jueves, 27 de octubre de 2016

Santo Apóstol de Etiopía.

Santos Frumencio y Edesio de Etiopía. 27 de octubre, 20 de julio (Iglesia copta) y 30 de noviembre (Iglesia bizantina).

Rufino de Aquileia (que conoció a Edesio) nos narra que ambos santos eran hermanos originarios de Tiro y muy jóvenes acompañaron a Meropio, hermano de su padre, que era filósofo, a la India y Persia. En este viaje aprendieron filosofía, cultura y lenguas orientales. Su futuro era prometedor según el mundo, pero una tragedia les preparó para el Evangelio: Cuando regresaban del viaje fueron atacados por piratas en el Mar Rojo. Toda la tripulación y pasajeros fueron asesinados salvo los dos jóvenes, que fueron vendidos al rey de Askum como esclavos.

A causa de su belleza juvenil, conocimientos y porte culto, no fueron tratados con dureza, sino que el rey les tomó a su cuidado personal, sirviéndose de sus conocimientos. En poco tiempo nombró a Edesio su mayordomo personal y a Frumencio su tesorero y secretario de Estado. Muchos años fueron esclavos del rey, y cuando este murió, subió al trono su hijo pequeño Abreha, quedando Frumencio a cargo del reino como consejero, dándoles la reina la libertad. Llevó a cabo una excelente política de paz, justicia y prosperidad, pero su mayor tesón fue confirmar en el Evangelio de Cristo a los etíopes. Cuando conocieron el Evangelio ambos hermanos, no nos es conocido, pero bien pudo ser en su viaje a Oriente.

Frumencio fue regente hasta que San Abreha (1 de octubre) llegó a la mayoría de edad y se hizo cargo del reino, entonces ambos hermanos, renunciaron a sus cargos prominentes para entregarse al Evangelio. Edesio se fue a Tiro, donde fue ordenado presbítero. Por su parte Frumencio se fue a Alejandría, a conocer al gran obispo San Atanasio (2 de mayo). En su entrevista, Frumencio le pidió sacerdotes para evangelizar Etiopía, y se permitió recomendar el nombramiento de un obispo que llevara a cabo la obra misionera en comunión con toda la Iglesia. Y la respuesta de San Atanasio fue más allá: le eligió a él mismo como ese obispo. Frumencio regresó a Etiopía con sus misioneros, donde fue recibido con júbilo, predicó, construyó iglesias, convirtió a muchos, entre ellos al mismo rey Abreha y su familia.

Pero eran los tiempos duros de la defensa de la fe contra la herejía arriana, que tantos quebraderos de cabeza dio a Atanasio y a los obispos fieles a la verdad católica. El emperador San Constantino (21 de mayo), filoarriano, mandó a los reyes etíopes que destituyeran a Frumencio y nombraran a un obispo arriano. Frumencio falleció anciano, luego de una vida de trabajos, y es venerado profundamente por los etíopes, que le llaman Abba Salama (padre de paz), y le tienen gran afecto como a su padre en la fe, su apóstol y evangelizador. Y esto a pesar de la leyenda según la cual el Evangelio fue predicado a los etíopes por San Mateo (21 de septiembre; 6 de mayo, translación de las reliquias; 9 de octubre, liturgias árabe y copta; 16 de noviembre, Iglesias Orientales, y 16 de diciembre, liturgia griega).


Fuente:
-"Vidas de los Santos". Tomo XII. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1914. 


A 27 de octubre además se celebra a  
San Elesbaam de Etiopía, emperador
San Abban de Kill-Abban, abad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¿Qué opinas? Recuerda que tus sugerencias pueden ser importantes para otros lectores y para mi.
No añadas consultas a los comentarios, por favor, pues al no poner el e-mail, no podré responderte. Para consultas, aquí: http://preguntasantoral.blogspot.com.es/p/blog-page.html

San Goswin de Colonia.

San Goswin de Colonia, niño mártir. 22 de mayo. La leyenda cuenta que el niño era natural de Colonia, nacido en el siglo II. Con sus pa...