Regístrate y recibirás el Santo del Día en tu correo.

viernes, 14 de diciembre de 2012

De un santo que habla de santos

San Juan de la Cruz y
Cristo con la Cruz a cuestas.
Ya sea porque este es un blog sobre santos y el tema de las imágenes no se ha tocado en profundidad, porque hoy día 14 de diciembre se celebre a San Juan de la Cruz, Padre Nuestro, y él hable mejor que yo, o porque ando corto de tiempo; en lugar de hablar de un santo, dejaré que ese santo hable de santos, devoción e imágenes. Os transcribo y resumo unos capítulos de su obra "Subida al Monte Carmelo". En este libro, tratando aquello que si bien puede y sirve para acercarnos a Dios, la voluntad puede convertirlo en todo lo contrario, el santo dedica varios capítulos al tema de las imágenes. Ciertamente, vemos que no ha cambiado mucho la cosa desde el siglo XVI hasta hoy en día:

1. Devoción verdadera en el ornato y cuidado de las imágenes:
"Esto [el mal uso de las imágenes] se verá bien por el uso abominable que en estos nuestros tiempos usan algunas personas que, no teniendo ellas aborrecido el traje vano del mundo, adornan a las imágenes con el traje que la gente vana por tiempo va inventando para el cumplimiento de sus pasatiempos y vanidades, y del traje que en ellas es reprendido visten las imágenes, cosa que a ellas fue tan aborrecible, y lo es; procurando en esto el demonio y ellos en él canonizar sus vanidades, poniéndolas en los santos, no sin agraviarles mucho. Y de esta manera, la honesta y grave devoción del alma, que de sí echa y arroja toda vanidad y rastro de ella, ya se les queda en poco más que en ornato de muñecas, no sirviéndose algunos de las imágenes más que de unos ídolos en que tienen puesto su gozo". (1)
Contundente el santo. Lo más llamativo, y de gran actualidad, es como capta la psicología del "santero":  Este no se configura en sus gustos, aficiones y trajes con la vida del santo al que viste, sino que según su gusto y vanidad, adorna la imagen sin tener en cuenta lo que de verdad representa: algo para conducir a Dios, y no algo para que le alaben a él mismo por el arreglo. ¿Quien no ha visto en nuestros templos imágenes vestidas florclóricamente? ¿O vestidas de manera que el único criterio es el que se note que se ha donado algo a la imagen? ¿O cuantas imágenes no usan los colores apropiados, solo porque no se conocen o se prefieren otros, al uso ridículo del mundo? Sentencia, sabiamente el santo: son muñecas.

2. Necesidad real de las imágenes:

"La persona devota de veras en lo invisible principalmente pone su devoción, y pocas imágenes ha menester y de pocas usa, y de aquéllas que más se conforman con lo divino que con lo humano, conformándolas a ellas y a sí en ellas con el traje del otro siglo y su condición, y no con éste, porque no solamente no le mueve el apetito la figura de este siglo, pero aun no se acuerda por ella de él, teniendo delante los ojos cosa que a él se parezca. Ni (en) esas de que usa tiene asido el corazón, porque, si se las quitan, se pena muy poco; porque la viva imagen busca dentro de sí, que es Cristo crucificado, en el cual antes gusta de que todo se lo quiten y que todo le falte. (...) Que, aunque es bueno gustar de tener aquellas imágenes que ayuden al alma a más devoción (por lo cual se ha de escoger la que más mueve), pero no es perfección estar tan asida a ellas que con propiedad las posea, de manera que, si se las quitaren, se entristezca". (2)
Entiende el santo Padre que solo almas muy adentradas en Dios no necesitan nada material para su devoción. Él mismo, tan contemplativo, gustaba de adornar altares y consta que siempre se preocupó que las iglesitas de los monasterios donde fue prior, fueran limpias, sencillas y devotas. Conocido es el pasaje de aquel lienzo de Cristo con la cruz a cuestas que halló abandonado y sintió pena, no por ser imagen de gran valor, sino que daba devoción verla, y la mandó restaurar, consiguiendo del Señor la gracia de padecer y ser despreciado por causa del mismo Cristo. Por eso, aunque buenas, advierte que el que de veras quiera adentrarse en Dios, cada vez ha de ir necesitando menos signos visibles, como las imágenes. Según se llene el alma de Dios, se vacía de la necesidad de elementos externos que no llenan. Es una paradoja: A más lleno el corazón y la espiritualidad de signos e imágenes, aún piadosas, más vacíos están de Dios; y más vaciamiento de cosas, más lleno de Dios. Según vaya perdiendo la afición por las imágenes, pues nada de tristezas, sino desasimiento y buscar la única y viva imagen necesaria: Cristo dentro del alma.

