Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

San Hildward.

San Hildward de Dikkelvenne, monje y obispo. 7 de septiembre y 29 de diciembre (traslación de las reliquias).

Iglesia de Santa María
de Dendermonde.
Una "historia" tardía, escrita en el siglo IX con motivo de la traslación de las reliquias, nos cuenta que Hildward era de origen franco, y vivió allá en el siglo VII. Fue monje profeso y era ayudante del obispo Bertin de Toul. Cuando este fue asesinado por unos salteadores, el rey Dagoberto III le seleccionó por sucesor del fallecido, con aplauso del clero y el pueblo. Pero un noble local quería la sede para su hijo y la usurpó, e Hildward para probar la voluntad de Dios, le entregó un anillo al falso obispo. Este, al tomarlo, cayó muerto al instante.

Junto a dos monjes, Santos Brino y Bittino (7 de septiembre), se fue en peregrinación a Roma, donde el papa San Gregorio III (28 de noviembre) le recibió con cariño y le reveló que Dios no le quería para una sede, sino para obispo itinerante, y le consagró como tal, pues hasta entonces solo era obispo electo. De regreso, Hildward se fue a Dikkelvenne, en los Países Bajos, donde comenzó su misión apostólica. Fue hospedado por una viuda, que era amante de un noble, a la cual convirtió al Evangelio. El noble, al perder a su amante, amenazó con matar al obispo, pero cayó terriblemente enfermo, y no sanó hasta que confesó su plan de crimen y se convirtió a la fe de Cristo. Acto seguido, hizo donación de dos iglesias y sus pueblos para el servicio de la Iglesia, y con la cual fundó el santo un monasterio en Dikkelvenne. Su "vita" se entrelaza con la de Santa Cristiana (26 de julio), de la cual su propia leyenda dice que fue una princesa británica que huyó de su confort para poder servir a Cristo. Hildward la bautizó y le impuso el velo de las vírgenes, haciendo desde entonces vida eremítica a las afueras de Dikkelvenne.

Sobre el año 750 Hildward alcanzó la vida eterna, dejando como abad a su amigo Brino, que sería sucedido por Bittino. En el siglo XI el monasterio se trasladó y se convirtió en la célebre abadía de San Adrián. En 846 las reliquias de Hildward y Christiana se trasladaron a la iglesia de Santa María de Dendermonde, donde pueden venerarse aún, y desde entonces son considerados los patronos de la ciudad. 


A 7 de septiembre además se celebra a 
Nuestra Señora de Regla
Beato Mateo de Agrigento, obispo franciscano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html