Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Vitralistas, también tenéis un patrón!

Pregunta: Hola!! en primer lugar quisiera agradecerle el increible trabajo que realiza, su claridad y amabilidad al responder cada pregunta con tanto detalle e información. En segundo lugar preguntarle si es posible saber cual es el santo o patrono de los vitralistas. Desde ya agradezco su tiempo y espero pacientemente su respuesta. Argentina. 

Respuesta: Hola. Muchas gracias por tus elogios, intento hacer lo mejor que puedo. Casualmente hace unos días encontré a este santo y pensaba hacer un artículo sobre él, precisamente por esto de las vidrieras. No todos los días se encuentra uno con santos tan dedicados al arte como: 

Beato Jacobo Griesinger de Ulm. 12 de octubre y 11 (en la diócesis de Rothenburg) de octubre. Jacobo (Santiago, James) nació en 1407 en Ulm, hijo de un rico comerciante. Desde muy joven aprendió y se dedicó a la pintura del vidrio. A los 20 años, se fue en peregrinación a Roma, donde se hizo mercenario del reino de Nápoles y más tarde de la nobleza de Capua. En 1441, buscando vida espiritual y recogimiento, vistió la Basílica de Santo Domingo de Bolonia (ciudad en la que se le conoce como  Jacobo "el alemán"), y se unió a los dominicos, como hermano converso. Ya religioso volvió a su antiguo trabajo de los vitrales, con gran arte, gusto y técnica. El mejor exponente de su obra es la ventana de la capilla de los notarios de San Petronio de Bolonia.

Tuvo gran espíritu de oración, mortificación, humildad, y ya tenía fama de santidad antes de su muerte. Además, conocía de alquimia y farmacia, y como religioso destacó por su caridad con los enfermos. Entre sus devociones destacan el rezo continuo del Padre Nuestro y la preparación para la Sagrada Comunión, que realizaba, sin interrupción durante toda una noche. A veces se le vio en éxtasis, con una luz alrededor. Siempre guardó la pureza, la inocencia, la humildad y la sencillez de costumbres.

Y como todo santo “que se precie”, tiene su leyenda: En una ocasión, mientras tenía en el horno unas vidrieras, el Prior le mandó buscar. Jacobo fue, por obediencia y sin excusas, dejando el trabajo. A su regreso, esperando encontrar los vidrios calcinados, lo encontró todo perfecto, por obra de la Virgen, que cuidó del horno. De hecho, estos son sus atributos: una vidriera, un horno y la Virgen María, además de un lirio. En ocasiones un medallón esmaltado sustituye la vidriera, porque también trabajó el esmalte y la cristalería en general.

El 11 de octubre de 1491, mientras agonizaba, su cuerpo brilló con una intensa luz azul, y seguidamente murió. El 20 de diciembre de 1576 una parte de sus reliquias fueron trasladadas a su ciudad natal de Ulm, otras quedaron en Santo Domingo de Bolonia, en una bella urna. León XII confirmó el culto que ya se le daba como Beato, el 3 de agosto de 1825. En Irlanda y Bolonia (al menos) es patrón de los pintores de vidrio y vitralistas. Su culto aún permanece en Bolonia y en el convento dominico de Santa María de Ulm.


Fuente:
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html