Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

sábado, 5 de mayo de 2012

El abrazo de Francisco, Domingo ¡y Ángelo!

San Ángelo Protomártir O.C
Estampa devocional
.
En la iconografía propia de las órdenes franciscana y dominica hay un tema bastante común: el abrazo de San Francisco (4 de octubre y 17 de septiembre) y Santo Domingo de Guzmán (24 de abril, 4 de agosto y 15 de septiembre), ambos fundadores de estas órdenes, respectivamente. El abrazo ha pasado de recordar el momento histórico del encuentro de ambos en Roma, para simbolizar el hermanamiento de ambas órdenes en su afán misionero y apostólico, representado en sus santos patriarcas y fundadores. Rivalidades ajenas y propias durante siglos que se calmaron con el tiempo, la disciplina y las costumbres recíprocas de humildad, como que un fraile de la otra Orden predicara en la festividad del propio fundador; que ambas Órdenes llaman “Nuestro Padre” al Fundador de la otra, y que la imagen del fundador de la Orden hermana, tuviera lugar de honor en la propia iglesia conventual. Hoy son órdenes hermanas y ambas profesan admiración y devoción por los dos Santos Patriarcas.

Pero lo que las crónicas franciscana y dominica han silenciado es que hubo un tercer personaje de este “abrazo”: San Ángelo, protomártir de la Orden Carmelita.

Pero antes, en breve recuento de la vida de San Ángelo (5 de mayo y 27 de agosto, traslación de las reliquias): Sus padres eran judíos, descendientes de San David, a los que la Virgen María se les apareció y les conminó a convertirse, y les anunció el nacimiento de gemelos, a los que llamarían Ángelo y Juan. Nacieron en abril de 1186, y me salto toda la infancia, llena de prodigios, renuncias y actos heroicos. Joven ya, decidió entrar en religión, entró en la Orden Carmelita, en el convento de Santa Ana, radicado en la supuesta casa de la santa, en las afueras de Jerusalén junto su hermano el Beato Juan de Jerusalén (1 de agosto), que llegaría a ser Patriarca de Jerusalén. Más detalles podéis leer en la vida de este hermano.

San Ángelo.
Talla venerada en Licata
Fue Ángelo destinado al Monte Carmelo, donde fue perfecto religioso, abstinencia total, cuaresmas y penitencias, milagros de todo tipo, ya os lo imagináis… En 1213 San Brocardo (2 de septiembre) le envió a ser ordenado presbítero en Jerusalén. después de ser ordenado, se retiró un tiempo al desierto para vivir austeramente y en oración constante. Allí tuvo una aparición de Cristo en la que este le mostró todo el mal que le esperaba a la Tierra Santa con la invasión de los musulmanes: guerras, hambres y pestes, así como la pérdida de la paz. Le conminó a ir a occidente, a predicar la paz, la conversión y la misericordia de Dios. Y así lo hizo, en 1219 llegó a Sicilia, luego de por un milagro, convertir a los piratas moros que le iban a asesinar. Predicó en Messina y Civitavecchia, donde conoció a Honorio III, que le pidió fuera a Roma, a predicar para él mismo y para el pueblo. Y ya llegamos a lo nuestro: el abrazo:

Estaba Ángelo predicando un sermón en San Juan de Letrán, cuando supo por revelación que estaban allí los Santos Domingo y Francisco, que andaban en asuntos de sus órdenes. Ángelo no los conocía, pero al subir al púlpito dijo que, entre los que escuchaban “había dos nuevas y firmes columnas de la Iglesia”. Predicó tan bien, que ambos santos quisieron conocerlo y (dice la “vitae”) “como si siempre se hubieran conocido, se abrazaron”. Y ocurrieron varias profecías:

Domingo, Ángelo y Francisco
en Santa Sabina
Ángelo le dijo a Domingo “el Señor te ha escogido como acérrimo impugnador de las herejías y predicador contra los vicios”; y a Francisco: “y a ti, como principal imitador de Jesucristo, cuyas cinco llagas ha de imprimir en tu cuerpo por premio de tu humildad”. A esto, contestó Domingo: “Alégrate, Ángelo, a quien el Señor ha escogido por predicador de la Verdad contra los vicios y herejías; y por lustre de la Iglesia con tus virtudes”. Y dijo Francisco: “Con razón, Ángelo, te debes alegrar, porque en breve tiempo darás tu vida por la honra del Señor en el reino de Sicilia, y con tres coronas de virgen, doctor y mártir, subirás al cielo”. De allí se fueron a Santa Sabina, casa de los dominicos, donde estuvieron en oración los tres, toda la noche. 

