viernes, 2 de abril de 2021

Nunca perdió el horizonte contemplativo.

Beato Nicolás de Francia, VI General Carmelita. 2 de abril. 

Nació en Narbona, Francia, a inicios del siglo XIII. Los hagiógrafos de la Orden le hacen carmelita en el Monte Carmelo, adonde habría llegado luego de participar en alguna Cruzada. Sería de aquella tercera generación de monjes que seguían la Regla dada por San Alberto de Jerusalén (17 de septiembre) sobre 1209. Habría tomado el hábito siendo General el Beato Alano de Bretaña (12 de noviembre). 

En 1250 habría sido nombrado Vicario de Tierra Santa por San Simón Stock (16 de mayo). Eran los tiempos en que los carmelitas tenían dos frentes abiertos. El primero, el creciente peligro de los musulmanes en Oriente, que hacía peligrar su permanencia en el Carmelo. El segundo, en Europa las Órdenes Religiosas se oponían al establecimiento de una orden eremítica. Ni los monjes los querían, ni los mendicantes. Finalmente los carmelitas tuvieron que abandonar el ideal cenobítico de Oriente para pasar a ser una Orden mendicante más. Tuvieron que adaptarse a vivir en ciudades, a predicar, vivir en conventos y tener culto público. 

De Nicolás se nos dice que tuvo una aparición de la Virgen María en la cual la Virgen le prometía la ayuda del papa Inocencio III y la de un rey santo, el cual pronto le visitaría. Se refiere a esto, a la visita que San Luis Rey de Francia habría hecho al Monte Carmelo y que recoge Guillermo de Sanvico, “cronista” de la Orden. En 1260 Nicolás emprendió la reconstrucción de la basílica de la Virgen en el Carmelo, avalada por San Simón y el papa Urbano V, cercano a Nicolás, pues antes de ser papa había sido Patriarca de Jerusalén. Esta iglesia y el monasterio serían destruidos pocos años más tarde por los musulmanes, más en el siglo aún en el siglo XV Guillermo de Harlem describe sus ruinas como esplendorosas: “era una iglesia tal, que nunca he visto una mayor; tenía la bóveda decorada de mosaicos”. 

Volviendo a Nicolás y su “vita”. El 16 de mayo de 1265 murió San Simón y el 24 del mismo mes fue elegido Nicolás para sucederle como General de la Orden, en el Capítulo de Tolosa. En agosto del mismo año Nicolás volvió a Francia para hacerse cargo de la Orden, con vistas a trasladarla tal vez para siempre a Europa. El 5 de agosto ocurrió en la iglesia de los carmelitas de Tolosa un portento: un enemigo de los frailes asaltó el convento e incendió la puerta del mismo. Antes de irse, le ocurrió que quedó paralizado y su cabeza se torció horriblemente quedando vuelta completamente. El hombre se arrepintió de su maldad y el Beato Nicolás clamó a la Santísima Virgen que perdonara a aquel desgraciado, y la Señora le devolvió la salud. En agradecimiento, el hombre puso una placa en el convento, al cual luego entró posteriormente, siendo un humilde y santo religioso. 

En el mismo 1265 el General Nicolás logró que el papa Clemente IV otorgara Bulas de protección a los carmelitas, pidiendo a los obispos que ayudasen a los frailes a establecerse en sus ciudades. También se emitirían otras mandando se respetara que celebrasen el rito jerosolimitano, que participasen de las limosnas de la ciudad, etc. En 1268 los carmelitas del Carmelo serían martirizados por el Islam, y el convento e iglesia derruidos. La presencia carmelita se apagaría en el Carmelo durante casi 400 años, hasta que en 1631 el Venerable Próspero del Espíritu Santo volviera a fundar un convento allí. Pero esa es otra historia. 

En 1270 el Beato Nicolás renunció al Generalato y se retiró al monasterio más apartado de ciudades y universidades que pudo. Era un convento pequeñito en el Monte Erratroff, en Orange. Allí, en el poco tiempo que tuvo de vida, escribió su “Ignea Sagita”, un libro cuyo objetivo era que los religiosos no olvidaran el origen eremítico de los carmelitas ahora que vivían en las ciudades. Llamaba a no dejarse llevar por el amor desmesurado a los estudios, las universidades, las cortes palaciegas, llamándoles a no perder de vista el horizonte contemplativo de la Orden. 

Nicolás subió al Eterno Monte de la Perfección el 2 de abril de 1272 a las 3 de la tarde, mientras miraba fijamente un crucifijo. Según Arnoldo Bostio numerosos milagros ocurrían en su tumba en Orange. 


Fuente:
-"Flos Sanctorum del Carmelo". P. SIMEÓN MARÍA BESALDUCH, O.Carm. Barcelona 1951.


A 2 de abril además se celebra a










MI LIBRO ELECTRÓNICO

"TUS PREGUNTAS SOBRE LOS SANTOS

(SANTOS PATRONOS DE LAS ENFERMEDADES)

YA ESTÁ DISPONIBLE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html

Ermitaño, quesero y santo coronado.

San Alejandro de Foigny, monje cisterciense. 12 de abril y 3 de mayo.   Según la leyenda de Foigny, había cuatro hermanos príncipes que viví...