3. Del sentido común y las imágenes:
"Mucho había de decir de la rudeza que muchas personas tienen acerca de las imágenes; porque llega la bobería a tanto, que algunas ponen más confianza en unas imágenes que en otras, entendiendo que les oirá Dios más por ésta que por aquélla, representando ambas una misma cosa, como dos de Cristo o dos de Nuestra Señora. Y esto es porque tiene más afición a la una hechura que a la otra, en lo cual va envuelta gran rudeza acerca del trato con Dios y culto y honra que se le debe, el cual sólo mira la fe y pureza de corazón del que ora. De manera que, como haya devoción y fe, cualquiera imagen bastará; mas si no la hay, ninguna bastará. Que harta viva imagen era nuestro Salvador en el mundo y, con todo, los que no tenían fe, aunque más andaban con él y veían sus obras maravillosas, no se aprovechaban. Y ésa era la causa por que en su tierra no hacía muchas virtudes, como dice el evangelista (Mt. 13, 58; Lc. 4, 24)." (3)
Una bofetada da el santo padre a aquellos que, hoy en día más tal vez, caen en boberías (lo dice él, no yo) como si San Judas con el palo a la derecha o a la izquierda, o si la escoba de San Martín tiene la pelusa hacia arriba o hacia abajo. O que esta imagen de San José es más milagrosa que aquella otra. Y esto lo vemos a diario, y no siempre en la gente con poca formación religiosa, sino en las iglesias, y fomentado por presbíteros o religiosos. ¿Cuál es la causa de creer en esto?, pues como dice el santo, la "rudeza" en el trato con Dios, que son la poca fe, la relación utilitaria y manipuladora con Dios y los santos. Además de la ignorancia intelectual sobre la fe católica y el recto uso de las imágenes, está ese vacío al que se aludía antes, al tratar de la necesidad de imágenes y signos: el vacío espiritual que se llena con realidades materiales que aluden y vislumbran lo verdaderamente espiritual, pero que se quedan cortas y como enseña el santo, aún estorban.

Todo lo expresado antes sobre las imágenes bien que podría decirse, con las salvedades necesarias, de las enseñanzas recibidas, los libros, la música, los cantos, las liturgias, las costumbres que relacionados con la religión se tienen. El espíritu, que legítimamente usa de medios para llegar a Dios, tiene que irlos poniendo en su sitio: medios, no fines. Y si no, que lo recalque nuestro Santo Padre:


"Acaba de entregarte ya de vero;
no quieras enviarme
de hoy más mensajero
que no saben decirme lo que quiero". 





(1) Subida al Monte Carmelo. Libro Segundo, Canción Segunda. Capítulo 35, punto 4.
(2) Idem, punto 5.
(3) Idem. Capítulo 36, punto 3.
(4) Cántico Espiritual.

8 comentarios:


  1. Excelente! mejor dicho no podría ser, y de voz de un Santo, padre de la Iglesia. Sirva para distinguir entre la imagen y el mal uso y abuso que de ella hacen algunos, que como bien dices, no necesariamente son de los ignorantes, sino que muchas veces es auspiciada o motivada por clérigos errados.
    Felicidades. Emilio PC.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Emilio. Más habla el santo de este tema, pero para un artículo de un blog con esto bastaba, la verdad. Lo ideal es que nos leamos cada uno al santo, ¿verdad?

      Eliminar
  2. HOLA QUERIDOS HERMANOS: es el santo de los estudiantes??. yo necesito ayuda con mis estudios.Yo estudio psicología, el año que viene me quiero recibir ( después de tanto remar para estudiar y después de tantas crisis vocacionales)y aun me faltan muchas materias. Pero me puse la meta de recibirme el año que viene. estoy casada y tengo 2 hijos y me cuesta estudiar, me levanto muy temprano y el día me es corto para todo y aveces no llego para rendir, pareciera que algo me empujara a no llegar!!!. Estuve leyendo la historia del santo y me sentí muy identificada. Se le puede pedir el favor de que interceda ante el señor para que me ayude a siempre rendir bien y aprobar y que pueda llegar a tiempo con mis estudios??. Como puedo hacer para pedírselo??. POR FAVAR ACONSEJENME. MUCHISIMAS GRACIAS. MI MAIL ES danielaroldanromano@hotmail.com

    ResponderEliminar
  3. Lo que se le puede pedir es que te mantenga con excelente salud y con esa fe que manifiestas, que le dé mucha salud a tu familia y si tienes esposo que te ayude para que cumplas tus objetivos.
    Legalmente, si le pides a la Santa Virgen Maria creo que tus ruegos llegaran mas altos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Legalmente, si le pides a la Santa Virgen Maria creo que tus ruegos llegaran mas altos." Creo que alguien no se ha leído el artículo.

      Eliminar

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html