Constancia de este encuentro y presencia de Ángelo, daba una inscripción en la celda de Santo Domingo en Santa Sabina (desconozco si se conserva hoy en día) que decía “Memento posteritas & mémorare hunc quem prœteris angulum prœngustum; fat augusta is fuit sanctorum trium yirorum Curia: Dum anno salutis MCCXIX. Isthic divinis in colloquiis pernoctarunt, trium Ordinum primitiva lumina, militantis Ecclesia fida columina: Franciscus Seraphicus , Angelus Martir Carmelita & Dominicus cœlla huius inquilinus. Audi Roma, felicius hic supervolat Aventino tuo augurium ex tali Heroum trisigmate, quam qui olim Romulo tuo spectavi ibidem tres vulturum quaterniones”.

Según me hacen llegar, la placa actual evita toda alusión a los buitres voladores y solo dice: "Attende advena. Hic olim sanctissimi viri Dominicus, Franciscus, Angelus Carmelita in divinis colloquiis vigiles pernoctaverunt".

Procesión con las reliquias de San Ángelo. Licata.
Luego de esto, Ángelo fue a Nápoles, Sicilia, Calabria, Agrigento, dejando conversiones y milagros en todos estos sitios. Llegó a Licata, donde el 25 de abril de 1220 predicó públicamente contra el Conde Berengario, que vivía públicamente con una amante, llamada Margarita. Esta se convirtió, dejó al conde y quiso una vida de penitencia. Berengario, furioso, esperó para tomar venganza. El 5 de mayo (como le había dicho San Juan Bautista a Ángelo en una visión), estando predicando en la iglesia de Santos Felipe y Santiago, Berengario se acercó al santo y le asestó cinco puñaladas en el pecho. El pueblo se enfureció, pero Ángelo pidió perdonaran a su agresor, como él mismo lo hacía. Este perdón heroico, más que los resplandores, cantos celestiales y una paloma blanca que salió de su interior, ya bastan para que desde ese momento fuera considerado santo. Allí reposan sus veneradas reliquias hasta hoy.

San Ángelo. Iglesia de la Enseñanza
México D.F. Talla y tela encolada.
En 1222, luego de recoger testimonios sobre sus virtudes y milagros, fue canonizado por el Patriarca Anastasio de Alejandría, en un concilio jerosilimitano. Su vida es atribuida a la pluma del Beato Enoch (4 de mayo), que le acompañó durante casi toda su vida y luego fue Patriarca de Jerusalén, y la habría escrito en 1227. Sospechosamente, estuvo perdida hasta 1527, en que fue dada a conocer por Tomás Bellorosso, un canónigo de Palermo, donde el santo gozaba, y goza, de una devoción sólida. En 1459, el Beato Juan Soreth (24 de julio) logró que Pío II le concediera oficio propio y extendiera su fiesta a toda la Orden. Luego de la reforma conciliar, los carmelitas descalzos lo eliminaron de su calendario propio,  incomprensiblemente, pues aunque con visos de leyenda, su existencia está plenamente probada por documentos fidedignos.


A 5 de mayo además se celebra a
San Maroncio, abad.
Santa Jutta de Sangerhaussen, viuda, eremita y mística.


MI LIBRO ELECTRÓNICO

"TUS PREGUNTAS SOBRE LOS SANTOS

(SANTOS PATRONOS DE LAS ENFERMEDADES)

YA ESTÁ DISPONIBLE.


11 comentarios:

  1. que buen articulo Ramón, siempre habia visto estas pinturas del abrazo de Domingo y Francisco pero esta presencia de San Angelo me era totalmente desconocida y me parece por lo mismo de lo mas interesante conocer este hecho, las tres ordenes hermanadas y es curioso porque al mens aqui en México en muchos templos franciscanos es muy venerada la Virgen del Carmen. Una duda, dices que a San Angelo lo mataron con puñaladas en el pecho, entonces ¿porque lo representan sangrando de la cabeza o el cuello o con un arma en la cabeza como aparece en varias de las estampas con que ilustraste el articulo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andresito, lo del Carmen es bastante universal y está donde quiera :) Y sí que suele aparecer San Ángelo con un hacha o sable morisco en la cabeza, a par de las puñaladas. No lo tengo muy claro, pero hay versiones que sitúan su muerte a manos de piratas berberiscos.

