lunes, 23 de abril de 2018

Del obispo bueno para los fieles malos.

San Adalberto de Praga, obispo y mártir. 23 de abril y 2 de agosto, traslación de las reliquias.

Nació en Bohemia alrededor de 956, en la ilustre familia Stamnitz. Fue bautizado como Wojtisch, pero tomó el nombre de Adalberto al ser confirmado, por amor a su preceptor y obispo, San Adalberto de Magdeburg (20 de junio), a quien sus padres le confiaron la educación del niño. Luego de terminar su educación, Adalberto siguió al servicio del obispo como ayudante, hasta 981, cuando el anciano murió. Entonces el santo regresó a su Bohemia, donde pensaba dedicarse a las armas, sin preocuparse mucho de su vida espiritual.

Pero he aquí que murió el obispo de Praga, San Teodomar (2 de enero), y el emperador Otón II eligió a Adalberto, que ni siquiera era presbítero, para sucederle. La causa de la elección no está nada clara, pero tampoco es de extrañarse, siendo los tiempos que eran. La familia de Adalberto era lo suficientemente influyente como para conseguirle ese puesto codiciado. Como fuese, Adalberto se vio de pronto conminado a ser obispo, y el 28 de junio de 982 fue ordenado por San Willig de Maguncia (23 de febrero), quien también ordenaría a San Bernward de Hildesheim (5 de mayo), y al Beato Meinwerk de Paderborn (5 de junio y 7 de agosto, traslación de las reliquias).

A pesar de su complacencia con el emperador, quien le nombró su consejero, no le fue fácil el episcopado a Adalberto, quien se tomó muy en serio su labor pastoral. Comenzó una labor reformadora importante, promoviendo la cultura, las artes y las buenas costumbres. Luchó severamente contra el amancebamiento de los presbíteros, imponiendo la disciplina celibataria romana, condenó la simonía, e intentó reformar los monasterios. Su postura ante la imposición imperial del papa Gregorio V, un joven de 24 años, hijo de Otón de Carintia, e impuesto en la silla pontificia para someter a los italianos al poder imperial, no aparece muy definida en la historia. Adalberto estuvo en la entronización en Roma y sintiéndose fracasado en su labor, renunció a su sede y en 989 se retiró junto a su hermanastro el Beato Gaudencio (12 de octubre) a la Abadía de San Alejo en Roma, tomando el hábito benedictino.

En 992 fundó el monasterio BÍevnov, Praga, pensando trasladarse allí, pero su política reformadora seguía sin gustar y tuvo que volver a Roma. Sin embargo, el mencionado Gregorio V no se lo permitió y le ordenó que volviera a la evangelización de los bárbaros, nombrándole además Legado suyo. Adalberto comenzaba a preparar su viaje cuando los bohemios le enviaron un "mensaje" para disuadirle de volver: incendiaron su palacio episcopal y asesinaron a algunos miembros de su familia, confiscándole además propiedades a los demás. Y luego le enviaron una carta en la cual le decían irónicamente que "somos demasiado malos para tener un obispo tan bueno".

Al ver Adalberto que no podía volver a su sede ni quedarse en Roma se fue al norte de Europa para predicar a los paganos de Prusia. Allí encontró el premio a todos sus desvelos: el martirio. Estando predicando en Danzic, un grupo de paganos lo alanceó repetidas veces luego de aturdirle con un remo, el 23 de abril de 997, Viernes Santo.


Relicario de San Adalberto.
La leyenda dice que un águila custodió sus reliquias para que no fueran profanadas. Como suele suceder, los santos molestan cuando están vivos, pero agradan cuando están muertos, los bohemios le aclamaron como su santo patrón enseguida, siendo canonizado dos años más tarde, en 999. El 2 de agosto de 1039 sus reliquias fueron trasladadas a la catedral de Praga, en medio de fastuosas celebraciones y fueron depositadas en una bella arca relicario. En 1831 se erigió una cruz llamada "de San Adalberto" en el lugar de su martirio, que fue destruida en 1945 y erigida de nuevo en el milenario de su muerte en 1997.

Es llamado el "Apóstol de los Prusianos", y es patrón de Hungría, Polonia y de la arquidiócesis de Praga. Su martirio sería inspiración para muchos apóstoles, especialmente San Bruno de Querfurt (9 de marzo), también martirizado por los paganos.


Fuente:
-"Vidas de los Santos". Tomo IV. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.
-https://www.heiligenlexikon.de


A 23 de abril además se celebra a:


San Juan de Holar, obispo.
San Ibar, obispo.
San Jorge, mártir.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html

De un reformador incomprendido.

San Adamnan de Iona, abad. 23 de septiembre. Descendía de la familia real irlandesa de Ronnat, en la cual nació sobre 623 en el Ulster. A...