés de Miguel Ángel, y por ello recibe numerosas visitas. Algo decepcionante son las imitaciones de mármol que se ven en las paredes, de tercera categoría.

Relicario de las cadenas
en Plénée-Jugon, Bretaña
Era costumbre antigua, sacar limaduras de estas cadenas y repartirlas como reliquias, o insertarlas en llaves que el papa entregaba como regalo, a obispos destacados en la fe. Como la famosa llave de San Servacio (13 de mayo), cuya leyenda dice que le fue dada por el mismo San Pedro.

Alban Butler pone como origen de esta festividad en Inglaterra, el "loafmass", una festividad en la que a inicios de agosto, se daban gracias por las cosechas, haciendo un pan con trigo recién recogido que era llevado a la iglesia y bendecido. El misal de San Gregorio, sin embargo, recoge esta acción de gracias el 6 de agosto. Como nota curiosa, añado que en el altar de las cadenas están las supuestas reliquias de los Santos Macabeos, cuya memoria se celebra también a 1 de agosto, indudablemente, por la dedicación del altar.

Y, para terminar, en esta festividad de San Pedro encadenado, las tradiciones mercedarias cuentan que la Virgen de la Merced se apareció a San Pedro Nolasco para animarle a fundar una Orden para la redención de cautivos. 


A 1 de agosto además se celebra a
Beato Juan de Jerusalén, obispo carmelita
San Alfonso María de Liguori, obispo fundador.

MI LIBRO ELECTRÓNICO

"TUS PREGUNTAS SOBRE LOS SANTOS

(SANTOS PATRONOS DE LAS ENFERMEDADES)

YA ESTÁ DISPONIBLE.

4 comentarios:

  1. ¡¡¡ Hombre !!! Así se llama una de mis 4 parroquias, si interesara alguna de sus fotos... (es una iglesia dicen quye preciosa, tanto que su barroquismo distrae para rezar) puede perdírseme... Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, ya tengo fotos de esa iglesia :) Pero gracias.

      Eliminar
  2. Esto ya es una pregunta, ¿donde están las verdaderas cadenas de S. Pedro?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cadenas que llevó San Pedro (y mil condenados más) se habrán oxidado con el tiempo. A saber.

      Eliminar

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html