      Eliminar
  2. Ángel Luis Estecha González, pbro.5 de mayo de 2012, 18:43

    Tengo el librito "Misal Carmelitano (para uso privado)", preparado por el P. Rafael Mª López Melús, O. Carm. (Ed. AMACAR, 1987), en el que incluye las celebraciones de las dos ramas del Carmelo. En el "Pórtico" nos recuerda que la Sda. Congregación para el Culto Divino aprobó las misas del Carmelo teresiano en 1973 y las del Carmelo (A.O.) en 1977 y añade: "Otra nota señalada por la misma Sda. Congregación era la de la historicidad de los Santos. Quizá en este campo nuestros historiadores fueron un tanto demasiado críticos y exigentes y desaparecieron de nuestro Santoral Propio Santos de una gran raigrambre y tradición. Algunos de ellos ya se han recuperado para toda la Orden: San Simón Stock, San Ángel..."
    En el cuerpo del misal (5 de mayo) señala la celebración de San Ángel, presbítero, como memoria libre para los carmelitas y pone una interrogación para el carmelo teresiano.
    Esta es la breve nota biográfica que incluye: "Parece ser que, procedente del Monte Carmelo, llego a la isla de Sicilia en la primera mitad del siglo XIII. Fue un celoso apóstol. Algunos autores dicen que se encontró en Roma con Santo Domingo y San Francisco. Parece que murió asesinado en Licata (Sicilia) por los "impíos infieles" en la primera mitad del siglo XIII. Su culto fue muy popular en la Orden".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pater! Si que se pasaron tres pueblos con los santos de más devoción y con dudosa historia. Los descalzos ya repusieron a San Simon Stock, pero a San Ángelo no, aunque en los sitios donde su devoción permanece sí que lo celebran, claro.

      Eliminar
  3. Ángel Luis Estecha González, pbro.5 de mayo de 2012, 18:47

    Y esta es la Oración colecta de la Misa:
    "Dios, fuerza de los fieles y corona de los mártires, por cuya gracia San Ángel, carmelita, superó los tormentos del martirio; por su intercesión, concédenos propicio que, imitándole fielmente, seamos hasta la muerte testigos de tu presencia y bondad. Por Nuestro Señor..."

    ResponderEliminar
  4. En un antiguo libro sobre la vida de san Francisco de Asis , al hablar de encuentro de este con Domingo, casi al final, hace la acotacion de "...y parece ser que tambien se encontraron con san Angel.." Es decir, no lo aseguran. Es la unica fuente que brinda esa informacion. Parece ser una manera de buscar la union entre Ordenes importantes, de alguna manera.

    ResponderEliminar
  5. Por casualidad he caído en este blog, en busca del encuentro entre San Francisco, Santo Domingo y San Angelo. En realidad la placa no existe más. Los dominicos de Santa Sabina hicieron reformas, y desapareció. Creo que hay un error en la transcripción, en vez de "frœngustum" debería ser "praengustum" (al menos así dicen libros antiguos, de 1678, 1868 y otros, de los que tengo fotocopia). La placa actual (no la he visto, pero es lo que me consta) dice sólo "Attende advena. Hic olim sanctissimi viri Dominicus Franciscus Angelus Carmelita in divinis colloquiis vigiles pernoctaverunt". Más escueta. Las vidas antiguas hablan de asesinado por el conde Berengario, por causa de la conversión de la amante. De esto tenemos muchos casos en la Historia. El odio al P. Pio, por ejemplo, empezó por haber convertido a una amante. "Los hijos de la tinieblas..." dice el Evangelio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jose Manuel, me ha traicionado el dedo con el praegustarum, gracias. Supongo que hayan quitado la placa antigua por la alusión a los buitres, que alude a la leyenda de Rómulo y Remo, y la fundación de Roma. Y tienes razón con que hay más casos, por ejemplo, tres días después de San Angelo, el 8 de mayo, los carmelitas celebran al Beato Luis Rabatá, asaeteado por un amante despechado.

      Eliminar
  6. <Interesante el artículo, en Arequipa- Perú, la imagen de San Angelo, corona el Púlpito del monasterio de Santa Teresa de carmelitas descalzas, además hasta hace unos años se celebraba una Procesión llamada ¨Del Paso¨, en que ambas imágenes de Santo Domingo y San Francisco salían de sus propios conventos hacia la Plaza de Armas de la Ciudad y en un arco de madera y flores se inclinaban para significar el gesto del abrazo, rememorando su encuentro en Roma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por contarnos sobre esta tradición. Pena que ya no se celebre.

      Eliminar
  7. Saludos cordiales, hermano Ramón. Es sumamente interesante conocer este detalle que San Ángelo estuvo presente en el encuentro entre Santo Domingo y San Francisco. Por cierto, dos apuntes:
    1º El historiador y prior general carmelita Fray Mariano Ventimiglia relata este episodio en su Historia chronologica priorum generalium latinorum Ordinis Beatissimæ Virginis Mariæ de Monte Carmelo, Nápoles, 1773, página 11.
    2º Una tradición citada por John Mathias Haffert y el padre Francis Johnston (aunque no se conoce la fuente primaria) cuenta también que Santo Domingo profetizó diciendo: “Un día, hermano Ángelo, a tu Orden del Carmen la Bienaventurada Virgen María les dará como señal universal de su afiliación a Ella una devoción que será conocida como el Escapulario, y a mi Orden dará una devoción que será conocida como el Rosario. Y un día, por medio del Rosario y el Escapulario, Ella salvará al mundo”.

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html